fbpx
  • Búsqueda
A medida que la pandemia de Covid-19 avanza en Carolina del Norte, los trabajadores esenciales son el sector más expuesto a los contagios y hasta ahora no han recibido una solución contundente./(SH-ELNC)
Oficina del gobernador reconoce “serios desacuerdos” en establecer protocolos de seguridad para los trabajadores esenciales
Asegura que está presionando a los dueños de campos para que protejan a los trabajadores

10 sep.,2020


CAROLINA DEL NORTE, Raleigh- La oficina de la gobernación de Carolina del Norte, reconoció hay “serios desacuerdos” entre dueños de campos, el Departamento de Trabajo y los grupos que defienden a los trabajadores para establecer protocolos de seguridad que los protejan del Covid-19. Situación que llevó que el gobernador Roy Cooper incumpliera su promesa de firmar una orden ejecutiva para protegerlos.

“Si bien el gobernador y los funcionarios de salud pública han tenido éxito en la implementación de algunos protocolos de seguridad y los informes de brotes, sigue habiendo un desacuerdo significativo entre los dueños de los campos, los funcionarios laborales estatales y los trabajadores sobre las soluciones generales”, indicó a Enlace Latino NC Dory MacMillan, vocera del gobernador, en un correo electrónico el 9 de septiembre.

MacMillan aseguró, además, que la protección de los trabajadores de la agricultura y de las plantas procesadoras de carne es una prioridad para el gobernador y que, por ese motivo, “el gobernador y su administración están presionando a los agricultores y las empresas para que protejan a los trabajadores, y todavía están trabajando en las soluciones más efectivas para asegurarse de que eso suceda”.

A medida que la pandemia de Covid-19 avanza en Carolina del Norte, los trabajadores esenciales son el sector más expuesto a los contagios y hasta ahora no han recibido una solución contundente.

En un contexto de crecimiento exponencial de casos de Covid-19, los trabajadores agrícolas y de las plantas procesadoras de carne se han visto especialmente expuestos a los contagios. En efecto, ya hay aproximadamente 180,000 personas infectadas y casi 3,000 fallecidos en el estado, y se han registrado brotes en diversos establecimientos destinados al trabajo agrícola y la producción de alimentos.

A finales del mes de agosto el gobernador Cooper se había comprometido a firmar una orden ejecutiva para establecer protocolos de protección especialmente diseñados para trabajadores esenciales de establecimientos agrícolas y plantas procesadoras de carne.

“Voy a preparar una orden ejecutiva para proteger a los trabajadores esenciales, a los trabajadores agrícolas y a los trabajadores en las plantas procesadoras de carne y aves”, fueron las palabras que pronunció Roy Cooper en asamblea con cerca de 900 miembros del Congreso de Organizaciones Latinas de Carolina del Norte.

Sin embargo, la promesa no fue cumplida. Desde la oficina del gobernador se le informó a las organizaciones sociales que la retractación se debió a un rechazo por parte del Departamento de Trabajo y Agricultura para hacer cumplir este tipo de normas de seguridad. Específicamente, la orden ejecutiva de protección a los trabajadores habría caído por la negativa de la comisionada de trabajo, Cherie Berry, para hacerla cumplir.

No obstante, miembros del Departamento de Trabajo negaron esta versión y responsabilizaron al gobernador Cooper por la desprotección de los trabajadores esenciales: “Fue decisión del gobernador no firmar la orden ejecutiva. Deberían preguntarle a él por qué no lo hizo”, manifestó a Enlace Latino NC Dolores Quesenberry, directora de Comunicación del Departamento de Trabajo.

Por su parte MacMillan no hizo ninguna referencia a la supuesta negativa de la comisionada de Trabajo para hacer cumplir una eventual orden ejecutiva de protección de los trabajadores agrícolas y de plantas procesadoras de carne.

Medidas de protección

McMillan informó que diversos funcionarios estatales han tomado medidas para proteger a los trabajadores de establecimientos agrícolas y plantas procesadoras de carne.

Destacó, en ese sentido, la Guía de Orientación para Plantas y Departamentos de Salud Locales, que ha brindado recomendaciones sobre cómo deberían responder las plantas a un brote de Covid-19 y los pasos que podrían tomar para reducir o mitigar la propagación del virus en los establecimientos.

También subrayó la entrega de más de 900,000 máscaras y equipos de protección personal en granjas de todo el estado, así como también la provisión de elementos para testear contagios de Covid-19 en condados rurales que se han visto especialmente afectados por la pandemia.

Por último, MacMillan informó que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (NCDHHS, por sus siglas en inglés) no es el encargado de regular las plantas productoras de alimentos, sino que esta tarea es responsabilidad del Departamento de Agricultura y el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Carolina del Norte.

A diferencia de lo que ocurre en otros estados como Oregon, Washington, New York, Michigan o Wisconsin, donde los gobiernos locales obligan a los dueños de los campos a respetar ciertos protocolos para proteger a los trabajadores, en Carolina del Norte el gobierno
sólo propone medidas optativas o “recomendaciones”.

Por ejemplo, proveer equipos de protección individual –como mascarillas o guantes–, desinfectar áreas de trabajo, colocar estaciones de lavado de manos, realizar pruebas y construir ambientes de aislamiento, son sólo recomendaciones por parte del gobierno de Carolina del Norte hacia los dueños de granjas y campos, mientras que en los estados arriba mencionados resultan obligatorios.

En julio 112 trabajadores de un campo de árboles de Navidad en Sparta en la región oeste del estado resultaron contagiados con el virus. 

Piden reunión

Por su parte, miembros de la Coalición de Organizaciones Latinas  contactaron a la oficina del gobernador Roy Cooper para pedirle que, nuevamente, se reúna con ellos con el fin de que les explique, reconsidere y cumpla su promesa de proteger a los trabajadores esenciales.

“Llamamos a la oficina del gobernador, pero hasta el momento no tuvimos respuesta oficial”, dijo el pastor Daniel Sostaita, de la iglesia Cristiana Sin fronteras de Winston Salem. “Lo llamamos para que reconsidere su decisión y cumpla su promesa y emita una orden ejecutiva que proteja la vida de los más vulnerables del estado”.

En rueda de prensa el 3 de septiembre, realizada a través de zoom por la organización donde lanzaron “Get Out the Vote, una campaña estatal que busca incentivar el voto latino en al menos 120 mil latinos, Sostaita indicó que se sintieron “decepcionados al enterarse que Cooper no cumpliría su promesa. 

“La decisión se tomó para no hacer sentir incómodos a propietarios de las plantas de carne y los rancheros mientras nuestra gente se enferma y muere de Covid-19”.

Sobre el autor:

Nicolás Baintrub

Nicolás Baintrub es periodista argentino y hace parte del equipo de Enlace Latino NC. Cree en el periodismo como vehículo para contar buenas historias con compromiso social, rigor en la investigación y pasión por la escritura.

Comentar

ALGO SOBRE NOSOTROS

Enlace Latino NC es el primer medio digital de noticias en español sin fines de lucro, sobre política,inmigración y asuntos comunitarios para la comunidad inmigrante latina/hispana en Carolina del Norte

Estamos creando el primer espacio comprometido con nuestros lectores para animarlos a que estén más involucrados en los cambios sociales y económicos que beneficien a su comunidad

Conocer más

Síguenos

Estamos en distintas redes sociales.

Bienvenidos a nuestro newsletter
La Tortilla

Directo a su bandeja de entrada, cada semana recibirás la información más relevante sobre la inmigración y la política local y estatal en Carolina del Norte.