Viruela del mono

Si no tienes tiempo, lee estas líneas

📌 Circula en Twitter un mensaje que sostiene que “la viruela del mono son los efectos secundarios de las vacunas experimentales asesinas COVID”
📌 Sin embargo, esto es falso ya que la viruela del mono no es una enfermedad nueva, es endémica desde hace al menos 40 años en países de África occidental y central. Es decir, surgió antes que la COVID-19 y el desarrollo de vacunas.
📌 Los síntomas de la viruela del mono -en especial las erupciones cutáneas- no coinciden con los efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19, que en su mayoría son leves y duran entre 48 y 72 horas

Circula en Twitter un mensaje que asegura que “la viruela del mono son los efectos secundarios de las vacunas experimentales asesinas COVID”. Sin embargo, esto es falso.

El tuit cuenta con más de 300 retuits y 700 “me gusta”, según los datos aportados por la propia red social.

Tal como explicó Factchequeado en este artículo, la viruela del mono no es una enfermedad nueva, es endémica; desde hace al menos 40 años en los países de África occidental y central.

Es decir, surgió antes que la COVID-19 y el desarrollo de vacunas contra esta.

Se trata de una zoonosis (enfermedad transmitida entre animales vertebrados y el hombre) provocada por un virus del género Orthopoxvirus.

Aunque produce síntomas y tiene una presentación similar a los de la viruela, enfermedad erradicada desde 1980, presenta menor gravedad, transmisibilidad y mortalidad. 

Los síntomas no coinciden con los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19.

Si bien la enfermedad  se inicia con síntomas similares a los de un cuadro gripal (fiebre y dolor de cabeza), al que se asocia una importante inflamación de los ganglios, posteriormente aparece el síntoma más característico: una erupción en la piel. A menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, particularmente a las manos y los pies. Estas lesiones van pasando por diferentes etapas antes de formar una costra y caer finalmente. El curso de la enfermedad suele durar de 2 a 4 semanas.

En cambio, los efectos secundarios de las vacunas COVID-19 duran entre 48 y 72 hs. Los más frecuentemente reportados, según el último Informe de seguridad en vacunas COVID-19 del Ministerio de Salud de la Nación, fueron fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular o en las articulaciones y dolor en el sitio de inyección.

No se menciona en el informe erupciones en la piel como un posible efecto adverso.

Por su parte, en los informes de farmacovigilancia de la vacunas contra la COVID-19 de Pfizer de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que monitoriza los efectos secundarios tras su administración, aparecen las erupciones cutáneas por reacciones alérgicas como un efecto secundario de la vacuna de Pfizer “poco frecuente”. 

Sin embargo, Rafael Blasco, virólogo del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) de Argentina, cuyo laboratorio trabaja desde hace años con el virus que se usa como vacuna de la viruela, explica que se tratan de características cutáneas muy distintas:

“Las erupciones cutáneas que producen los Poxvirus, como el virus de la viruela y la viruela del mono, tienen un desarrollo muy específico”.

Según el virólogo, estas pústulas “poseen una vesícula con líquido que luego se va desarrollando a costra”. Es algo que no ocurre en ningún caso con las vacunas contra la COVID-19.

__________

Este es un artículo en alianza con Factchequeado, un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos.

Factchequeado

Factchequeado es una iniciativa de Maldita.es y Chequeado para construir una comunidad de hispanos y latinos para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos, la cual hace parte Enlace...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.