permiso de compra de armas de fuego

Carolina del Norte, Raleigh. – El gobernador Roy Cooper vetó el proyecto de ley que revocaría el requisito de obtener un “permiso de compra” de armas de fuego por parte de los alguaciles antes de cualquier compra o transferencia de armas de fuego en Carolina del Norte.

Cooper y el bloque de legisladores demócratas se inclinan por mantener el filtro que ejercen los alguaciles del estado en materia de compra y venta de armas de fuego.

Por medio de un comunicado oficial, el gobernador dijo que las leyes de permisos de armas vigentes contribuyen a reducir los homicidios y suicidios; así como la disponibilidad de armas para actividades delictivas.

“En un momento de aumento de la violencia armada, no podemos darnos el lujo de derogar un sistema que funciona para salvar vidas. La legislatura debería centrarse en combatir la violencia armada en lugar de facilitar que las armas terminen en las manos equivocadas”, declaró Cooper.

Defender el veto

En su cuenta oficial de Twitter, el senador estatal demócrata Wiley Nickel (Wake), felicitó la decisión adoptada por el gobernador Cooper.

“Voté en contra de este mal proyecto de ley junto con todos los senadores demócratas. Si los republicanos devuelven el proyecto al Senado, tenemos los votos para mantener el veto del gobernador Cooper y garantizar que este proyecto no se convierta en ley”. Es lo que declaró Nickel.

¿Qué hace la HB 398?

El expediente HB 398, titulado “Derogación del permiso de compra de pistolas”, pretendía eliminar el requisito -obligatoriedad- de obtener un permiso de compra de pistola por parte del alguacil del condado antes de cualquier operación.

La iniciativa fue aprobada por el pleno de la Cámara de Representantes en mayo anterior (69-48) y en agosto por el Senado estatal (27-20).

Derecho fundamental

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Tim Moore (Cleveland), atribuyó al gobernador la decisión de “negar un derecho constitucional” a los habitantes de Carolina del Norte.

Mediante un comunicado de prensa, Moore dijo que durante la pandemia, “muchos habitantes” del estado sintieron la necesidad de comprar una pistola para protección personal. Pero que los alguaciles no podían responder a tiempo.

Las oficinas de los alguaciles, aseguró Moore, “estaban sobrecargadas con solicitudes de permisos de compra de pistolas”. Con la aprobación del proyecto de ley, la legislatura pretendía proporcionar “una vía para esas personas”.

“Negar a los habitantes de Carolina del Norte un camino para obtener esa medida de protección personal es negar un derecho constitucional fundamental. El gobernador Cooper está jugando a la política con nuestros derechos de la Segunda Enmienda”, declaró Moore.

“Racismo sistémico”

El senador estatal republicano Chuck Edwards (Henderson), acusó a los líderes demócratas de votar por “mantener el sistema discriminatorio de control de armas” en contra de la población afroamericana.

Edwards dijo que las aplicaciones de los ciudadanos afroamericanos para obtener el permiso de compra de armas son rechazadas en una proporción de 3 a 1, en comparación con la población blanca.

“En cualquier otro contexto, los demócratas verían estos hechos y alegarían” racismo sistémico. El hecho de que se nieguen a hacerlo en este tema es una prueba más de que esgrimen selectivamente tales acusaciones con fines políticos”, manifestó Edwards en un comunicado oficial.

Mario A. Rodríguez

Periodista Político en Enlace Latino NC. Productor ejecutivo y asesor en comunicación política, con más de quince años de trayectoria profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *