fbpx
  • Búsqueda
El complejo Mountaire Farms de 40 acres en Siler City emplea a casi 1,800 personas./Victoria Bouloubasis
A medida que COVID se propaga por la planta avícola de Mountaire Farms, los trabajadores consideran vital sentirse prescindibles
Mountaire fue criticado por no responder a tiempo para proteger a los trabajadores que no conocían los casos de coronavirus en la planta

28 may., 2020


Por Victoria Bouloubasis y Greg Barnes

Esta historia es co-publicada con North Carolina Health News.  Read here in English

En una línea de producción que se mueve rápidamente en Mountaire Farms en Siler City, Ana usa un cuchillo afilado para cortar las alas de un pollo a una velocidad de menos de dos segundos, asegurándose de que caigan en un contenedor sin ningún hacer desorden. En el movimiento rápido que hace para levantar y extender su brazo para hacer un corte, Ana debe evitar golpearse los codos con la trabajadora a su lado. Su cuerpo permanece en el mismo lugar durante horas, mientras repite esta tarea de 32 a 36 veces por minuto, miles de veces al día.

Ana, quien pidió que no se utilizara su nombre real, se preocupa por las noticias: los brotes de coronavirus en trabajos como el suyo se disparan y los trabajadores mueren, como Adelfo Ruiz, de 65 años, un trabajador de la planta Pilgrim’s Pride en el condado de Lee.

Pero Ana y miles de otras personas que trabajan en las plantas de carne y aves de corral ubicadas en varias poblaciones de Carolina del Norte dicen que no tienen más remedio que seguir trabajando. Tienen familias que alimentar, hogares que mantener y otras obligaciones que cumplir, todo por un salario bajo.

Carolina del Norte ocupa el tercer lugar en la nación por el mayor número de trabajadores de empacadoras de carne que han contratado COVID-19.

El gobierno federal también los ha declarado trabajadores esenciales, un engranaje vital en la cadena de suministro de alimentos de la nación. Sin los trabajadores, no habría carne ni aves en los estantes de los supermercados. Mountaire Farms es la sexta compañía de procesamiento de aves de corral más grande de los Estados Unidos y procesa alrededor de 400 millones de pollos al año, según un portavoz.

Pero su trabajo tiene un alto costo. Las plantas empacadoras de carne se han convertido en caldo de cultivo para el coronavirus, extendiéndose rápidamente entre los casi 1,800 trabajadores en Siler City y en las comunidades circundantes.

El 20 de mayo, Tyson Foods anunció que 570 trabajadores en su planta de procesamiento de aves de corral en Wilkesboro dieron positivo por COVID-19, más de la cuarta parte de la fuerza laboral de la planta. La mayoría de estos trabajadores no habían mostrado síntomas, según un comunicado de la compañía.

El virus se extendió por Mountaire, Tyson y otras 27 plantas procesadoras de carne y aves en el estado. Carolina del Norte tiene más plantas de este tipo que cualquier otro estado del país, según un informe publicado el 19 de mayo por la Food and Environment Reporting Network.

Carolina del Norte ocupa el tercer lugar en la nación por el mayor número de trabajadores de empacadoras de carne que han contratado COVID-19. Hasta el 27 de mayo, se habían confirmado 2,146 casos en 28 brotes en plantas procesadoras de carne en 18 condados: Bertie, Bladen, Burke, Chatham, Davie, Duplin, Hoke, Lee, Lenoir, Randolph, Richmond, Robeson, Sampson, Surry, Union, Wayne, Wilkes y Wilson.

Muchos, si no la mayoría, de los trabajadores de empacadoras de carne infectados son inmigrantes latinos que durante décadas han sido atraídos a Carolina del Norte para hacer el trabajo agotador que pocos otros están dispuestos a hacer. Y quizás en ninguna parte del estado el virus haya afectado más o haya tenido el impacto más debilitante como lo ha hecho en Siler City, donde los latinos representan casi el 43 por ciento de la población.

Hasta el 27 de mayo, se habían confirmado 2,146 casos en 28 brotes en plantas procesadoras de carne en 18 condados

En un solo código postal que incluye Siler City y Mountaire Farms, 414 de los 18,798 residentes han dado positivo por COVID-19, según muestran las cifras estatales. Esa es la tasa per cápita más alta de cualquier código postal en Carolina del Norte.

Mountaire y el Departamento de Salud y Servicios Humanos del estado no dirán cuántos trabajadores de la planta de Mountaire han contraído el virus. A pesar de las reiteradas solicitudes, el DHHS se niega a identificar las plantas de procesamiento que están experimentando brotes o cuántos trabajadores en esas plantas tienen el COVID-19.

Pero un vistazo a los Hospitales UNC puede proporcionar una pista.

A medida que la pandemia se acercaba a un pico temprano de hospitalizaciones, el portavoz de UNC, Alan Wolf, dijo en un correo electrónico que un tercio de todos los pacientes con COVID-19 en el extenso Centro Médico de UNC en Chapel Hill fueron transportados allí desde el Hospital Chatham en Siler City.

Un informe interno de los Hospitales de UNC proporcionado anónimamente a NC Health News muestra que a mediados de mayo, el 41 por ciento de todos los pacientes tratados por COVID-19 en UNC Health eran latinos.

Según el censo de EE. UU., Los latinos representan alrededor del 9 por ciento de la población del estado.

Mountaire Farms anuncia ofertas de trabajo en un letrero cerca de su planta de Siler City./Victoria Bouloubasis

Lento para responder y compartir información

Ahora, Mountaire y otras plantas de procesamiento en Carolina del Norte han tomado algunas medidas para mantener seguros a sus trabajadores. Todos los empleados usan el mismo uniforme, que ahora incluye una careta protectora. Han instalado barreras entre los trabajadores de la línea de producción, agregaron estaciones de saneamiento de manos, otorgaron licencia por enfermedad prolongada y tomaron otras precauciones. Pero las plantas también han sido criticadas por moverse demasiado lento para tratar de proteger a los trabajadores y por no ser transparentes.

A mediados de abril, Mountaire publicó un aviso bilingüe en la planta diciendo que tres trabajadores habían dado positivo por COVID-19, según los trabajadores. Pero la compañía sabía cuatro o seis semanas antes sobre esos trabajadores enfermos y no notificó a nadie, dijo Ilana Dubester, fundadora de la organización sin fines de lucro El Vínculo Hispano . Un portavoz de Mountaire dijo que la compañía comenzó a “tomar medidas” de seguridad y precaución a principios de marzo.

Las plantas empacadoras de carne se han convertido en caldo de cultivo para el coronavirus, extendiéndose rápidamente entre los casi 1,800 trabajadores en Siler City y en las comunidades circundantes.

El 23 de abril, poco después de que se publicara el aviso, la Guardia Nacional y Piedmont Health tomaron pruebas del virus a los empleados de Mountaire y a sus familiares en una clínica de autoservicio instalada en el estacionamiento de la planta. De las 356 personas analizadas, se confirmó que 74 tenían el virus, dijo Brian Toomey, CEO de Piedmont Health. En otras palabras, el 21 por ciento del total de los trabajadores que se hicieron la prueba tenían el COVID-19.

Ana dice que estuvo entre los pocos cientos examinados ese día, en una compañía con casi 1,800 empleados. Mountaire declinó dar detalles sobre cuántos de ese número son trabajadores contratados. Sus resultados fueron negativos; ella continuó trabajando. Ana dijo que no se le han proporcionado otros detalles a ella ni a ningún otro trabajador latino desde entonces.

Se busca transparencia

A finales de abril, dijo Ana, tuvo síntomas de COVID-19. En ese momento, había escuchado en los pasillos de varios trabajadores más que posteriormente habían dado positivo.

Esto le preocupaba: ella vive con su esposo, quien actualmente no tiene trabajo, y su hijo quien va a la escuela primaria. Si alguien llevara el virus a casa, sería Ana. Pero la familia también depende de su trabajo para cubrir sus gastos mensuales, que suman aproximadamente $ 1,200.

La falta de supervisión y transparencia en la empresa deja a los trabajadores como Ana confundidos sobre los protocolos de seguridad y la posibilidad de recuperarse y recibir su pago si se enferman. Ana no fue contratada directamente por Mountaire Farms, sino por la empresa contratista independiente NIPCAM.

Cuando un médico le aconsejó que se quedara en casa durante dos semanas, dijo Ana, la compañía prometió pagarle por una semana laboral completa de 40 horas. Ella dijo que le pagaron solo por 16 horas. Ana dijo que sus síntomas habían desaparecido cuando regresó al trabajo, pero notó que muchos de sus compañeros de trabajo no se presentaban.

Finalmente, afirmó Ana, las líneas de producción se redujeron a la mitad. Normalmente, el piso donde se deshuesa el pollo consta de ocho líneas con 17 personas trabajando cada una. Ahora hay cuatro, dijo, sin embargo, la misma cantidad de pollo se procesa con menos trabajadores. Las supuestas afirmaciones de que el suministro de carne está disminuyendo debido a la pandemia son noticias para Ana, quien dijo que está haciendo el doble de trabajo para mantener el producto en movimiento.

“Las líneas de producción se redujeron a la mitad. Normalmente, el piso donde se deshuesa el pollo consta de ocho líneas con 17 personas trabajando cada una. Ahora hay cuatro, dijo, sin embargo, la misma cantidad de pollo se procesa con menos trabajadores”, dijo Ana

Cuando se le preguntó si alguna línea de producción se cortó en la fábrica de Siler City, un portavoz de Mountaire Farms dijo: “Hemos tenido que hacer varios cambios en la forma en que operamos como resultado de problemas de personal, pero en general nuestras plantas han estado operando”.

“Los pollos son muy gordos y hay tantos ahora”, dijo Ana. “Imagina hacer esto una y otra vez, todo el día. Y si pasas por alto un pollo, un supervisor vendrá enojado ”.

“Lo que le pagamos”

Ana dijo que ha sido testigo de algunos gritos a los trabajadores por pedirles un descanso. La semana pasada, ella recordó a un hombre que le dijo a un supervisor que le dolían las manos y que le dolían las articulaciones. El supervisor lo obligó a continuar y dijo “esto es por lo que le pagamos”, mencionó Ana. “Eso me enoja mucho. Pero no puedo hacer nada por ellos. A veces quiero defender a mi gente, pero me metería en problemas “.

Ana sospecha que la mayoría de los trabajadores que aún se encuentran en la planta de producción trabajan como ella, por contrato, sin beneficios de la compañía o seguro de salud. Según Álvaro Villaveces, propietario de NIPCAM, su compañía contrata a 300 empleados para Mountaire Farms.

“Un grupo de personas no va a trabajar, pero es una decisión difícil porque no quieren perder sus empleos”, dijo Dubester. “A algunos trabajadores temporales [contratados] básicamente se les ha dicho que son prescindibles”.

Los latinos de Siler City constituyen el 43% de la población de la ciudad. Varios escaparates del centro albergan tiendas e iglesias en español./Victoria Bouloubasis

Un dólar extra

Para Maricela Martínez, eso es exactamente lo que sucedió. A principios de abril, NIPCAM la contrató por tres meses en Mountaire para trabajar con otras cinco trabajadoras para limpiar durante la pandemia. Después de que su esposo sufrió una reciente lesión en la espalda que lo mantuvo sin trabajo, Martínez recibió con agrado un trabajo que era menos agotador físicamente que el trabajo de demolición de construcción que hizo antes. Martínez esperaba trabajar en la planta más allá del contrato de tres meses, manteniendo su hogar con un ingreso de $ 11.70 por hora.

Durante el primer mes de trabajo, Martínez recibió un aumento de $1 por “hacer un buen trabajo”, junto con 10 libras de pollo para llevar a su casa. Ella quiere regresar a este trabajo porque lo necesita. Pero dice que los empleados por contrato no reciben los mismos beneficios que aquellos empleados directamente por Mountaire.

En un correo electrónico, un portavoz de Mountaire dijo que a todos los trabajadores se les paga entre $12 y $14 por hora. Pero, de acuerdo con un cheque pagado a Martínez a través de NIPCAM, la compañía contratante, ella gana $ 11.70 por hora. Ana dijo que su salario por hora es de $ 11.40, lo que concuerda con lo que Dubester también escucha de otros trabajadores.

Según Villaveces, el propietario de NIPCAM, Mountaire establece la tasa de pago y NIPCAM cobra a Mountaire un porcentaje adicional. Dijo que Mountaire establece la tarifa por hora más baja para los trabajadores por contrato para “darles un incentivo con el fin de que laboren para ellos directamente”. No quieren tener contratistas “.

“Nos interesa asegurarnos de que todas estas personas estén protegidas y saludables para trabajar. Si no, todo esto se rompe ”, sostuvo. “Pasamos mucho tiempo asegurándonos de que los trabajadores estén contentos porque son un bien muy escaso. La idea de que podemos maltratar a estas personas no existe “.
“No se pueden tener dos conjuntos de reglas dentro de la planta de procesamiento. Los trabajadores necesitan sentirse parte del equipo. Si no, se convierte en un caos completo ”, dijo. “La moral de los trabajadores es muy importante para nosotros”.

En un correo electrónico, un portavoz de Mountaire dijo que a todos los trabajadores se les paga entre $12 y $14 por hora. Pero, de acuerdo con un cheque pagado a Martínez a través de NIPCAM, la compañía contratante, ella gana $ 11.70 por hora.

Sin embargo, tanto Ana como Martínez dicen que los trabajadores contratados generalmente están confundidos acerca de sus beneficios, que NIPCAM o Mountaire no les comunican claramente.

Villaveces, quien no vive en Carolina del Norte, dice que las personas que trabajan con él en el terreno en Siler City se comunican directamente con los empleados de las plantas avícolas y que a los empleados se les pagará por cada día que pierdan si comprueban que dan positivo por la prueba del coronavirus.

Esa no fue la experiencia de Martínez. El 23 de abril, después de un control de temperatura en el trabajo, Martínez fue enviada a casa por cinco días. Ella dice que estaba entre los 15 trabajadores que tenían su temperatura superior a la normal. Ella no presentó ningún otro síntoma, pero su esposo sí, dos días después.

Fueron al hospital el 25 de abril y dio positivo por COVID-19. Se le pidió a Martínez que volviera a trabajar, pero le explicó al subcontratista que el médico (que no la había evaluado) le recomendó que se quedara en casa un total de dos semanas desde que su esposo dio positivo. Por esto, dijo Martínez, fue despedida.

A pesar del riesgo de hablar, Martínez ha usado su nombre real, aquí y en otras noticias. “Quiero hablar porque todo lo que digo es verdad”, dijo.

Martínez quiere estar en un trabajo que les dé a todos un tiempo libre remunerado, especialmente durante una pandemia.

“En el fondo, nosotros (los trabajadores por contrato) sabíamos que no nos iban a dar nada”, dijo.

Comentar

ALGO SOBRE NOSOTROS

Enlace Latino NC es el primer medio digital de noticias en español sin fines de lucro, sobre política,inmigración y asuntos comunitarios para la comunidad inmigrante latina/hispana en Carolina del Norte

Estamos creando el primer espacio comprometido con nuestros lectores para animarlos a que estén más involucrados en los cambios sociales y económicos que beneficien a su comunidad

Conocer más

Síguenos

Estamos en distintas redes sociales.

Bienvenidos a nuestro newsletter
La Tortilla

Directo a su bandeja de entrada, cada semana recibirás la información más relevante sobre la inmigración y la política local y estatal en Carolina del Norte.