Falso negativo o falso positivo Covid-19
Créditos: Factchequeado

No tienes tiempo, lee estas líneas

📌Las pruebas PCR normalmente se realizan en un laboratorio y suelen ser fiables para personas con o sin síntomas.
📌Mientras que un resultado positivo de un test de antígenos es muy fiable, un negativo aislado no permite descartar la infección.
📌Si crees que puedes tener COVID-19, los CDC aconsejan repetir el test de antígenos con un intervalo de al menos 48 horas.

Si sospechas que puedes padecer COVID-19, lo más aconsejable es que te hagas una prueba de diagnóstico.

Además de realizarla en el momento correcto, también es importante que elijas el tipo de prueba adecuada y sepas cómo actuar en función de los resultados.

¿Es probable que las pruebas de antígenos -realizadas en laboratorio o en tu casa- y las PCR den falsos positivos o negativos? ¿Hasta qué punto son fiables estos tests? Si estás infectado, ¿debes esperar a que den negativo para saber que ya no contagias? 

¿Cuándo hacerse un test de diagnóstico de COVID-19?

Si crees que tienes síntomas, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan que te hagas una prueba inmediatamente.

Si no los tienes pero has estado expuesto al COVID-19, es mejor que dejes pasar al menos 5 días completos después de la exposición para realizarte un test.

Esto se debe a que, al hacerte la prueba demasiado pronto, es más probable que el resultado no sea preciso.

Los CDC también sugieren hacerse una prueba antes de tener contacto con una persona que corre un riesgo alto de enfermar gravemente si se contagia.

Por ejemplo, si vas a estar con personas mayores, personas inmunodeprimidas o aquellos que no están vacunados contra el COVID-19

Aunque te hagas una prueba de antígenos, hay que tener en cuenta que un resultado negativo no garantiza al 100% que no estés contagiado.

Por lo tanto, es aconsejable que extremes las precauciones cuando estés en contacto con estas personas.

Te puede interesar: Vacunación a hispanos en Carolina del Norte, claves de una campaña exitosa

¿Qué tipo de pruebas hay?

Existen dos tipos de pruebas: por un lado, las de amplificación de ácido nucleico (NAAT), como las PCR (polymerase chain reaction o reacción en cadena de la polimerasa)  y, por otro, las pruebas de antígenos.

Las primeras normalmente se realizan en un laboratorio y suelen ser fiables para personas con o sin síntomas, según los CDC.

Permiten detectar material genético viral, que puede permanecer en el organismo “hasta 90 días después de su resultado positivo”.

Por ello, el organismo desaconseja hacerse una prueba de este tipo si has dado positivo en COVID-19 en los últimos 90 días. 

Otras pruebas pueden realizarse en casa sin necesidad de enviar la muestra a un laboratorio, tal y como señala la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Se trata de los tests de antígenos, también conocidas como pruebas rápidas porque sus resultados están listos en 15 o 30 minutos.  

Estas pruebas pueden pedirse gratis en la web COVIDtests.gov o comprarse en farmacias y tiendas.

Para ver un listado de las pruebas autorizadas, puedes consultar este listado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Si vas a hacerte un test de antígenos, es importante seguir en todo momento las instrucciones del fabricante.

¿Qué es un falso negativo?

Si la prueba ha dado negativo, significa que no ha detectado el virus. Pero, cuidado, porque este resultado no siempre descarta la infección.

Un resultado negativo no siempre significa que no puedas transmitir el coronavirus o que, en unos días, puedas sentir síntomas.

Algunas pruebas para diagnosticar el COVID-19 dan falsos positivos o negativos. Un falso negativo se da cuando estando infectados, la prueba concluye que no hay presencia de la enfermedad o el virus.

Esto ocurre porque los resultados de las pruebas nunca son fiables al 100%.

En general, en las pruebas para diagnosticar el COVID-19, son más comunes los falsos negativos que positivos, tal y como te hemos explicado en Maldita.es, medio cofundador de Factchequeado.

Un falso negativo en una prueba de antígenos (un resultado negativo en una persona que sí está infectada) puede producirse, principalmente, cuando la carga viral es muy baja o debido a que la muestra se ha tomado de forma inadecuada.

Entre las desventajas de los tests de antígenos, los CDC mencionan que tienen menor sensibilidad que las pruebas NAAT (como las PCR), especialmente en personas asintomáticas y con ciertas variantes del virus. 

Esta sensibilidad podría compensarse si las pruebas de antígeno se repiten con una mayor frecuencia, según el organismo. Hay que tener en cuenta que algunos tests están diseñados para ser usados en serie.

Por ello, los CDC aconsejan que, tras haber dado negativo, te repitas esta prueba entre 24 y 48 horas después. “Varias pruebas negativas aumentan la confianza de que no está infectado por el virus que causa el COVID-19”, aseguran.

Si crees que el resultado de la prueba puede ser incorrecto (por ejemplo, porque tienes síntomas o has estado en contacto con alguien contagiado), los CDC recomiendan que evalúes realizarte otro test en casa o contactes con tu proveedor de atención médica para recibir ayuda.

¿Qué es un falso positivo?

Un falso positivo se produce cuando aun estando sanos, un test nos dice que tenemos COVID-19. Cuando las PCR y las pruebas de antígeno se hacen de forma adecuada, según los CDC, “es poco probable que se obtengan resultados falsos positivos”. 

Normalmente, si la prueba da positivo, significa que ha detectado el virus y estás infectado. En este caso, debes aislarte independientemente de tu estado de vacunación y de si tienes síntomas o no.

“Quédese en casa por al menos 5 días y aíslese de las demás personas de su hogar”, recomiendan los CDC. 

Además de informar a tus contactos cercanos y a tu médico, es aconsejable que uses un tapabocas bien ajustado al estar con otras personas. Los CDC recomiendan utilizar una mascarilla N95 o KN95, si están disponibles.

¿Qué pruebas son más efectivas, las PCR o los test de antígenos?

Por lo general, las PCR son más fiables que los tests de antígenos, especialmente para las personas que no tienen síntomas, según los CDC.

Pero ambas pruebas pueden ser muy útiles en determinados momentos de una posible infección.

De hecho, tal y como destaca el organismo, los resultados positivos de los tests de antígenos también son muy fiables.

Lo que ocurre con estas pruebas es que un resultado negativo aislado “no permite descartar la infección”.

Si sospechas que puedes tener COVID-19, el organismo aconseja repetir el test de antígenos con un intervalo de al menos 48 horas.

A veces incluso puede ser recomendable realizarse una PCR de seguimiento para confirmar el resultado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que los test de antígenos funcionan bien en pacientes con cargas virales elevadas que suelen aparecer en las fases presintomáticas (de uno a tres días antes del inicio de los síntomas) y sintomáticas tempranas de la enfermedad (durante los 5 o 7 primeros días de la enfermedad).

¿Cuánto tiempo tiene que permanecer aislada una persona contagiada?

Para calcular cuánto tiempo tiene que estar aislada una persona contagiada en Estados Unidos, hay que tener en cuenta un factor importante, según los CDC: si experimenta síntomas.

Si no los tiene, el día 0 es aquel en el que se hizo la prueba. A partir de ese momento, tiene que permanecer 5 días aislada.

“Si desarrolla síntomas dentro de los 10 días posteriores a la prueba, el reloj se reinicia en el día 0 el día del inicio de los síntomas”, afirman los CDC.

Si tiene síntomas, el día 0 es aquel en el que empezó a tenerlos (independientemente de cuándo dio positivo).

El día 1 es, por lo tanto, el primer día completo después del día en el que comenzaron los síntomas.

En este caso, es posible finalizar el aislamiento después del día 5 en dos ocasiones: si no tiene fiebre durante 24 horas (sin usar medicamentos para reducirla) o si sus síntomas están mejorando

Si todavía tiene fiebre o no mejora, los CDC aconsejan continuar el aislamiento. Esto se debe a que los pacientes graves suelen tener una carga viral alta y tardan más tiempo en eliminar el virus de su cuerpo, según recoge un artículo publicado en la revista The Lancet.

“Si tuvo una enfermedad moderada (con dificultad para respirar) o  grave  (fue  hospitalizado) a causa del COVID-19 o si tiene el sistema inmunológico debilitado, debe aislarse hasta el día 10”, señalan los CDC. 

En este último caso, es aconsejable consultar con el médico cuándo poner fin al aislamiento.

Es posible que en algunas ocasiones el especialista decida realizar alguna prueba al paciente para cerciorarse de que no sigue contagiando.

Independientemente de cuándo se termine el aislamiento, los CDC aconsejan llevar tapabocas y evitar estar cerca de quienes tienen más probabilidades de enfermar gravemente de COVID-19 hasta al menos el día 11. 

¿Debo esperar a que el test dé negativo para saber que ya no contagio?

Si los resultados de una prueba de antígeno son positivos, significa que aún puedes ser infeccioso, según los CDC.

Aunque hayas finalizado el aislamiento, debes “continuar usando un tapabocas y esperar al menos 48 horas antes de realizar otra prueba”. 

El organismo aconseja repetir los tests hasta que se tengan 2 resultados negativos consecutivos.

Es decir, es posible que una persona deba continuar usando tapabocas y haciéndose pruebas más allá del día 10.

¿Puede pasar que una persona que ha pasado el COVID-19 dé negativo en un test y días más tarde vuelva a dar positivo? Sí.

De hecho, es lo que le ha ocurrido al presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Esto es lo que se conoce como el rebote por Paxlovid (un tratamiento antiviral contra el COVID-19). 

Los CDC indican que este fenómeno puede producirse entre 2 y 8 días después de la recuperación inicial y se caracteriza por una recurrencia de los síntomas de COVID-19 o una nueva prueba viral positiva después de haber dado negativo.

_____________________________________

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos.

Factchequeado

Factchequeado es una iniciativa de Maldita.es y Chequeado para construir una comunidad de hispanos y latinos para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos, la cual hace parte Enlace...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.