Educación en tiempos de pandemia: Un reto para los padres latinos

Al menos 46 distritos escolares comenzarán clases bajo la modalidad virtual. Tal es el caso de   Wake, Mecklenburg, Chapel Hill-Carrboro, Durham, Asheville, Alamance, Bladen y Cabarrus por citar algunos.
Walter Gómez 5 ago., 2020
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Al menos 46 distritos escolares comenzarán clases bajo la modalidad virtual. Tal es el caso de   Wake, Mecklenburg, Chapel Hill-Carrboro, Durham, Asheville, Alamance, Bladen y Cabarrus por citar alguno/Enlace Latino NC (Archivo)

 

Carolina del Norte, Raleigh- “La pandemia ha creado mucha incertidumbre, miedo y ha amplificado la brecha de aprendizaje y la ha puesto en lugar más visible. La tecnología es un derecho”, afirmó a Enlace Latino NC Antonio Alanís, gerente de educación de la organización El Centro Hispano.

El Covid-19 interrumpió en el mes de marzo en forma drástica, y sorpresiva, la continuidad normal de la educación de más de 1,5000,000 alumnos que asisten a las 2,691 escuelas públicas en Carolina del Norte durante el año escolar 2020.

“Fue un cambio abrupto, de la noche a la mañana, de enseñarles a utilizar una tecnología que no estaban acostumbrado”, indicó Alanís.

El gerente de educación mencionó que trabajo giró a servir como apoyo tecnológico para instruir a los padres como utilizar las herramientas virtuales.

“Algunos que tenían celulares habilitó para enseñarles remotamente. Muchos llamaban para saber dónde acudir para preguntar dónde obtener una computadora a bajo costo, orientarlos en esos recursos y también en el servicio de internet”.

Se repiten las calificaciones

Maribel representa una de las más 11 mil familias que sus hijos asisten a las escuelas públicas del condado de Durham que la sorprendió la interrupción de las clases debido a la pandemia Covid-19 y debió reaccionar rápido para que sus hijos no se atrasaran en su educación.

“Tengo tres niños en edad escolar, 7, 11 y 13 años. Debí salir a comprar una computadora, elegir un servicio de internet y aprender sobre programas y convertirme un poco en maestra de mis hijos”, mencionó a Enlace Latino NC.

Las barreras del idioma, del no conocimiento de programas, no detuvieron a Maribel en el esfuerzo para que sus chicos, aunque no fuera obligatorio, tomaran las clases virtuales y cumplieran con las tareas asignadas en los paquetes educativos entregados por el sistema escolar.

“Nos informaron que todos los niños iban a pasar de grado y repetir las calificaciones. Pero yo quería que mis hijos no se atrasen en lectura y otras materias. El Centro Hispano nos ayudó con la tutoría a los chicos y también a los padres con clases virtuales para bajar y acceder a las aplicaciones”.

Atacar la brecha digital

Confirmado que los estudiantes continuarán aprendiendo a distancia, las Escuelas Públicas de Durham (DPS, por sus siglas en inglés), darán el salto para proporcionar un dispositivo de aprendizaje digital desde el jardín de niños hasta el duodécimo grado tenga un dispositivo de este sistema escolar para el año escolar 2020-21, gracias a la compra de más de 20,000 Chromebooks.

“La pandemia de Covid-19 dejó en claro que tenemos que atacar agresivamente la brecha digital en nuestra comunidad”, expresó Pascal Mubenga, superintendente de DPS.

La estrategia del DPS incluye la expansión del acceso a la red; apoyo para estudiantes, personal y familias para utilizar dispositivos para aprendizaje remoto. También la selección de sistemas de gestión de aprendizaje para apoyar a profesores y estudiantes, y el desarrollo profesional continuo para que los maestros entreguen con éxito instrucción remota.


La salud mental

Las 21 escuelas públicas del condado rural de Chatham atendieron el año escolar 2020 a 10,597 estudiantes, de los cuales la inscripción de las minorías representó el 46% del alumnado (de mayoría hispana).

“Más allá del aspecto educativo, los jóvenes estaban preocupados por sus padres y el impacto de la infección de Covid-19 y esto afectó en el área de salud mental”, mencionó a Enlace Latino NC Selina López, gerente del programa juvenil de la organización El Vínculo Hispano en Siler City.

López explicó que la organización apoya a través del programa de tutoría a estudiantes que asisten de 9 a 12 grado y que muchos respondieron rápido a la nueva modalidad y participaron en las tareas asignadas, pero otros dejaron de asistir y deberán recuperarse en la escuela.

