Trabajadores del campo y de polleras: esenciales para la economía pero desprotegidos

Al menos un trabajador del campo con visa H2A y 20 empleados de plantas procesadoras de pollo han resultado con coronavirus. El comisionado de Agricultura de Carolina del Norte informó brotes en cinco instalaciones de procesamiento de alimentos en los condados de Bladen, Chatham, Duplin, Lee y Robeson.
Paola Jaramillo 22 abr.,2020
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
En Carolina del Norte hay 200 plantas procesadoras de carne. En el campo se calcula que al año 150,000 latinos se dedican a esta actividad. En el 2019, poco más de 18,000 vienen a través del programa de visas H2A./Enlace Latino NC

Carolina del Norte, DUNN- María teme que si se contagia con coronavirus no pueda poner comida en la mesa de su casa. Tras 15 años en la planta procesadora de pavos Butterball en Mount Olive, un poblado rural ubicado en el condado de Wayne al este de Carolina del Norte, su único beneficio es el seguro de salud, sin embargo, si se enferma no tiene días pagos, así que debe elegir entre la salud y el tener dinero para comer y pagar sus cuentas.

Desde que la pandemia de coronavirus se extendió en el estado María teme por su salud y más cuando sus empleadores no ofrecen ninguna medida de protección dentro de la planta. “No nos han brindado el equipo adecuado” dijo.

María indicó que cuando la pandemia comenzó les dijeron que cesarían actividades, sin embargo, el primer caso se dio y continúan laborando sin cambios. “Cuando alguien se enferma seguimos laborando. Han sacado a varias personas, pero nosotros estamos allí”, señaló María, quien ha tenido fiebre, pero toma “ Tylenol y se pasa”.

José, realiza labores agrícolas. Es un trabajador migrante que viene con su familia desde el estado de la Florida a Carolina del Norte durante la primavera y el verano, para laborar en una plantación de camote, sin embargo, el Covid-19 los está afectando económicamente, ya que hay menos trabajo en el campo, además, los trabajadores que llegan desde el extranjero bajo el programa de visas H2A, también ha hecho que haya despidos.

“Nos preocupan las condiciones. Los patrones también están preocupados porque hay menos trabajo. No la pasamos encerrados y con miedo. Con los niños en casa y el poco dinero que entra, hace la situación difícil”, señaló.

Flor y Sofía están desempleadas o no tienen un trabajo estable desde hace un par de semanas. Pese a que son trabajadores “esenciales” no han recibido ningún beneficio por parte del gobierno federal ni estatal debido a su condición migratoria.

“Es un trabajo duro con jornadas que comienzan a las 6:00 a.m. y terminan a las 7:00 p.m. Reportamos “taxes”, pero con lo de la pandemia no nos han dado nada”, contó Sofía. “Recibimos entre $8.50 en la fresa y $9 en la empacadora. No es justo”.

Sumado a los bajos salario, las trabajadoras también denuncian pocas protecciones en el campo y las plantas. “No tenemos protecciones, ni baños, y muchas veces ni agua para lavarnos las manos”, señalaron.

Las preocupaciones que manifestaron los trabajadores en una conferencia de prensa virtual realizada el 21 de abril por la Red de Defensa de los Trabajadores Agrícolas y el Ministerio Episcopal de Trabajadores del Campo en Dunn, reflejan los miedos y las incertidumbres miles de trabajadores, gran parte de ellos latinos o inmigrantes que laboran en estas industrias.

En Carolina del Norte hay 200 plantas procesadoras de carne. En el campo se calcula que al año 150,000 latinos se dedican a esta actividad. En el 2019, poco más de 18,000 vienen a través del programa de visas H2A.

Para los temporales la situación es peor

Muchos son trabajadores directamente contratados, pero miles más y debido a su condición laboral lo hacen a través de empresas contratistas, lo que empeora sus condiciones. “Trabajo para la empresa de Mountaire Farms en Siler City directamente”, dijo Rosa a Enlace Latino NC.

“Han tomados todas las precauciones y nos aumentaron un dólar. Además, tenemos cinco días de enfermedad pagados, pero no es así para los demás. Si faltan tres días los despiden y no tienen días de enfermedad pagos”,

Según Rosa, aunque la empresa ha tomada medidas de precaución como el uso de mascarillas, lavados constante de las manos, uso de desinfectante para las manos y han tratado el tema de la distancia social en las líneas de producción con la instalación de paneles de plástico entre trabajadores, de cerca de 180 trabajadores en su área ahora no llega ni la mitad.

