manguera de gasolina goteando un frasco

Colonia, Alemania (AP) – En una gasolinera cercana al aeropuerto de Colonia (Alemania), Bernd Mueller observa cómo suben los dígitos en el surtidor: 22 euros (23 dólares), 24 euros.

Los números que muestran la cantidad de gasolina que está recibiendo también suben. Pero mucho más lentamente. Con una lentitud dolorosa.

«Voy a deshacerme de mi coche este octubre, noviembre», dice Mueller, de 80 años. «Estoy jubilado, y luego está la gasolina y todo eso. En algún momento, tiene que bajar».

Subida vertiginosa

En todo el mundo, los conductores como Mueller se están replanteando sus hábitos y sus finanzas personales en medio de la subida vertiginosa de los precios de la gasolina y el gasoil.

Esto, alimentado por la guerra de Rusia en Ucrania y el repunte mundial de la pandemia del COVID-19.

Los precios de la energía son un factor clave de la inflación que aumenta en todo el mundo y encarece el coste de la vida.

Un conductor de mototaxi en Vietnam desactiva su aplicación de transporte compartido en lugar de quemar el valioso combustible durante las horas de mayor tránsito.

Una familia francesa reduce sus ambiciones para unas vacaciones en agosto.

Un diseñador gráfico de California incluye el precio de la gasolina en la factura de una noche de fiesta.

Una madre de Roma, calculando el coste de llevar a su hijo al campamento, tacha mentalmente una noche de pizza.

Apretar los dientes y pagar el aumento

Para los incontables millones de personas que no tienen acceso a un transporte público adecuado o que, por el contrario, no pueden renunciar a su coche, la solución es apretar los dientes y pagar mientras se reducen los costes en otros ámbitos.

Nguyen Trong Tuyen, un conductor de mototaxi que trabaja para el servicio de transporte en línea Grab en Hanoi (Vietnam), afirma que se limita a desconectar la aplicación en las horas punta.

«Si me veo atrapado en un atasco, el precio del viaje no cubre el coste de la gasolina», dijo.

Muchos conductores han dejado de prestar sus servicios como Tuyen, lo que dificulta a los clientes la reserva de viajes.

Caída de ingresos

En Manila, Ronald Sibeyee solía gastar 900 pesos (16,83 dólares) de gasóleo al día para hacer funcionar su jeepney, un vehículo decorado con colores muy populares para el transporte público en Filipinas que evolucionó a partir de los jeeps militares estadounidenses abandonados tras la Segunda Guerra Mundial.

Ahora, cuesta hasta 2.200 pesos (41,40 dólares).

«Eso ya debería haber sido nuestro ingreso. Ahora no hay nada, o lo que quede», dijo.

Sus ingresos han caído alrededor de un 40% debido a las subidas del precio del combustible.

Compleja ecuación

Los precios de la gasolina y el gasoil son una compleja ecuación del coste del crudo, los impuestos, el poder adquisitivo y la riqueza de cada país, las subvenciones gubernamentales cuando existen y la tajada que se llevan los intermediarios, como las refinerías.

El petróleo se cotiza en dólares, por lo que si un país es importador de energía, el tipo de cambio influye: la reciente debilidad del euro ha contribuido a elevar los precios de la gasolina en Europa.

Y a menudo hay factores geopolíticos, como la guerra en Ucrania.

Los compradores que rehúyen de los barriles rusos y los planes occidentales de prohibir el petróleo del país han sacudido los mercados energéticos, que ya se enfrentan a una escasez de suministros por el rápido repunte de la pandemia.

Precio global del petróleo

Hay un precio global del petróleo -alrededor de 110 dólares el barril- pero no hay un precio global en el surtidor debido a los impuestos y otros factores.

En Hong Kong y Noruega, se puede pagar más de 10 dólares por galón.

En Alemania, puede rondar los 7,50 dólares por galón, y en Francia, unos 8.

Aunque los menores impuestos sobre el combustible hacen que la media de Estados Unidos por un galón de gasolina sea algo más barata, 5 dólares, sigue siendo la primera vez que el precio es tan alto.

Los habitantes de los países más pobres notan rápidamente el estrés del aumento de los precios de la energía, pero los europeos y los estadounidenses también se ven afectados.

Los estadounidenses tienen menos acceso al transporte público, e incluso las redes de transporte de Europa no llegan a todo el mundo, especialmente a los habitantes del campo.

Cómo reducir el consumo

Charles Dupont, director de una tienda de ropa en la región de Essonne, al sur de París, sólo tiene que utilizar su coche para ir al trabajo.

«Practico la ecoconducción, es decir, conduzco más despacio y evito los frenazos bruscos», dice.

Otros hacen lo que pueden para reducir el consumo. Letizia Cecinelli, que llenaba el depósito de su coche en una gasolinera de Roma, dijo que iba en bicicleta e intentaba reducir los viajes en coche «en la medida de lo posible».

«¿Pero si tengo un hijo y tengo que llevarlo de campamento? Tengo que hacerlo recortando una pizza más», dijo.

Los precios del gas pueden ser dinamita política

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha presionado para que Arabia Saudí bombee más petróleo para ayudar a bajar los precios de la gasolina, y ha decidido viajar al reino el mes que viene después de que la alianza OPEP+ liderada por Arabia Saudí decidiera aumentar la producción.

Estados Unidos y otros países también han liberado petróleo de sus reservas estratégicas, lo que ayuda pero no es decisivo.

Varios países tienen topes en el precio del combustible, como Hungría, donde el descuento no se aplica a las matrículas extranjeras.

En Alemania, el gobierno redujo los impuestos en 35 céntimos de euro por litro en la gasolina y 17 céntimos en el gasoil, pero los precios pronto empezaron a subir de nuevo.

Descuento en el transporte público

Alemania también ha introducido un billete mensual con descuento de 9 euros para el transporte público, lo que hizo que las estaciones y los trenes estuvieran abarrotados en un reciente fin de semana festivo.

Pero el programa sólo dura tres meses y es poco útil para la gente del campo si no hay una estación de tren cerca.

De hecho, la gente está repostando la misma cantidad de gasolina que antes de la pandemia, según la asociación de gasolineras de Alemania.

«La gente está repostando tanto como antes: se queja, pero lo acepta», afirma el portavoz de la asociación, Herbert Rabl.

¿Hay algún alivio a la vista? Mucho depende de cómo la guerra en Ucrania afecte a los mercados mundiales del petróleo.

Los analistas afirman que es casi seguro que se pierda parte del petróleo ruso en los mercados porque la Unión Europea, el mayor y más cercano cliente de Rusia, ha prometido poner fin a la mayoría de las compras a Moscú en un plazo de seis meses.

Mientras tanto, India y China compran más petróleo ruso.

Petróleo ruso

Europa tendrá que abastecerse de otra parte, como los exportadores de Oriente Medio. Pero la OPEP+, que incluye a Rusia, no ha cumplido sus objetivos de producción.

Para muchos, el gasto en cosas como las salidas nocturnas y, en Europa, la devoción casi religiosa a las vacaciones prolongadas de finales de verano, están en la mesa de recortes.

Isabelle Bruno, profesora en los suburbios de París, ahora toma el autobús para ir a la estación de tren en lugar de hacer el viaje de 10 minutos.

«Mi marido y yo estamos muy preocupados por las vacaciones, porque solíamos conducir nuestro coche con mucha frecuencia cuando visitábamos a nuestra familia en el sur de Francia», dice.

«Ahora prestaremos atención a los billetes de tren y utilizaremos nuestro coche sólo para viajes cortos», señaló.

Precio del gas, ser estratégico

Leo Theus, un diseñador gráfico de la ciudad de Hayward, en el área de la bahía de San Francisco, tiene que ser «estratégico» a la hora de presupuestar la gasolina cuando se dirige a reunirse con sus clientes: puede que no llene el depósito hasta el final.

Los precios de la gasolina en California son los más altos de Estados Unidos, llegando a rozar los 7 dólares por galón en algunas partes del estado.

Cuando se trata de ir a un club o a un bar después del trabajo, «tienes que pensar en la gasolina ahora, tienes que decidir si realmente vale la pena ir allí o no». dijo Theus.

AP News

Agencia de noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.