“Es más difícil el aprendizaje si no está el maestro. Muchos jóvenes no tienen la habilidad de aprender por sí mismo, esto se se adquiere hasta la universidad”, señaló López.

La gerente del programa juvenil volvió a sacar a la luz la ansiedad y la depresión de los jóvenes y esto debe mejorarse en el aspecto de la comunicación escolar.

“La escuela es un lugar seguro para ellos. En este tiempo en el hogar con padres que salen a trabajar toman otros roles en el hogar que los lleva a una preocupación extra y hace complicado enfocarse en sus tareas”. “Es un tiempo difícil afectado por el virus y debemos pensar en el aprendizaje emocional”.

 La barrera de la conexión

Si bien el sistema de escuelas públicas del condado de Chatham entregó a los estudiantes que lo necesitaran una computara y un hotspot, al ser un condado rural el tema de conexión fue un gran desafío a superar.

“No hay una conexión segura, no se oye bien y algunos casos es súper pobre”, graficó López.

López, indicó que el sistema escolar está trabajando con compañías para lograr solucionar este gran problema.

“Hay diferentes ideas creativas para apoyar a los alumnos. Una de ellas es instalar un autobús móvil como punto de conexión en las áreas que no tiene acceso a internet”.

Pero mientras el problema de conexión se resuelve, los padres continuarán con la opción de recibir o recoger los paquetes escolares con las tareas asignadas.

“El padre se convierte en maestro”

Hay otra arista que se descubre en la educación en tiempo de la pandemia COVID-19 y es el rol de los padres.

“Programas, aplicaciones, códigos, y diferentes horarios. Es frustrante y a la vez caótica”, describe a Enlace Latino NC Janet Ramírez, mamá de dos niños, de 8 y 11 años, que asisten a dos diferentes escuelas públicas en Siler City.

Ramírez, menciona que el padre se convierte en maestro pero se pregunta en voz alta ¿cómo acompañar a los niños en su aprendizaje cuando trabajan?

“Por ejemplo, mi hijo mayor recibió la computadora de la escuela y estaba programada, pero la de la niña no. Asisten a diferentes escuelas y los horarios no son iguales y el acceso de ingreso a los códigos tampoco lo son”.

A pesar de los esfuerzos de comunicación y atención del sistema escolar, Ramírez describe que en la clase de su niña de segundo grado que son aproximadamente 20 estudiantes solo notó que la participación era entre 8 a 10.

“Todo sucedió muy rápido y nadie estaba preparado para esto. El sistema escolar trabajó continuamente en mensajes y videos explicativos, pero muchos padres se dieron por vencidos al no poder superar las barreras que se les presentaron”.

Ramírez, le preocupa lo que viene en la educación de sus hijos, no solo por el plan educativo sino también si se decide por un regreso a las aulas.

“Lo veo difícil por la seguridad y las medidas que vayan a tomar no solo con los chicos sino con los maestros y el personal escolar”.

Finalmente, Ramírez confía que el sistema escolar que explica su integración con personas que “crecieron en el condado, en la comunidad, y alzan su voz por estas personas”.

La mirada del maestro

Con 55 mil estudiantes en el sistema de escuelas públicas en el condado de Forsyth, más de 13 de ellos alumnos latinos, el enfoque y el esfuerzo del maestro fue alcanzar a los padres para ayudarlos con los programas, aplicaciones y recursos.

“Lo que noté los padres no tienen paciencia. Para ellos esta modalidad resultó difícil por la barrera del idioma y la falta de conocimiento en el área de tecnología sobre la descarga de aplicaciones y recursos”, comentó Sara (cambiamos su nombre para proteger su identidad), maestra en el condado de Forsyth.

Sara, indicó que se dio la tarea de contactar a los padres cuando el registro de sus alumnos de ingreso al sistema no completaba sus tareas.

“Los llamaba a la noche y les decía que su hijo no había hecho su trabajo. Los padres me respondían que los habían visto frente a la computadora. Pero la realidad que podían estar frente a ella, pero no haciendo lo que debían”.

La maestra señaló que no todos sus colegas están conformes con esta modalidad y también les cuesta adaptarse.

“Son maestros que ya llevan años en aula y todo cambio es diferente y difícil de adaptarse”.

A nivel personal, Sara describe que su trabajo, más allá del horario normal, en contactar telefónicamente a padres y alumnos dio el resultado que esperaba.

“Todos participaron y completaron sus tareas. Espero que esto les sirva a los estudiantes y padres en caso de que la educación, por esta pandemia, continúe siendo virtual”.

