criptomonedas-Carolina-del-Norte
De izquierda a derecha: Freddie, Lisa Tyson, Tammy Bradley, Molly y Clara Holdeman, Faye Bordeaux, Francisco y María Cortez y Kevin Cabanillas Cortez, de pie frente a la Primaria Belvoir. Al otro lado de la calle se iba a construir un criptobanco, pero ellos lucharon contra él y ganaron. /Foto de Alex Mousan

Esta historia fue realizada en colaboración con Southerly. Read in English here

A una distancia de cientos de yardas de la escuela primaria Belvoir en Greenville, Carolina del Norte, los capullos de algodón se pudren en un campo donde, en octubre, un letrero alertó a la comunidad sobre unos planes para construir un centro de procesamiento de datos.

Molly Holdeman llamó al número del «pequeño cartel» y dice que le respondió un representante del condado. Este le dijo que iba a haber una sesión de debate público en el departamento de bomberos local el 13 de octubre.

La hija de Holdeman, de siete años, asiste a la escuela primaria cercana; por eso ella quiso saber qué empresa planeaba instalarse al lado de esta. Ella junto con un grupo de madres crearon carteles sobre la sesión pública, en inglés y español, y los distribuyeron entre filas de autos que esperaban para recoger a los niños de la escuela. A la reunión fueron unas 40 personas preparadas para hablar.

«Cuando nuestro grupo de padres y personas preocupadas se presentó en el departamento de bomberos el miércoles 13, descubrimos que no era una sesión de debate público, sino una jornada de puertas abiertas».

Compute North es una empresa con sede en Minnesota que presta servicios a clientes de la industria de criptomonedas, según el vicepresidente de marketing, Kristyan Mjolsnes.

Las criptomonedas, a menudo denominadas en la industria como centros de procesamiento de datos o de infraestructura de datos, son esencialmente grandes almacenes llenos de estantes, con servidores que ejecutan las ecuaciones necesarias para hacer criptomonedas, como el Bitcoin, una de las más conocidas.

La criptomoneda es una moneda digital descentralizada, creada para eliminar intermediarios como los bancos, y se intercambia en una red pública de blockchain.

“Apenas tuvimos unos pocos días para luchar contra esto”, dijo Lucy Fox, otra madre de un estudiante de Belvoir. «¡Nuestro mayor obstáculo fue que nadie sabía qué era la minería de criptomonedas!»

Al organizarse rápidamente, la comunidad se defendió y ganó. En un par de semanas, Compute North desistió de sus planes. Pero mientras la compañía busca nuevos sitios para construir una fábrica de criptomonedas en el condado de Pitt y otras partes del este de Carolina del Norte, los vecinos están alertas.

criptomonedas en Carolina del Norte
centralizada, creada para eliminar intermediarios como los bancos, y se intercambia en una red pública de blockchain/Foto Faye Bordeaux y Molly Holdenman

Tierra abundante y energía barata

A medida que las criptomonedas surgen en el mundo virtual, las zonas rurales de Estados Unidos están comenzando a ver las consecuencias físicas de ese proceso. 

Las empresas de criptomonedas necesitan tierra abundante y energía barata. Las instalaciones a menudo utilizan una combinación de energía renovable y la red eléctrica, lo que requiere una asociación con las compañías eléctricas locales para operar.

La mayor parte de la energía es para alimentar los ventiladores que funcionan durante al menos 12 horas al día, a menudo durante la noche, para enfriar las máquinas. Jeff Jackson, vicepresidente de desarrollo del sitio de Compute North, dijo a WCNT en octubre que la instalación tendría 89 contenedores de centros de datos modulares, cada uno de los cuales necesitaría 10 ventiladores para mantenerse fresco.

Según Mjolsnes, Compute North actualmente opera tres instalaciones activas: una en Big Spring, Texas, una en Nebraska y una en Dakota del Sur. En 2018, Compute North construyó las instalaciones de Texas junto a una central eléctrica. En un artículo del Texas Monthly de septiembre, los funcionarios de la ciudad dijeron que “pueden proporcionar 25 megavatios de energía. Eso sería suficiente energía para mantener las luces encendidas en algún lugar entre 4.500 y 10 mil hogares de Texas durante todo un año».