“Muchos compañeros creen que no vale la pena tanto riesgo por nada. En mi sector la mitad somos contratados por la empresa y la otra mitad o un poco más por agencias de empleo”.

Casos

Al 22 de abril, la planta procesadora de pollo Mountaire Farms en Siler City había confirmado el contagio de 23 trabajadores en sus plantas de Siler City y Lumber Bridge, además Pilgrim’s Pride en Sanford confirmó un caso más.

Por su parte, el 15 de abril la Clínica de Salud Commwell en Dunn informó sobre un trabajador con visa H2 A con el virus.

Ayer el comisionado de Agricultura de Carolina del Norte, Steve Troxler informó sobre brotes en cinco instalaciones de procesamiento de alimentos en los condados de Bladen, Chatham, Duplin, Lee y Robeson, aunque no indicó de cuantos trabajadores se trataba.

La respuesta

En respuesta al brote, los funcionarios estatales de salud y de agricultura desarrollaron pautas provisionales en un esfuerzo por detener la propagación del coronavirus en las plantas procesadoras en el estado. Las nuevas pautas son adicionales a las ya establecidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, según el comunicado de prensa.

Los planes incluyen evaluar a los empleados antes de que comiencen sus turnos, proporcionar más equipo de protección para los trabajadores, separar a las personas más en las líneas de producción y rastrear los contactos cercanos de cualquier persona diagnosticada con COVID-19 para poner en cuarentena a otros trabajadores según sea necesario.

Falta de transparencia

Pero para las organizaciones que trabajan hombro a hombro con los inmigrantes, aunque las pautas hayan sido dadas, no hay trasparencia lo que complica atender y servir a aquellos que lo necesitan y al a vez vigilar que estas políticas se cumplan.

“Nosotros estamos preocupados por los trabajadores de las plantas procesadoras de carne y los del campo, quienes nos han reportado que no se les da la protección necesaria para cuidar su salud”, dijo a Enlace Latino NC, Lariza Garzón, directora ejecutiva del Ministerio Episcopal para los Trabajadores del Campo.

Pero para Garzón, la preocupación más grande es la falta de transparencia acerca del número de trabajadores que han tenido la prueba del virus y ha dado positivo. “La narrativa es proteger la privacidad del paciente, pero ¿cómo los protegemos si no tenemos esa información?”, señaló.

Los trabajadores agrícolas son particularmente vulnerables durante esta pandemia porque las barreras del idioma, la falta de transporte y la falta de conexión con los servicios en la comunidad los deja aislados de los recursos”, mencionaron.  

Debido a que los trabajadores agrícolas migrantes viven en viviendas grupales, generalmente viajan hacia y desde el trabajo en transporte compartido como autobuses, y trabajan estrechamente uno al lado del otro en el campo, el “distanciamiento social” no es algo que puedan elegir, dejándolos en constante riesgo de exposición al coronavirus.

 “Los trabajadores agrícolas no son solo trabajadores esenciales; son partes esenciales de nuestra comunidad “, dijo el Dr. Lior Vered, un defensor de políticas en Toxic Free NC.

“Instamos al gobernador Cooper a tomar medidas y proteger a las personas que traen comida a nuestras mesas. La comunidad agrícola es una que a menudo se pasa por alto y se excluye de las protecciones, por lo que asegurarse de que sus necesidades se tengan en cuenta en la planificación de emergencia de nuestro estado es fundamental”.

Artículos Relacionados:
Sobre el autor:

Paola Jaramillo

Comunicadora social y periodista colombiana. Emprendedora y cofundadora de Enlace Latino NC. Apasionada por la investigación y la comunidad su trabajo ha sido reconocido con más de 29 premios nacionales de periodismo por la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas de los Estados Unidos (NAHP).

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete GRATIS Para Recibir Nuestros Boletines Informativos

Suscríbase a Enlace Latino NC

Al registrarse, acepta nuestra política de privacidad y términos de uso, y recibir mensajes de Enlace Latino NC y nuestros socios.