Lo diferente

En uno de los distritos escolares más grande de Carolina del Norte, con más de 160 mil alumnos enrolados, aproximadamente 30 mil de ellos hispanos, las barreras y los problemas que enfrente con la educación remota es muy similar a otros distritos escolares.

“Se hace difícil para los padres latinos. A la barrera del idioma, se suma que muchos de ellos no tienen un correo electrónico y es por primera vez que acceden a esta nueva tecnología”, explicó a Enlace Latino NC Mirtha Edwards, maestra de ESL en la escuela Beaverdam Elementary.

Pero para los niños, el asunto cambia y se mueven como peces en el agua con para acceder al mundo virtual y tecnológico.

“La educación es la misma. Lo que cambia es que no tenemos la maestra en forma presencial. En cuanto a la tecnología ya la utilizábamos en las aulas para trabajos prácticos y otros reportes”, dijo a este medio Analía, estudiante de 12 grado en una escuela Chapter.

Analía, comentó que asistió a las clases remotas desde las 8:40 a.m. a las 12:00 p.m., dos horas menos del horario regular, con media hora para el almuerzo.

“La maestra pasaba lista y pedía estar todos con la cámara encendida. Los trabajos nos los envían por correo y también a nuestro ‘google clasroom’”. “Quienes no podían asistir, las clases eran grabadas y se podían ver en la tarde”, agregó.

Sobre las barreras en esta metodología, Analía resalta la dificultada que enfrentaron los compañeros que no eran bilingües.

“Tenían que acceder a una sala privada para que los ayudan a entender, en especial materias como ciencias o matemáticas”.

Analía, llevará, como muchos de sus amigos este tiempo de Covid-19 como el responsable de no poder una fiesta de graduación como lo planeaban.

Regreso, modalidad virtual

A mitad el mes de julio, el gobernador Roy Cooper dio el tan esperado anuncio sobre el regreso a clases.

Cooper indicó que las escuelas abrirán en el mes de agosto para la instrucción en persona bajo un Plan B actualizado donde los estudiantes irán algunos días a la escuela y otros tomarás las clases en línea.

Sin embargo, también dejó la puerta abierta para que los distritos elijan operar bajo aprendizaje remoto. Plan que ya han elegido, al menos 46 distritos escolares comenzarán clases bajo esa modalidad. Tal es el caso de   Wake, Mecklenburg, Chapel Hill-Carrboro, Durham, Asheville, Alamance, Bladen y Cabarrus por citar algunos.

Si bien, este plan da seguridad a los padres que sus hijos no se contagien del virus, la preocupación por la efectividad en la enseñanza comienza a levantar muchas preguntas.

“Encuentro difícil apoyar a mi hijo en sus estudios en línea porque a veces las tareas son muy confusas y muchos maestros no tienen la experiencia para enseñar virtual”, señaló a través de Facebook en  Enlace Latino NC Casey Strange, lectora del medio.

En su comentario, la solución sería capacitar en forma conjunta a los maestros, padres y alumnos en vez de “sencillamente echar la culpa a los padres si sus hijos no avanzan en la educación”.

Presión por la reapertura en persona

A solo días del regreso a clases, la visita del vicepresidente Mike Pence a Carolina del Norte puso su cuota polémica al presionar que la reapertura escolar se lleva cabo con instrucción personal.

“El aprendizaje en línea no puede sustituir el aprendizaje en persona. Los datos indican que Covid-19 representa un bajo riesgo para la mayoría de los niños”.

La respuesta al Vicepresidente llegó desde los mismos padres, que a través de Facebook de Enlace Latino NC dejaron claro su punto de vista.

“Sr. Pence, nadie va a enviar a sus hijos a la escuela, nadie va a poner a sus hijos en peligro”, Romero Luz Alba.

“Es muy arriesgado el que los niños vayan a clases en plena pandemia”, Dorita Calkovsky.

“No entiendo al Presidente. Quiere cancelar las elecciones para protección de la gente, pero a la misma vez quiere mandar a un montón de niños a las escuelas”, César García.

 

Artículos Relacionados:
Sobre el autor:

Walter Gómez

Comunicador Social, Periodista y fotógrafo independiente. Emprendedor y cofundador de Enlace Latino NC. Su trabajo ha sido reconocido con más de 20 premios nacionales de periodismo por la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas de los Estados Unidos (NAHP). Como fotógrafo, colabora con la Agencia de Noticias EFE cubriendo las Carolinas y el estado de Tennessee.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete GRATIS Para Recibir Nuestros Boletines Informativos

Suscríbase a Enlace Latino NC

Al registrarse, acepta nuestra política de privacidad y términos de uso, y recibir mensajes de Enlace Latino NC y nuestros socios.