Mjolsnes dijo a Southerly y Enlace Latino NC que el plan en Greenville era usar 150 megavatios.

Cuando los residentes de Belvoir asistieron a lo que pensaron que era una sesión pública sobre el proyecto, se sintieron sorprendidos por la exhibición que había organizado Compute North. Holdeman dijo que habían «carteles por todas partes que mostraban imágenes de equipos informáticos relucientes y mapas de la zona».

“Tenían hermosos entremeses que nadie quiso probar”, dijo Faye Bordeaux, una activista comunitaria que también asistió. «No fuimos allí por la comida».

Mjolsnes dijo que la instalación planeaba crear 27 puestos de trabajo permanentes, así como 300 puestos de trabajo en la construcción. 

“Estamos invirtiendo una cantidad considerable de dinero en estas comunidades”, dijo. «No solo es una inversión en nuestro negocio e infraestructura, sino que también es una inversión en la comunidad».

Pero los residentes de Belvoir no estaban convencidos de que les traería tantos beneficiosos.

“Lo que nos quedó muy claro es si pudimos responder con éxito y brindar soluciones a las preguntas e inquietudes planteadas, lo que sentimos que podíamos hacer”, dijo Mjolsnes. «Hubo cierta falta de voluntad o deseo de escuchar y proporcionar ese terreno compartido».

La escuela primaria Belvoir y la comunidad que la rodea es mayoritariamente hispana. Según los datos de las escuelas públicas del condado de Pitt , 377 estudiantes están inscritos en Belvoir para el año escolar 2021-2022. El 53,8% son hispanos, el 33,7% son afroamericanos y el 3% se identifica como multirracial. Solo el 9% de los estudiantes matriculados son blancos.
Al menos 48 estudiantes de Belvoir tienen un plan de estudios bilingüe en inglés y español.

La escuela recibe fondos federales del Título 1, que respalda programas académicos en las escuelas donde el nivel de pobreza es de al menos el 75%.

“Nos sorprendió que pudiéramos hacer esto”, dijo Bordeaux, quien es un activista por la justicia social y ambiental desde hace mucho tiempo en la comunidad afroamericana de Greenville.

“Tenían esta sesión de puertas abiertas, ¿verdad? ¿Qué tal si te digo que no tenían un intérprete allí?”, añadió Bordeaux. “Eso es lo que les pasa a las comunidades marginalizadas. ¿Cuán ignorante y limitado es eso? «

Criptomonedas en Carolina del Norte: ‘El impacto número uno es el ruido’

El ruido es un factor importante en la resistencia de las comunidades a la minería cripto. 

“Interrumpiría el ambiente bucólico de la vida rural de Carolina del Norte”, dijo Alex Urban, director de políticas de AMEXCAN, una organización sin fines de lucro que trabaja por la equidad en las comunidades de inmigrantes mexicano-estadounidenses y latinx en el este de Carolina del Norte. “La paz y la tranquilidad serían reemplazadas por el ruido de las máquinas”.

Además de la incomodidad y la molestia que representa, la criptominería contribuye a la contaminación acústica, un peligro invisible para las poblaciones humanas que puede causar enfermedades crónicas y problemas de desarrollo. Investigaciones en Europa muestran que el ruido ambiental contribuye a 48 mil nuevos casos de cardiopatía isquémica al año, así como a 12 mil muertes prematuras. La contaminación acústica también afecta el aprendizaje de los niños.
Un estudio reveló que «como resultado del ruido de los aviones, se estima que 12,500 niños en edad escolar sufren problemas de lectura en la escuela».

Jackson de Compute North dijo a WCNT que “reconocen que nuestro impacto número uno es el ruido” y que han tratado de mitigarlo. 

Otras comunidades del sur han sufrido los efectos del ruido. Red Dog Technologies abrió una instalación en mayo en el condado de Washington, Tennessee, a unos 2,500 pies de distancia de la casa de Preston Holley, ubicada en un terreno de cultivo que ha pertenecido a su familia por tres generaciones.

