Plantas avícolas de Carolina del Norte
Los trabajadores dicen que lo supieron todo el tiempo, pero muchos tenían miedo de pedir tiempo libre para ir al médico. Y, dicen, no recibieron ninguna información sobre el coronavirus de su empleador, y mucho menos equipo de protección en el trabajo./Victoria Bouloubasis

CAROLINA DEL NORTE, Raleigh- Los informes de brotes de coronavirus en las plantas avícolas de Carolina del Norte comenzaron a circular las noticias esta semana. Pero el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte emitió una declaración pública el 21 de abril.

Los trabajadores dicen que lo supieron todo el tiempo, pero muchos tenían miedo de pedir tiempo libre para ir al médico. Y, dicen, no recibieron ninguna información sobre el coronavirus de su empleador, y mucho menos equipo de protección en el trabajo. Algunos hicieron máscaras hechas a mano para vender en el trabajo. Otros dicen que comenzaron a tomar su temperatura corporal en casa.

Pero como cualquier comunidad rural, el boca a boca en la comunidad hispana en los condados donde quedan las polleras corre rapidísimo. Pasaron la voz con mucha información y desinformación por no tener la comunicación ni de sus jefes ni de las agencias de salud. Pero sabían una cosa – había gente rápidamente enfermando.

«Primero comenzó mi mamá», nos dijo Beatriz (cambiamos su nombre real para proteger su identidad). Su madre trabaja procesando pavos en Butterball en Mount Olive. El pueblo está ubicado en ambos condados de Duplin y Wayne, donde la mayoría de los 3.155 trabajadores viven.

“Pero pensábamos que era una gripa normal porque no sabíamos los síntomas. Me dijo que tenía fiebre, pero yo lo no. Entonces mi mamá seguía yendo a trabajar. Le dije que renunciara porque en la planta donde ella trabaja ya había varios casos positivos. Pero era obligatorio ir».

El primer caso en ser noticia local fue el de Boris Neyra, quien le dijo a Univision el 8 de abril, que dio positivo por el virus. También trabaja en las instalaciones de procesamiento de pollo Butterball en Mount Olive y se quejó de que no había medidas de precaución. El informe de noticias llegó después de que las fotografías de trabajadores sentados hombro con hombro en un comedor lleno de gente en esa instalación se filtraron a la prensa.

La mamá de Beatriz, quien no quiere ser nombrada, nos dijo que vio a las personas que tomaron las fotos. Acerca de ese día, ella contó, que había una colega con síntomas que fue a la enfermería de Butterball y la mandaron a casa. «Para los que trabajamos hombro con hombro con ella, ellos [los supervisores] no nos dijeron nada», dijo su colega.

Butterball no respondió a preguntas sobre cómo funciona su clínica en el lugar.

Pronto, la mamá de Beatriz comenzó a sentirse mal. Llego a casa en la noche y lo explicó a su esposo, su hija y sus cuatro nietos (muchas veces los dos más grandes permanecerán en la casa de sus abuelos). «Eso fue un lunes (6 de abril)», dijo la mamá. «El miércoles (8 de abril) mi esposo fue a la clínica, tomo la prueba [de Covid-19) y salió positivo».

Su esposo, que trabaja para una pequeña empresa de construcción en la costa, no había estado en contacto con nadie que tuviera síntomas excepto ella. Cuando su prueba dio positivo, la enfermera de la clínica les dijo que probablemente ella también tenía el virus. «Le dije dónde trabajaba y que está lleno de casos».

Butterball no ha emitido una declaración, pero un portavoz le dijo a Enlace Latino NC el jueves: «Hemos tenido casos positivos de COVID-19 en nuestras instalaciones de Mount Olive y Garner, Carolina del Norte, en línea con las tendencias recientes en los condados circundantes». Le preguntamos dos veces cuántos casos habían en las polleras de Butterball en Carolina del Norte y no nos respondió.

El portavoz de Butterball indicó que “en los últimos meses, hemos realizado esfuerzos en todas nuestras plantas para» aplanar la curva «, incluidos los estrictos protocolos de desinfección y el distanciamiento social en todas partes posibles. Los controles diarios de temperatura se implementaron en Mount Olive el 14 de abril una vez que hubo termómetros y EPP disponibles para los verificadores de temperatura. Comenzamos a exigir que todos los miembros del equipo usen máscaras faciales de estilo quirúrgico el lunes 20 de abril».

