El virus no distingue el idioma

La llegada del Coronavirus se ha convertido en una posibilidad para que las autoridades locales revean la accesibilidad de información vital para la comunidad hispana.
Veronica Maffey 29 abr., 2020
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
(Desde la izquierda): Jackie y Jasmin Metivier, Murtado Bustillos, Ron García Fogarty y Cenzontle

CAROLINA DEL NORTE, Raleigh- Mientras el coronavirus avanza en Carolina del Norte, se lleva más de un mes de cuarentena y miles de personas pierden sus trabajos cada día, también existe una realidad que otorga una luz de esperanza a la comunidad hispana. Al menos en lo que respecta a la inclusión del español para la transmisión a la población de las políticas públicas en el estado.

La información oficial en el momento en que se necesita, hoy también y por primera vez, está dirigida al 10% de la comunidad: latinos y latinas que viven en Carolina del Norte. Sin embargo, la resolución tomada por el gobernador Roy Cooper de transmitir en español, de forma simultánea, cada una de las actualizaciones de COVID-19 no se repite en los condados de manera igualitaria.

Actualmente viven en Carolina del Norte 350,000 indocumentados, según las cifras del Pew Research Center. Las personas indocumentadas forman parte del más de 1 millón de latinos en el estado. En general  son trabajadores considerados esenciales, es decir que deben seguir trabajando como fuerza laboral para sostener la economía, cada vez más complicada.

Esta fuerza laboral mantiene abiertas las fábricas procesadoras de carne, como pollo, pavo y puerco; realizan las cosechas en los campos de agricultura; continúan construyendo obras y casas; siguen limpiando hospitales, centros de salud y geriátricos; cuidando niños y ancianos.

Se calcula que gran parte de la comunidad latina habla su lengua madre: el español. ¿Quién les está hablando a ellos? En esta nota presentamos a algunos de los y las intérpretes latinos que todos los días trabajan para llegar a la comunidad hispana en su propio idioma.

Jackie y Yasmin Metivier intepretan al gobernador Roy Cooper y a los demás funcionarios en las ruedas de prensa que se realizan por el Covid-19

Un gobernador con voz de mujer

Por primera vez en la historia de Carolina del Norte las ruedas de prensa del gobernador del estado son traducidas en simultáneo al español. Mientras Roy Cooper -gobernador desde 2017- anuncia una nueva extensión de la orden Stay home o actualiza el número de contagios y muertes, se puede escuchar su voz en las voces de dos mujeres mexicanas que, palabra por palabra, traducen, al español, la información crucial que cualquiera de las 10 millones de personas del estado deben conocer.

Jackie y Yasmin Metivier son hermanas y viven en Raleigh, la capital de Carolina del Norte. “Nosotros tenemos más de 25, menos de 30 años aquí, y cuando llegamos no había absolutamente nada en español”, cuentan. La comunidad latina en ese entonces no era grande y “si me encontraba a alguien en Walmart que hablara español sin conocerlo iba a saludarlo para hablar un poco”, explica Yasmin y su hermana asiente. 

Hoy las dos trabajan como intérpretes para la gobernación, un trabajo que todavía les parece increíble. El 6 de marzo pasado se transmitió la primera conferencia de prensa doblada al español de manera simultánea y desde ese día en adelante cada actualización sobre COVID-19 se realizó de la misma forma, en inglés y en español, a la vez.

“La verdad es que de aplaudir que el gobernador de Carolina del Norte considere que esto sea necesario. Nunca antes ningún gobernador lo había pedido, pues mis respetos entonces. Ni siquiera el presidente de los Estados Unidos lo está haciendo ¿no? dándole importancia a las minorías, como los hispanos”, reflexionan. 

Pero el idioma sigue siendo una dificultad. “Yo creo que al igual que muchos problemas que ya sabíamos que existen en este país que ya sabemos, como es el acceso a la salud u otras tantas cosas que ya existían y la falta de información es una de ellas, un problema que hemos tenido durante muchos años y que ahora tiene mucha más relevancia por la crisis que estamos pasando”, afirma Yasmin Metivier a Enlace Latino NC

Su hermana, Jackie, agrega: “Creo que es muy importante que la gente reciba esta información directamente porque tienen muchas dudas que no se resuelven fácilmente, entonces tienen que estar conscientes de que la comunidad latina tiene preguntas y necesitan la información que es vital”.

Tienen razón hasta el momento el gobierno federal no tiene en cuenta a la comunidad hispana que no habla inglés para las comunicaciones oficiales sobre la pandemia del coronavirus. En Estados Unidos viven aproximadamente 60 millones de latinos: una población que creció más de un 25% en la última década, que representa el 18% del total del país y que se estima seguirá creciendo a un ritmo acelerado.

Una pandemia de todos

Murtado Bustillos nació en Bogotá, Colombia, pero vive en Durham, una ciudad del área metropolitana o la zona del triángulo de Carolina del Norte. Allí y desde hace 20 años dirige una  pequeña compañía de interpretación y traducción llamada “Language Service Solutions”. Desde el inicio de la pandemia casi todo el trabajo que realizan, ya no de forma presencial, está enfocado en el COVID-19 con la traducción al español de resoluciones gubernamentales, medidas de prevención y actualizaciones de la pandemia.

Para Murtado “es super importante tener a la comunidad enterada de todo lo que está sucediendo porque si algo se ha comprobado con esta pandemia, desde mi punto de vista, es que todos somos una gran familia, todos estamos unidos en esto y el hecho de que exista información y algunos de nuestra comunidad no la puedan leer o no puedan estar al tanto pues es gravísimo”. Por eso se queda hasta muy tarde casi todos los días para “colaborar para que la gente esté informada, enterada, educada, en relación a la información que todos estamos aprendiendo, que nuestros científicos están sacando todos los días”.

Murtado Bustillos dirige desde hace 20 años una compañía de interpretación en Durham

Quizá por eso tiene esperanza de que muchos, como él, trabajen para que la información no sea un privilegio y abarque a la gran comunidad latina en su lengua propia. “Yo considero que sí se está avanzando, aunque es un camino largo por recorrer, hay mucho esfuerzo que hace falta”.

Hasta el momento los infectados en Carolina del Norte superan los 9 mil, mientras en todo Estados Unidos la cantidad de infectados pasó el millón de personas. La comunidad latina representa a nivel estatal el 15% de los casos, y a nivel nacional el 24,5%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas cifras corresponden a quienes declararon su etnicidad y que, según los datos oficiales de National Center for Immunization and Respiratory Diseases (NCIRD), solo el 37% del total de los casos especificó su origen.

La razón para redoblar el esfuerzo es clara: “Destaco la importancia que tiene esto, porque no podemos desinteresarse de otra comunidad, de otros hermanos y hermanas, vecinos y vecinas, que viven con nosotros. Es ilógico. Nos afecta a todos y nos beneficia a todos estar informados o no”.

La lengua es cooperativa

En Carolina del Norte también existen cooperativas de lenguaje. Sí, proyectos que entienden a la lengua como un bien social y un derecho que debe ser garantizado para cada uno de nosotros, más allá del lugar donde se viva o la lengua que se hable.

Ron García Fogarty, de nacionalidad nicaragüense y estadounidense, es cofundador de la Cooperativa de Justicia del Lenguaje Tilde en Raleigh

Ron García Fogarty, de nacionalidad nicaragüense y estadounidense, es cofundador de la Cooperativa de Justicia del Lenguaje Tilde en Raleigh. La cooperativa nació en 2017 y trabaja tanto la zona del Triángulo como en todo el país. Para ellos, el lenguaje “tiene que ver mucho con el poder, con quién tiene el poder y quién no tiene el poder, el lenguaje puede ser una herramienta que empodera a la gente así como también ser una herramienta que excluye a la gente”

Tilde, como llaman a la cooperativa, dice tener un principio básico: “Nosotros realmente queremos darle la oportunidad a la gente de expresarse en el idioma que se sienta más cómodo. Los Estados Unidos es un país muy multiétnico, con muchas poblaciones de todo el mundo, con muchos idiomas diferentes y es muy importante que la gente pueda expresarse en su propio idioma y eso no es solamente importante para ellos, es importante para todos. Eso tiene ramificaciones políticas y sociales”.

En las montañas

Otra de las cooperativa de lenguaje es Cenzontle, ubicada en la zona de las montañas, en Asheville. Rocío Quintero es mexicana, oriunda de San Luis de Potosí, tiene 29 años y vive en Estados Unidos hace 16. La cooperativa de la que forma parte fue una de las primeras en conformarse en el estado, en el condado de Buncombe, donde las transmisiones en español por Facebook Live de las conferencias, sesiones de comisionados y toda medida de gobierno se traduce al español.

El equipo de Cenzontle, ubicada en la zona de las montañas, en Asheville.


El Cenzontle es un ave mexicana famosa por su capacidad para imitar más de 400 sonidos. En Estados Unidos es llamada mockingbird. Con este nombre la cooperativa busca “garantizar el acceso lingüístico para las personas hispanohablantes, porque somos una gran minoría en el área y hay información a la que algunos miembros de la comunidad no tienen acceso por barreras lingüísticas”, afirma Rocío a Enlace Latino NC.

Tanto Ron Fogarty como Rocío Quintero marcan la desigualdad en la falta de información en español.

“Se puede llamar desigualdad porque toda la información se está sacando en inglés y después se está interpretando, traduciendo, entonces llega más tarde a la comunidad latina y eso en los candados donde se realiza”, asegura Rocío y destaca que “el poder entender lo que está sucediendo es un derecho humanitario y ayuda a toda la comunidad a mantenerse a salvo, no importa si se habla inglés o se habla español, esto es una crisis y todos debemos estar al tanto”.

Por su parte, Fogarty apunta a un hecho clave: “En este momento que estamos en esta pandemia global poder tener la información en español es un asunto de vida o muerte. Realmente puede ayudar a parar el virus como puede no tener un enfoque suficiente en la justicia del lenguaje y puede también propagar el virus”.

“Sea cual sea el estatus migratorio que uno tenga, la realidad es que uno por varias razones, está viviendo acá en Estados Unidos. Hay diferencias también en por qué las personas pueden aprender o no el inglés, pero el hecho es que ya estamos acá y necesitamos conocer la información”, finaliza Rocío Quintero.

La gran mayoría de la comunidad latina se comunica a través de su lengua madre. Al cerrar esta nota, Enlace Latino NC habló con una mujer mexicana infectada con Coronavirus que apenas pudo entender unas pocas palabras de las siete páginas que le dieron en el hospital para transitar su recuperación. Las iniciativas de gobierno que incluyen a los habitantes latinos como destinatarios en su propio idioma colaborar a acortar la brecha de desigualdad y desinformación de la comunidad hispana en Carolina del Norte.

 

Artículos Relacionados:
Sobre el autor:

Veronica Maffey

Periodista argentina radicada en Asheville. Colabora con Enlace Latino NC.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete GRATIS Para Recibir Nuestros Boletines Informativos

Suscríbase a Enlace Latino NC

Al registrarse, acepta nuestra política de privacidad y términos de uso, y recibir mensajes de Enlace Latino NC y nuestros socios.