autobuses escolares

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

Carolina del Norte, Raleigh- Un autobús escolar en la ciudad de Statesville estaba por terminar de dejar a los niños de la escuela primaria Cloverleaf en sus casas una tarde de mayo del 2021. 

De repente, el conductor y el monitor del autobús – identificado por su número, 168 – vieron que salía humo del motor.

Ese humo pronto se convirtió en llamas y el conductor del autobús 168 intentó usar un extintor de incendios, pero no fue suficiente.

El autobús rápidamente se envolvió en llamas, que se extendieron desde el motor hasta la parte trasera del autobús, tanto en el techo como el chasis por debajo.

Se necesitaron bomberos que luego llegaron para apagar el incendio que soltó una espesa nube de humo negro al aire.

Este incidente desconcertó a los administradores del distrito escolar Iredell-Statesville, que estuvieron agradecidos de que no hubo niños en el autobús cuando sucedió eso.

Poco después se identificó una posible causa del incendio: una acumulación de combustible diesel en el aceite del motor, según Ricky Adams, director de la estación de autobuses del distrito escolar.

Ese autobús fue fabricado por la compañía International y tenía un motor de la marca MaxxForce. 

El autobús 168 en el distrito escolar de Iredell-Statesville. / Cortesía de Iredell Firewire 360

Las demandas presentadas contra la empresa matriz de International, conocida como Navistar International Corp., y las quejas de los administradores del distrito Iredell-Statesville señalan que el problema es un defecto de diseño conocido, según críticos de la compañía. 

Ese defecto puede hacer más probable que haya demasiado combustible diésel en el aceite del motor. Es un problema que puede generar mayores problemas de mantenimiento o incluso un incendio en el motor.

NC Watchdog Reporting Network, una red de periodistas investigativos en Carolina del Norte, analizó cientos de registros de muestras de combustible de los autobuses escolares que llevan motores MaxxForce en todo el estado. Ese análisis reveló que más del 33% de las pruebas de muestras de aceite llevan niveles altos de combustible en el aceite.

La compañía MaxxForce no ha respondido a múltiples solicitudes del NC Watchdog Reporting Network sobre problemas con sus motores realizadas por correo electrónico, ya sea para este artículo o para reportajes anteriores de WBTV (miembro de la red de periodistas) en Charlotte el año pasado. 

A pesar de los problemas conocidos, los funcionarios estatales de las escuelas han adoptado un método de no intervención para resolver el problema. Pero algunos distritos escolares han buscado reemplazar los motores MaxxForce en sus autobuses.

Eso incluye al condado de Wake, que pagó entre $20,000 y $32,000 por cada motor para reemplazar casi todos los 149 de sus motores MaxxForce a partir del 2016, según Matt Dees, vocero de Wake.

Dees dijo que el sistema escolar está monitoreando nueve motores MaxxForce restantes actualmente en uso «para determinar el momento óptimo para reemplazarlos».

‘Nuestros mecánicos no confían en ellos’

En Carolina del Norte, los datos estatales muestran alrededor de 1,300 autobuses escolares con motores MaxxForce asignados a distritos escolares públicos a partir del 2021. De esos, alrededor de 400 autobuses llevan el motor de modelo MaxxForce 7, igual al motor que estaba dentro del autobús 168 cuando se incendió. Casi 900 autobuses tienen un motor del modelo MaxxDT.

Todos los motores MaxxForce hacen circular el escape del vehículo a través del motor con el fin de deshacerse del exceso de emisiones de gases para cumplir con regulaciones federales.

Dees dijo que este proceso de forzar el exceso del combustible a través del sistema de aceite «causó un desgaste excesivo en los componentes internos del motor, lo que provocó una falla prematura».

Es un proceso que ha sido objeto de críticas en al menos media docena de demandas en todo el país. Por ejemplo, hubo una demanda colectiva presentada por dueños de semirremolques que alegaron que el sistema de escape provocó el fallo del motor. La compañía Navistar resolvió esa demanda por $135 millones a principios del 2020.

Los funcionarios del distrito escolar Iredell-Statesville creen que los problemas mecánicos pueden haber provocado el incendio en mayo de 2021.

Adams, el supervisor de la estación de autobuses, señaló la saturación de combustible en el aceite como evidencia del problema.

Adams dijo que se cambió el aceite del autobús 168 que se incendió un día antes del incendio. El mecánico que cambió el aceite tomó una muestra de aceite y encontró una dilución de combustible del 30%. Eso significa que el 30% del aceite era en realidad combustible diésel.

Pero la cantidad de diésel en el aceite debería ser cero.

Los mecánicos tomaron una muestra de aceite después del incendio, un poco más de 200 millas después de haber cambiado el aceite, y encontraron una dilución del 37%.

“Hay como siete cuartos de galón de combustible en el aceite del motor”, dijo Adams.

NC Watchdog Reporting Network analizó cientos de páginas de informes de laboratorio de combustible para sistemas escolares en todo el estado que datan del 2018. Se proporcionaron en respuesta a solicitudes de registros públicos para este reportaje.