Holley describe el ruido como vivir al lado de un aeropuerto «donde tienes el sonido constante de los motores que son … no el sonido de un avión despegando, sino de ellos parados en la pista».

criptomonedas en Carolina del Norte
María y Francisco Cortez y su hijo están frente a la Escuela Primaria Belvoir con su hijo, Kevin Cabanillas Cortez /Foto de Alex Mousan

Para cuando Holley y sus vecinos se enteraron de la mina criptográfica, no tuvieron tiempo de presentar sus comentarios e inquietudes. Un acuerdo había sido firmado por BrightRidge, la compañía eléctrica local. El CEO de BrightRidge, Jim Dykes, dijo a WJHL News que las instalaciones mineras de criptomonedas buscan energía económica en las comunidades rurales. Pero admitió que no anticipó el impacto del ruido. Los servidores trabajan de 8 p.m. a 2 p.m. 

“Suena como un reloj toda la noche”, dijo Holley. “Cuando todo está tranquilo y estás acostado, tienes ese ruido de fondo. Simplemente no es tan agradable estar en nuestra terraza delantera o jugar en nuestro patio. Y cuando subes una colina y bajas, se oye en la comunidad que está a millas de distancia».

En octubre, los residentes demandaron a Red Dog Technologies por el ruido excesivo. En diciembre, una investigación reveló que la compañía no pagó impuestos por equipos con un valor de millones de dólares en 2021.

“Algunos representantes de nuestra compañía eléctrica se disculparon con nosotros”, dijo Holley a Southerly y Enlace Latino NC. “Nos dijeron, ‘mira, esto no es lo que creíamos que iba a pasar. Lo sentimos mucho’”.

Los funcionarios del condado de Pitt, donde se encuentra Greenville, dicen que han abordado el problema del ruido. «El condado de Pitt probablemente tiene la normativa sobre ruido más restrictiva» del estado, dijo el director de planificación James Rhodes. «Tuvimos que enmendar nuestras regulaciones para incluir lenguaje sobre ese uso de la tierra en particular», dijo sobre la propuesta de Compute North.

Subestimar a la comunidad

Cuando los residentes de Greenville se enteraron por primera vez de los planes de Compute North, su investigación los llevó hasta Holley y otras personas afectadas por la instalación de Tennessee. Las dos comunidades siguieron conversando sobre cómo organizarse en una plataforma unida.

“Cuando escuché que Preston Holley y su esposa estaban viendo la reunión de nuestro comisionado del condado (él me envió un video durante la reunión), fue tan alentador”, dijo Holdeman.

Las madres de estudiantes de Belvoir encabezaron la organización contra la propuesta de la construcción de la fábrica de criptomonedas en Carolina del Norte, junto con otras mujeres que participan activamente en los problemas de la comunidad. María Cortez asistió a la reunión de octubre. Su hijo menor es actualmente estudiante y su hija mayor, que también asistió a la escuela primaria Belvoir, ahora enseña allí.

“Criamos a toda nuestra familia aquí”, dijo Cortez. Para los latinos, dijo, echar raíces en Carolina del Norte requiere un «gran sacrificio».

“Mucha gente piensa que [la comunidad de Belvoir] es temporal”, dijo Holdeman. “Pero la mayoría de ellos son dueños de sus tierras, de sus casas tráiler. Los que alquilan allí llevan décadas en sus viviendas. Esta es una comunidad estable y es un vecindario”.

Cortez dijo que su vecindario «no es rico en dinero, pero somos ricos en convivencia y paz». 

Ella recibió un anuncio por correo en octubre que anunciaba la llegada de una empresa de tecnología, pero estaba en inglés; su idioma preferido es el español. Su principal preocupación en ese momento era el tráfico. “Los autobuses escolares no llegan hasta el vecindario, por lo que los niños tienen que caminar [a casa] desde la parada”, dijo. Eso nos preocupó. Con más tráfico y padres trabajando, si algo les sucediera a los niños, nadie lo sabría».

En la jornada de puertas abiertas, Lucy Fox dijo que su esposo, que es profesor de español, intervino como intérprete.

Mjolsnes de Compute North confirmó que no había intérprete disponible. «Para ser sinceros, no nos informaron de que era una necesidad o un requisito». Dijo que enviaron información en español y preguntas frecuentes al “día siguiente. Nos lo tomamos muy en serio bien rápido».

Ella dijo que involucrar a la comunidad «no es un requisito». 

