Estafas en Tinder y Bumble

La historia comienza como comienzan muchas historias de amor en la era digital: Alejandra Brito, una mujer venezolana, hace match en una app de citas con un hombre que le resulta atractivo. El hombre le dice que vive lejos, en Siria, adonde ha sido enviado en misión militar. Pero la distancia no es un problema: los vínculos que comienzan por internet pueden resistir los kilómetros. El problema es otro. 

Hay algo en el relato del hombre, que dice llamarse Thomas y ser un sargento estadounidense, que a Alejandra no le termina de cerrar. Aunque en este punto de la historia ella todavía no lo sabe, su instinto es correcto: su match de la aplicación de citas MeetMe no era quien decía ser.

Catfish: estafa frecuente en apps de citas

Se conoce con el nombre de «catfish» a la modalidad de estafa en la que alguien usurpa la identidad de otra persona para engañar a una víctima. Por lo general, el estafador que se hace pasar por otro intenta generar un vínculo emocional para luego pedir dinero con diferentes pretextos.

Se trata de una clase de estafa frecuente en las aplicaciones de citas. De hecho, el mes último Enlace Latino NC compartió un artículo de Maldita.es, medio fundador de Factchequeado, alertando sobre el falso sargento estadounidense que estafaba a mujeres por la aplicación de citas Tinder. Justamente gracias a ese artículo –y a su propio instinto de supervivencia digital– Alejandra evitó perder su dinero.

“Como tenía sospechas, empecé a buscar información en internet sobre este supuesto sargento. Así llegué al artículo donde se explicaba que ya habían intentado timar a una muchacha con el mismo perfil del hombre que hablaba en ese momento conmigo”, dijo a Enlace Latino NC desde Venezuela Alejandra, con una mezcla de alivio por haber evitado ser víctima de una estafa y preocupación por lo que pueda pasarle a otras mujeres.

Estafas en apps de citas: el falso sargento

Los intentos de estafa a Alejandra Brito y a Ana, la mujer que brindó su testimonio a Maldita.es, tienen muchos puntos en común y tan solo algunas ligeras diferencias.

En ambos casos quien las contactó dijo ser un sargento radicado en Siria llamado Thomas y utilizó las fotos del perfil de Tyler Thomas, un militar estadounidense que efectivamente existe y tiene más de 40.000 seguidores en Instagram. Además, los dos se presentaron como padres solteros en busca de una mujer que los ayudara a criar a sus hijas: mientras que la persona que habló con Ana dijo ser viudo y padre de una niña, el hombre que habló con Alejandra dijo que su mujer los había dejado a él y a sus dos pequeñas hijas por otro hombre.

Promesas de amor incondicional por WhatsApp

A pesar de que los estafadores contactaron a ambas mujeres a través de distintas apps de citas –a Ana por Tinder y a Alejandra por MeetMe– las dos les pasaron su número personal y continuaron las charlas por WhatsApp, donde recibieron declaraciones de amor e incluso propuestas de empezar una vida en común.

“Era totalmente ilógico: nos conocíamos hacía pocos días y cuando empezamos a hablar por WhatsApp me dijo que quería venir a Venezuela para casarse conmigo y que criáramos juntos a sus hijas”, contó Alejandra, a quien semejante propuesta en una instancia tan precoz le despertó las primeras dudas.

Un maletín con 50.000 dólares

Las dudas de Alejandra se convirtieron en sospechas de fraude cuando el supuesto sargento le dijo que quería enviarle un maletín con US$50.000 a su casa.

“En una de nuestras charlas le comenté que estoy en una situación económica difícil y él me dijo que quería enviarme US$50.000 a Venezuela”, dijo Alejandra.

Según el relato del  falso sargento, él había ayudado a un hombre a escapar de un secuestro en Siria y a cambio habría recibido ese dinero, que quería compartir con Alejandra para ayudarla con sus finanzas.

“Por supuesto le dije que no podía recibir todo ese dinero porque no es legal”, dijo Alejandra, quien en esa instancia ya había leído la nota de Maldita.es y sabía que se trataba de una estafa.

“Desde que leí la nota le dije que no iba a recibir ningún dinero y que era un estafador. Él me contestó que le estaba rompiendo el corazón y dejó de escribirme”.

En total los contactos entre Alejandra y el supuesto sargento duraron menos de 3 semanas. A diferencia de lo que ocurrió con Ana, a quien los estafadores llegaron a pedirle cerca de US$6.500 con el pretexto de obtener un permiso para poder regresar a su país, el vínculo terminó antes de que le solicitaran dinero.

Sin embargo, Alejandra intuye cuál era el siguiente paso: “He escuchado que la modalidad de estafa es decir que van a enviar un maletín de dinero, pero piden un adelanto antes de enviarlo para cubrir algunos costos. Entonces tú le envías el adelanto y nunca te devuelven nada”.

¿Qué hacer frente a un caso de usurpación de identidad en WhatsApp?

Tanto Ana como Alejandra mantuvieron conversaciones con los estafadores que utilizaban las fotos de Tyler Thomas por WhatsApp, pero la empresa no dispone de la información necesaria para saber a quién pertenece en verdad determinada cuenta, precisa una fuente de Meta, la empresa dueña del canal de mensajería instantánea.

En el caso de Alejandra, los estafadores utilizaron un número comenzado en +62, el prefijo telefónico de Indonesia.

“Para WhatsApp, una cuenta es un número de teléfono. Nosotros no tenemos información sobre la identidad del usuario”, explicó a Enlace Latino NC Paloma Szerman, gerente de Políticas Públicas de WhatsApp Latinoamérica.

Sin embargo, si un usuario sospecha que alguien se está haciendo pasar por él/ella puede enviar las pruebas a support@whatsapp.com, donde  un grupo de especialistas se encarga de evaluar la situación. “Si corresponde, podemos bloquar la cuenta por violación a nuestras condiciones de servicio”, aclaró Szerman.

Además, la aplicación permite bloquear a un contacto para dejar de recibir sus mensajes o llamadas. Incluso puede reportarlo si se considera que está enviando contenido problemático.

El testimonio del verdadero Tyler Thomas

Enlace Latino NC se contactó con Tyler Thomas para realizar una entrevista, pero al cierre de esta publicación no había recibido respuesta. Sin embargo, el militar precisa en su cuenta de Instagram que está al tanto de que estafadores utilizan su imagen para engañar mujeres en apps de citas.
“Por favor dejen de enviarme mensajes sobre cuentas falsas. Ya lo tengo muy claro”, publicó el militar en una de sus historias destacadas.

________________

Este es un artículo en alianza con Factchequeado; medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp

Factchequeado

Factchequeado es una iniciativa de Maldita.es y Chequeado para construir una comunidad de hispanos y latinos para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos, la cual hace parte Enlace...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.