En los condados que proporcionaron registros de todos los autobuses MaxxForce en su flota (los condados de Onslow, Brunswick, Northampton, Duplin, Davie, Montgomery, Washington, Martin y Iredell-Statesville), los datos muestran que surgieron problemas   el 40% del tiempo de dilución de combustible que requerían algún tipo de acción correctiva.

Estos hallazgos representan poco más de 50 autobuses en nueve sistemas escolares, un análisis limitado por la falta de respuestas por algunos distritos escolares y las brechas informativas en esos datos solicitados por NC Watchdog Reporting Network.

Adams recomendó que el distrito no use sus otros autobuses con motores Maxx7 hasta que puedan identificar el problema con certeza.

“Nuestros mecánicos desconfían de ellos, les tienen miedo”, dijo. «Francamente, yo mismo les tengo un poco de miedo en este momento, simplemente porque no sabemos exactamente qué pasó con este motor (del autobús 168)».

Un informe de dilución de combustible para el autobús 168 en el condado de Iredell/NC Watchdog Reporting Network

Los funcionarios no responden, a pesar del peligro

En Statesville, el autobús quemado del distrito ahora se encuentra cubierto en la parte trasera de un lote de mantenimiento.

Según Adams, la compañía no ha venido a inspeccionar su autobús; sólo ha enviado un fotógrafo para hacer fotos.

El autobús no es un espectáculo agradable, dijo el superintendente del distrito de Iredell-Statesville, Jeff James.

“Verlo en realidad te da escalofríos porque un niño podría haber muerto en ese autobús”, dijo James. “No es un momento para comenzar a tratar de protegerse, es un momento para decir: ‘¿Qué pasa? Arreglemos el problema’”.

Pero el motor, como informó el canal WBTV en agosto de 2021, nunca se ha retirado de la producción.

Los funcionarios estatales de educación del Departamento de Instrucción Pública de Carolina del Norte (NCDPI) han declarado varias veces que ellos no llevan la responsabilidad de advertir a otros distritos sobre el peligro potencial, a pesar de que una portavoz del NCDPI le dijo a WBTV el año pasado que su personal estaba investigando el problema.

“Aunque el NCDPI asesora a los distritos sobre el mantenimiento del equipo según el manual oficial de la flota de autobuses escolares de Carolina del Norte, la agencia no cumple supervisión diaria y se refiere a la experiencia y los conocimientos de quienes trabajan con los autobuses”, dijo la portavoz Blair Rhoades en un comunicado en agosto.

“Estos procesos de mantenimiento preventivo implementados, que incluyen análisis de aceite e inspección del nivel y condición del aceite, son para garantizar que los autobuses sean seguros y permitir que los técnicos informen problemas que pueden requerir un monitoreo adicional”, continuó el comunicado. 

“Los distritos deben usar los resultados de estos análisis para tomar decisiones informadas sobre la condición y operación del vehículo”.

Las escuelas de Iredell-Statesville sacaron de circulación sus autobuses con motores Maxx7. Esto significó que el distrito tuvo que encontrar autobuses adicionales con su propio dinero, un precio que vale la pena pagar, dijo James, por la seguridad de los estudiantes.

«Esto es serio. Alguien debe tomarlo en serio desde todos los puntos”, dijo. “Estamos tratando de, supongo, tocar el timbre y decir que hay un problema”.

Esta historia fue reportada y editada conjuntamente por los y las periodistas Kate Martin, Shelby Harris y Ben Sessoms de Carolina Public Press; Sara Coello de The Charlotte Observer; Tyler Dukes y Jordan Schrader de The News & Observer; Nick Ochsner y Joseph Collins de WBTV; Michael Praats de WECT; Travis Fain y Ali Ingersoll de WRAL; y Jason deBruyn de WUNC.


Cómo analizamos cientos de páginas de informes de combustible

A principios del 2022, NC Watchdog Reporting Network solicitó resultados de pruebas de muestras de aceite para autobuses escolares con motores MaxxForce de todos los distritos escolares públicos de Carolina del Norte. Esto se realizó con el fin de examinar los registros en busca de resultados de alta dilución de combustible, que pueden plantear problemas tanto de seguridad como de mantenimiento, según los expertos,

Aproximadamente 24 de los más de 90 sistemas escolares que utilizan motores MaxxForce en sus autobuses proporcionaron registros cuando fueron solicitados.

Los reporteros eliminaron informes de muestra duplicados y cualquier informe de motores que no sean MaxxForce o motores en los cuales la marca y el modelo no eran claros. Luego, los reporteros rastrearon cuántas veces se marcó la dilución del combustible como un problema que requería algún tipo de acción correctiva para mantener el motor. Esas acciones incluyen cambios de aceite o inspecciones adicionales.

Se eliminaron los datos de un sistema escolar determinado si la cantidad de autobuses con motores MaxxForce en los registros no coincidía con la cantidad de autobuses según los datos del Departamento de Instrucción Pública del estado. Esto puede haber indicado brechas de información en las pruebas o la producción de registros.

Los registros resultantes incluyeron unas 350 pruebas de unos 50 autobuses de los sistemas escolares de los condados de Onslow, Brunswick, Northampton, Duplin, Davie, Montgomery, Washington, Martin y del distrito escolar Iredell-Statesville.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *