lobby latino
Los miembros del Congreso de Organizaciones Latinas trabajarán para ayudar a parar la propuesta antiinmigrante HB 370 y para que el Senado federal apruebe la HR 6, que le daría la residencia a los jóvenes soñadores y los tepesianos/Nicolás Viera

Hay un consenso entre los líderes que asistieron al denominado ‘Congreso Latino’ sobre el lobby latino que se debe realizar en varios frentes por la defensa de los derechos de los inmigrantes sin documentos tanto en Carolina del Norte como en Washington DC.

 “Entre los objetivos que tenemos es mejorar las condiciones de respeto mutuo y de apoyar, como organización, el ‘Dream & Promise Act’, conocida como ‘Ley de Sueño y Promesa’. La ley puede dar la ciudadanía a 2 millones 700 mil personas que tienen TPS y DACA, programas que permiten que los beneficiarios vivan, asistan a la escuela y trabajen legalmente en Estados Unidos”. Es lo que dijo la pastora Sonia Baca Zúñiga, el pasado sábado, 29 de junio, en un salón de la Iglesia Comunidad de la Gracia, en Winston-Salem.

El ‘Dream & Promise Act’ es un proyecto de ley de la Cámara controlada por los demócratas. Ahora el Senado, controlado por los republicanos, tiene la palabra en Washington DC.

Durante la jornada de enseñanza y entrenamiento que tuvieron los líderes hispanos, se reunieron 36 personas. 30 de ellas en representación de entidades comunitarias del Condado de Forsyth y del Triad.

En las cuatro horas informativas se dieron a conocer los logros de los grupos que están aglutinados en el Congreso de Organizaciones Latinas (NCCLO, sigla por su nombre en inglés). A la vez se explicó el paradigma existente entre el mundo actual con su poder dominante y cómo debería ser el universo con una configuración para subvertir lo establecido, atemperar la furia y colocar la salvación y la dignidad de la especie como objetivo prioritario. Dicho en otras palabras, el poder colectivo debe definir la agenda con una relación recíproca; relación en la que “no hagan por nosotros lo que puede hacer cada quien que se encuentre agrupado”.

Entre los éxitos alcanzados se destacan, entre otros, la extensión de las certificaciones, de dos a cuatro años, para los casos de ‘Visa U’ que le da protección a las víctimas de violencia doméstica y de crímenes violentos luego de ser aprobada por Catrina A. Thompson, jefa del Departamento de Policía de Winston-Salem; y la promesa, antes de ser elegido y ratificada al asumir el cargo, de trabajar con la comunidad latina, de respaldar las identificaciones comunitarias de FaithAction y de terminar, la Oficina que dirige el alguacil de Forsyth, Bobby Kimbrough Jr., su relación con ICE.

HB 370, reunión con Fiscal General

Los logros referidos arrancaron con una estrategia de información, contactos, reuniones y comunicación entre los diferentes colectivos comunitarios; colectivos ubicados en los lugares más alejados para que todos conocieran los movimientos de la legislatura estatal, pero a la vez de cómo defenderse de leyes que atentan contra sus derechos como es el caso del proyecto HB 370 que fue aprobado por el Senado. 

La propuesta falta ser refrendada por la Cámara de Representantes y enviada al gobernador, Roy Cooper, quien, en un comunicado la consideró inconstitucional.

En tal sentido la reunión de los 36, como se podría llamar a la jornada educativa que se realizó en Winston-Salem, dio a conocer que continuará el lobby por el tema de la HB 370.

Primero se visitará el próximo 9 de julio, con argumentos jurídicos, al Fiscal General de Carolina del Norte, Joshua Stein, y se buscará, a la vez, dialogar con el gobernador Cooper sobre el proyecto aprobado en el Senado que impactaría de manera negativa a la comunidad inmigrante que vive en el estado que, además, realiza un aporte valioso con su trabajo, pero especialmente en lo económico por el pago de sus impuestos.

Entre los puntos que van a exponer los líderes latinos a los dos funcionarios, Stein y Cooper, es lo relacionado con la posible desbandada de trabajadores y familias hispanas que podrían llevar a la bancarrota a Carolina del Norte si la HB-370 se convierte en ley que obligaría a la policía en general a convertirse en agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Viaje a Washington D.C.

Pero mientras llega ese momento, el lobby sigue en marcha: ya se trabaja en lo que será, el próximo 26 de julio, el transporte de 200 personas que viajarán en cuatro buses con destino a Washington DC, considerada por muchos como el ombligo del mundo. Allá se unirán a otras delegaciones provenientes de otros estados que buscarán ‘un compromiso de respaldo’ de los congresistas que los representan en el gobierno federal para que se unan a la causa del H.R.6 que abriría el camino a la ciudadanía de quienes tienen TPS y DACA.

En el caso de los integrantes de NCCLO el objetivo es reunirse, en la ciudad en la que se  respira historia y política en cada uno de sus rincones, con los senadores republicanos Thomas Tillis y Richard  Burr, representantes de Carolina del Norte, para que conozcan, entre otras historias, casos como el de Brenda Hurtado, una madre de cinco hijas nacidas en Estados Unidos que trabaja, estudia y paga sus impuestos al ser beneficiaria de DACA o el de una salvadoreña con TPS que vive en Estados Unidos hace 30 años luego de huir de la guerra civil que afrontó esa nación centroamericana.

Datos de convencimiento   

El lobby y su manera de hacerlo, es una de las enseñanzas recibidas por los líderes latinos que se encuentran asociados en NCCLO; con el objetivo de ser escuchados y de mejorar las condiciones de respeto mutuo. Esa unión hace la fuerza. Y la fuerza, hoy en día, tiene que ver con la capacidad de influir en las administraciones para que las leyes, normas o regulaciones beneficien al sector en cuestión.

 Para lograrlo, los lobbies necesitan convencer al político de turno. También a la opinión pública, de que su beneficio coincide con el beneficio conjunto de economía y sociedad.

[mks_pullquote align=»left» width=»750″ size=»16″ bg_color=»#e8b800″ txt_color=»#000000″]Datos clave sobre el «‘Dream & Promise Act’:

Los siguientes datos marcan exactamente aspectos de convencimiento para que se apruebe este proyecto de ley, que recientemente fue aprobado en la Cámara de Representantes federal, y espera lo que sucederá en el Senado.

* Carolina del Norte es el hogar de 65.400 inmigrantes que son elegibles.
* Los miembros de esas familias llegan a 149.700. De ellos, 34.800 son ciudadanos nacidos en Estados Unidos.
* En Carolina del Norte 8.300 hogares de inmigrantes realizan pagos hipotecarios anuales por 59 millones 500 mil dólares.
* Los inmigrantes elegibles y sus hogares contribuyen, cada año,  con 326 millones 400 mil dólares en impuestos federales y con 201 millones en impuestos estatales y locales.
* Anualmente esos hogares generan 1.716 millones 500 mil dólares en poder adquisitivo. [/mks_pullquote]

Emprendedor y cofundador de Enlace Latino NC. Periodista argentino con más de 20 premios nacionales de periodismo por la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas de los Estados Unidos (NAHP).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *