incremento en el precio de la gasolina

Carolina del Norte, Charlotte – El incremento en el precio de la gasolina está creando incertidumbre y azotando como nunca el bolsillo de las familias latinas en Estados Unidos y Carolina del Norte. ¿Pero por qué está subiendo la gasolina y cuándo veremos un alivio?

Precio de la gasolina por las nubes

Según un nuevo reporte del Índice de Precios del Consumidor (CPI), el precio de la gasolina aumentó un 6.6% en febrero. Representó casi un tercio de todos los artículos de aumento mensual. 

Hasta el miércoles 9 de marzo, el índice de gasolina ya había acumulado un alza del 40% durante los últimos 12 meses. 

Pero esta semana el promedio nacional del precio del galón de gasolina regular alcanzó un incremento récord en Estados Unidos de $4.33, de acuerdo con la AAA. Muchas personas se preguntan por cuánto tiempo continuará y cuándo los precios finalmente bajaran. 

Este precio es al menos 8 centavos más que el martes 8 de marzo, y más de 60 centavos que la semana pasada. 

Según la AAA, el precio promedio en Carolina del Norte esta hoy martes 15 de marzo en $4.10. Hace una semana estaba en $3,74, es decir un aumento de 45 centavos. 

De acuerdo con el reporte, al menos 83% de las familias latinas en el país, son dueños de un vehículo y las alzas en el precio de la gasolina ponen una carga significativa en el presupuesto de sus hogares. 

Por qué está subiendo el precio de la gasolina

Hay muchos factores que están contribuyendo a este incremento. Las principales razones según expertos son Rusia y la invasión a Ucrania, así como la pandemia del Covid-19 y el aumento de la inflación. 

El economista Alfredo Romero, de la Universidad Tecnológica de Carolina del Norte, explicó que el incremento de precios en alimentos y energía que fue revelado la semana pasada por el Departamento de Trabajo (DOL) probablemente no incluye los efectos en los costos de energía y alimentos causados por la invasión rusa; ya que esa no comenzó sino hasta el 24 de febrero y el embargo de importaciones de petróleo por Estados Unidos y el Reino Unido empezó en la primera semana de marzo. 

Los datos de inflación siguen reflejando los choques a las cadenas de suministros, resultados del Covid-19 y el incremento de demanda de los consumidores por los estímulos fiscales”. Fue lo que señaló Romero a Enlace Latino NC

De acuerdo con el gobierno, impulsada por los crecientes costos de la gasolina, los alimentos y la vivienda, la inflación al consumidor aumentó un 7,9% durante el año pasado. Es el pico más pronunciado desde 1982 y probablemente solo un presagio de precios aún más altos por venir.

No me sorprendería si el precio de la gasolina sube un 20% más. Ese escenario necesitaría que Rusia cortara completamente a Europa de petróleo, en respuesta a las sanciones económicas de la guerra”, señaló Romero.

Estados Unidos no depende del petróleo ruso 

Esta semana el presidente Biden anunció la prohibición de las importaciones de petróleo y gas rusos. Declaró que el «aumento de precios de Putin» debería motivar a acelerar una transición hacia la energía limpia. Advirtió a las grandes petroleras contra la especulación en los precios en este momento delicado. 

Sin embargo, informes revelan que Estados Unidos no depende mucho del petróleo ruso, por lo que muchos se preguntan el porqué del aumento. 

Romero comentó, que es cierto que las importaciones de petróleo ruso son menores del 2% del consumo en Estados Unidos. 

“Sin embargo, el petróleo es un recurso que se vende en el mercado mundial. Su entrega se va al mejor postor, ya sea en Europa o en Asia. Por lo tanto, una subida del precio del petróleo mundial se refleja también en los precios nacionales de petróleo”, explicó el economista. 

Especulación de los precios por parte de las compañías 

De acuerdo con Climate Power, una organización que lucha por combatir la crisis climática, los precios altos están trayéndole efectivo en cantidades récord a las grandes petroleras. 

“El repunte de la demanda de petróleo en 2021 y ahora el reciente aumento de los precios de la gasolina en torno al conflicto en Ucrania han generado flujos de efectivo enormes para las grandes compañías petroleras. Exxon-Mobil, Chevron, Shell, BP, y ConocoPhillips, vieron sus mayores ganancias anuales en al menos 8 años, generando un total de $78.8 mil millones en 2021, solo en estas cinco compañías”, dijo la organización. 

Romero dijo, al respecto, que las petroleras no están en el negocio de proveer energía a precios bajos, están en el negocio de maximizar los rendimientos de sus accionistas. 

“Las compañías petroleras saben que prescindimos del petróleo en nuestra vida moderna y pueden darse el lujo de perder algunos consumidores, mientras que los que queden puedan compensar esa pérdida simplemente pagando más”, comentó. 

Qué pueden hacer los consumidores 

Ante la incertidumbre que se vive ahora, y la hecatombe de precios altos, muchos se preguntarán qué se puede hacer para mantenerse a “flote” y cuidar el “bolsillo”. 

“Podemos hacer cosas básicas como cuidar nuestro presupuesto, buscar descuentos, comprar necesidades y no gustos, y no viajar en carro cuando no sea necesario”, dijo Romero. “Es por esto por lo que la independencia energética no será una realidad hasta que nos independicemos de las fuentes de energía no renovables. No es suficiente sólo con producir el petróleo nacionalmente”, añadió.

El vehículo eléctrico como alternativa

Una alternativa para ahorrar dinero podría ser pensar en cambiar el carro de gasolina por uno eléctrico. Sin embargo, este tipo de vehículos no están todavía al alcance de la clase media. El vehículo eléctrico más económico cuesta $29,200. 

Pero el ahorro está en la carga de estos vehículos. El costo por milla es de $2.91 por cada 100 millas. Cargar completamente los modelos 2021, puede costar en promedio $12,54, según el sitio www.carrosenusa.com 

Según Jessica Ordóñez, portavoz de Climate Power, los consumidores deben tener en cuenta el impacto que tienen los volátiles precios de la gasolina en el bolsillo a largo plazo. 

“Se ha demostrado que comunidades de color como lo somos los latinos, gastamos una mayor cantidad de nuestros ingresos mensuales en combustible, lo que nos deja más vulnerables a picos de precios inesperados”, indicó Ordóñez a Enlace Latino NC

La funcionaria mencionó, que además del impacto económico, está el impacto en la salud de los combustibles fósiles, especialmente en las comunidades latinas, quienes respiran un 75% más de contaminación del aire por vehículos que los residentes blancos, un mayor porcentaje que cualquier grupo demográfico, dejándolas más expuestas a problemas respiratorios, cáncer y otras enfermedades crónicas. 

“Además, se espera que en un futuro cercano la producción de estos vehículos eléctrico se masifique en el mercado, lo que permitirá hacerlos más accesibles”, puntualizó. 

Comunicadora social-periodista colombiana. Emprendedora y cofundadora de Enlace Latino NC donde es la directora ejecutiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.