Protección del aborto

Washington, (EFE) – Estados Unidos vivió este martes una jornada de lo más convulsa tras la filtración de un borrador de sentencia del Tribunal Supremo que, de salir adelante, eliminaría la protección al aborto vigente desde 1973. También permitiría a los estados prohibir las interrupciones del embarazo.

El borrador, publicado por el portal Politico a última hora del lunes, cuenta con el apoyo de por lo menos cinco magistrados del Supremo. Lo anterior quiere decir, de la mayoría de los 9 jueces que lo componen. La autenticidad del borrador ha sido confirmada este martes por el propio tribunal.

Reacciones

Las reacciones a esta noticia han ido desde la sociedad civil, con protestas convocadas en varias ciudades -incluida una en Washington frente al Supremo-, hasta los principales cargos políticos empezando por el presidente Joe Biden. El presidente adelantó que su Gobierno está preparando una «respuesta» para defender este derecho.

«Si esta decisión sale adelante, será algo muy radical», criticó el mandatario en declaraciones a la prensa. Anunció que ya ha ordenado a los abogados de la Casa Blanca que preparen «opciones para una respuesta de la Administración al ataque continuo contra el aborto y los derechos reproductivos».

Restricción de derechos

El presidente también aprovechó para hacer un llamamiento a la ciudadanía a acudir a las urnas en las elecciones legislativas de noviembre y votar por candidatos partidarios del derecho al aborto, para así poder sacar adelante en el Congreso una legislación federal que blinde esta cuestión al margen de los tribunales.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, alertó de que el Supremo se dispone a infligir «la mayor restricción de derechos» de los últimos cincuenta años; no sólo a las mujeres, sino a todos los estadounidenses.

«Ataque a la independencia»

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se centró sin embargo en la filtración en si. La calificó de «ataque a la independencia» de la Corte Suprema y de constituir una nueva escalada de «la campaña de la izquierda radical» para amedrentar a los jueces.

Sobre esta cuestión, el presidente del Supremo, John Roberts, indicó en un comunicado que ya ha ordenado al alguacil de la corte abrir una investigación. Busca determinar el origen de la filtración, a la que tildó de «traición» a la confianza.

Roberts también consideró que la filtración se ha producido con el objetivo de socavar la integridad del funcionamiento de la institución.

«Se ha traicionado la confianza de forma singular e indignante. Se ha cometido una afrenta a la corte y a la comunidad de servidores públicos que aquí trabajan». Fue lo que dijo el presidente de la más alta instancia judicial estadounidense.

Borrador, no decisión final

Aunque se trata de un borrador y por tanto no constituye una decisión final, el documento filtrado sí que apunta a que una mayoría de jueces en el Supremo apuesta por acabar con la jurisprudencia de «Roe contra Wade», el nombre por el que se conoce la sentencia de 1973 que salvaguarda el derecho a abortar.

La decisión final del tribunal se conocerá en junio, cuando se emita el fallo formal.

«Roe contra Wade» es una sentencia que protege como constitucional el derecho de las mujeres a abortar, impidiendo por tanto a los estados que conforman EE.UU. prohibir esta práctica.

Antes de la sentencia, en 1973, 30 de los 50 estados del país tenían leyes que prohibían el aborto en cualquier momento de la gestación.

Prohibición del aborto en 26 estados

Según la organización sin ánimo de lucro Planned Parenthood, si finalmente «Roe contra Wade» es revocada en junio, hasta 21 estados podrían volver a prohibir completamente el aborto, algunos de ellos tan destacados como Texas, Arizona, Misuri, Georgia, Ohio, Indiana y Wisconsin.

En declaraciones a los periodistas desde el avión presidencial, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, elevó esta cifra a 26 estados, al incluir también aquellos que, pese a que quizá no dicten una prohibición total, sí es presumible que restrinjan mucho el acceso al aborto.

«Rienda suelta para estados conservadores»

En este sentido, cabe matizar que una hipotética revocación de la sentencia de 1973 no prohibiría el aborto en todo el país, sino que levantaría la protección a este derecho, de manera que los estados más conservadores tendrían rienda suelta para prohibirlo.

En estados más progresistas como por ejemplo California, Nueva York y Nueva Jersey, lo previsible es que sus Gobiernos siguieran permitiendo las prácticas abortistas y que, por tanto, la revocación de «Roe contra Wade» no tuviera efectos prácticos.

¿Qué dice el borrador?

«Sostenemos que Roe contra Wade debe ser revocada. La Constitución no hace ninguna referencia al aborto y ningún derecho así está protegido implícitamente por ninguna provisión constitucional». Fue lo que indicó el juez del Supremo Samuel Alito en el borrador filtrado a la prensa.

«Roe contra Wade es un abuso de la autoridad judicial y fue una sentencia incorrecta desde el principio. Su razonamiento fue excepcionalmente flojo y la decisión ha tenido consecuencias dañinas», apuntó el magistrado.

Alito también aseguró que «es hora» de que la cuestión del aborto vuelva a estar en manos de los representantes elegidos por el pueblo; de que se decida de la misma manera que «todas las cosas más importantes» en democracia: por los ciudadanos tratando de persuadir los unos a los otros y votando.

EFE News

Noticias de agencia y servicios para medios informativos en español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.