“Elegimos seguir esa opción. No todas las empresas lo hacen”, agregó. «Demuestra nuestro deseo de seguir nuestros principios».

El periódico de Greenville, Reflector , reportó el rechazo de la comunidad, que incluyó repartir carteles de puerta en puerta y llamar a los vecinos, así como preparar comentarios y hablar en las reuniones de los comisionados del condado, y realizar una conferencia de prensa que Holdeman dijo que «se sintió como estar en una iglesia».

«Creo que probablemente pensaron que éramos un puñado de ignorantes», dijo Holdeman. “Decir que entendemos mal y que no entendemos qué es la minería de criptomonedas. Están equivocados. Somos personas inteligentes, trabajadoras y honestas”.

Compute North decidió retirarse de la ubicación de Belvoir el 1 de noviembre. Cuando se le preguntó si el rechazo de la comunidad fue la razón, Mjolsnes dijo que la compañía “quiere asegurarse de que cualquier proyecto que desarrollemos, cualquier inversión que hagamos en una comunidad sea bienvenida y apoyada». 

Dijo que se tomaron la situación en serio y que tienen » intención plena de seguir buscando otras ubicaciones alternativas que estén más alineadas con los consejos que dio la comunidad».

criptomonedas en Carolina del Norte
La comunidad se unió y paró la construcción de la fábrica/Foto de Faye Bordeaux y Molly Holdenman

La presión por más minas

La industria de las criptomonedas, a pesar de sus orígenes democráticos, se ha politizado mucho. 

Mjolsnes dijo que el rápido crecimiento de la industria es emocionante. 

“El futuro es prometedor. Puede que se oiga hablar de los casos infames y ocupa toda la atención en la mente de las personas”, dijo. «Puede impedir que las personas puedan ver realmente la oportunidad que representa».

Ella mencionó la adopción de las criptomonedas en El Salvador. Pero también ha sido ampliamente criticado: el presidente de extrema derecha Nayib Bukele (quien se hace llamar el “CEO de El Salvador” y ha llegado a usar el término de dictador), ha enfrentado un gran escrutinio por tomar esa decisión y la forma en que la implementó.

La minería de Bitcoin es ilegal en algunos países, incluidos Bolivia, Ecuador, Egipto y Argelia. China tomó medidas enérgicas contra la minería de criptomonedas en mayo después de que un corte de electricidad se atribuyera a una operación de minería de bitcoins. A lo largo del año, Beijing aplicó regulaciones más estrictas, y fortaleció la prohibición de la minería en noviembre. 

En los Estados Unidos, las regulaciones varían por estado. Texas ha estado muy abierto a la industria, por ejemplo. Según la Iniciativa Blockchain de Carolina del Norte , fundada por el ex vicegobernador Dan Forest, un republicano, el estado fue uno de los primeros en adaptar la regulación de la moneda digital con la Ley de Transmisores de Dinero de Carolina del Norte de 2016 (HB 289). La primera cripto mina de Carolina del Norte fue construida en el condado de Cherokee en 2017, por Core Scientific, con sede en Seattle, y los residentes todavía luchan contra los problemas de ruido.

Compute North actualmente está buscando otras ubicaciones en el condado de Pitt y otras partes del este de Carolina del Norte, según Mjolsnes, con planes de comenzar a construir la instalación en el primer trimestre de 2022.

Holdeman dijo que sus vecinos también planean aprender más sobre eso, a medida que se educan sobre la minería cripto y lo que significa para el futuro en zonas rurales. 

“Como escuela de Título I en un área rural, nunca tuvimos una PTA”, agregó. “Estoy muy emocionada no solo por nuestra victoria al evitar que esta empresa de criptomonedas se instale frente a la escuela, sino porque realmente nos ayudó a crear una comunidad entre los padres y los abuelos de los niños. Y creo que, a la larga, va a fortalecer a la escuela porque se establecieron relaciones, hicimos amistades y creamos confianza”.

*Esta historia recibió apoyo de Solutions Journalism Network.

Victoria Bouloubasis

Victoria Bouloubasis cubre la intersección de temas ambientales y movilidad económica en comunidades latinx, inmigrantes y refugiados en Carolina del Norte para Southerly y Enlace Latino NC. Es periodista...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.