Hasta ahora sigue difícil entender muchos casos de las plantas han sido documentados. La especialista de información pública de NCDHHS nos confirmó el jueves 23 de abril, que son 190 brotes de casos en cinco plantas de procesamiento de alimentos en los condados de Bladen, Robeson, Lee, Chatham, Duplin, Wilson y Wilkes.

Pero el departamento solo ha nombrado a Smithfield, la compañía ubicada en el condado de Bladen que publica su propia información antes de que lo publique el estado. El departamento de salud del condado también nombró a Smithfield. Pero ni el departamento de salud del estado ni de ningún condado han nombrado a otra compañía. Según representantes de los departamentos de salud de los condados de Duplin y Wayne, donde viven trabajadores de Butterball, no dicen los nombres por proteger a los pacientes.

En las reglas de OSHA, no exige que las empresas reporten sus casos. En un memorando emitido por la agencia el 10 de abril, se requiere que la industria de la salud, las organizaciones que responden a las emergencias y las instituciones correccionales documenten y reporten casos de COVID-19 en el trabajo. Pero hay una excepción si “hay evidencia objetiva de que un caso COVID-19 puede estar relacionado con el trabajo. Esto podría incluir, por ejemplo, una serie de casos que se desarrollan entre trabajadores que trabajan en estrecha colaboración sin una explicación alternativa; y la evidencia estaba razonablemente disponible para el empleador «.

Butterball nos ha comunicado que «nos basamos en los CDC y el USDA y estamos trabajando en estrecho contacto con los departamentos de salud estatales y locales». El CDC y USDA solo ofrece sugerencias y recomendaciones.

Según Elizabeth Stalls, oficial de información pública del departamento de salud del condado de Duplin, el lugar de trabajo debe informar el nombre del empleado y la residencia del condado al condado.

“Un brote se considera dos o más casos. Tratamos de mantener estadísticas sobre cuántos trabajadores de las instalaciones están enfermos ”, nos dijeron el 21 de abril. En ese momento, dijo que hubo brotes en «cuatro instalaciones de procesamiento de alimentos, pero no podemos proporcionar una confirmación sobre qué instalaciones» al público.

El sitio de noticias sin fines de lucro North Carolina Health News está solicitando registros que citan la ley estatal que dice «el custodio de un registro público debe producirlo a pedido» en momentos razonables y bajo supervisión razonable”.Organizaciones como el Ministerio Episcopal de Trabajadores Agrícolas (EFM) han intervenido para apoyar a las familias que se ocupan tanto de la pérdida de empleo como de los problemas de salud, organizando campañas de alimentos y manteniéndose en contacto con las familias para conectarlas con recursos y clínicas, como clínicas de trabajadores agrícolas migrantes equipadas para atender a la comunidad en español .Pero impone la carga a las pequeñas organizaciones sin fines de lucro que han sentido esta tensión una y otra vez, después de cada huracán, por ejemplo.

«Estamos contentos de hacerlo, pero estamos hablando de una fuerza laboral que sustenta la economía del estado», dice Lariza Garzón, directora ejecutiva de EFM. «Esperaríamos que el estado tenga un sistema de respuesta y apoyo para ofrecer a estos trabajadores esenciales».

La mamá de Beatriz tiene que regresar al trabajo el martes. La semana pasada ella se sintió mejor y se le quitó la fiebre. Pero su esposo se veía pálido y no tenía mucha energía. Salió a su pórtico el sábado para tomar un poco sol, y sus vecinos – ubicados a más de diez pies de distancia– se espantaron diciendo que podría contagiarlos.

Beatriz también tiene síntomas, igual a dos de sus hijos. Sus papás tienen seguridad de salud, pero ella está indocumentada y no tiene recursos para ir a la clínica a tomar una prueba.

«Me preocupo por mí, pero por mi familia y mi papá», dijo. “Con este virus muchos de nosotros sobrevivimos, pero algunos mueren. ¿Cómo vamos a sobrevivir?

*Esta es una historia en desarrollo.

 

 

Victoria Bouloubasis

Victoria Bouloubasis cubre la intersección de temas ambientales y movilidad económica en comunidades latinx, inmigrantes y refugiados en Carolina del Norte para Southerly y Enlace Latino NC. Es periodista...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.