fbpx
  • Búsqueda
La pandemia sacude a granjeros en Carolina del Norte, les va mejor a pequeñas empresas

13 sep., 2020

En Good Heart Farm del condado de Chatham hay una operación agrícola familiar. En la fotografía de su puesto en el mercado de agricultores se encuentran (desde la izquierda) Ben Shields, Elliott Shields, Patricia Parker y Abilene Parker. Foto cortesía de Debbie Roos, Extensión Agrícola del Condado de Chatham

Por Jodi Helmer, Carolina Public Press
Carolina Public Press is an independent, in-depth and investigative nonprofit news service for North Carolina.

NORTH CAROLINA, Asheville- Brian Moore no estaba seguro de cómo afectaría la pandemia del coronavirus a su empresa, Moore Farm Inc. Continuó ordeñando una manada de 130 vacas lecheras y plantó acres de maíz, soya, trigo y cebada en su tierra en Mount Ulla, esperando lo mejor.

“El precio de cada producto se desplomó”, dice. A pesar de que Moore ganaba menos por los alimentos que producía, la cooperativa lechera y la fábrica de piensos continuaron comprando su leche y granos, y tenía la capacidad en su granja en el condado de Rowan para almacenar algunos granos cosechados ahí hasta que los precios regresaran a los niveles pre-pandémicos.

En comparación con el costo que COVID-19 ha cobrado en algunas granjas en todo el país, Moore sabe que él ha tenido suerte.

“Para nosotros, todo sigue funcionando con normalidad”, dice.

En la región del Piedmont en el centro del estado, donde las principales operaciones agrícolas van desde la producción de aves de corral y los cereales hasta cultivos de vegetales diversos, el COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, hace que los agricultores se apresuren a mantenerse al día con el panorama cambiante provocado por la pandemia.

Mientras que algunos granjeros se vieron obligados a sacrificar pollos y vender cerdos, botar leche o encontrar nuevos puntos de venta para los acres de frutas y verduras que alguna vez se vendieron a restaurantes que cerraron debido al virus, otros han experimentado un tipo diferente de problema pandémico: una demanda abrumadora de productos frescos y proteínas que eran difíciles de conseguir.

“Los agricultores fueron afectados por el COVID-19”, dijo Kathleen Liang, profesora de agricultura sostenible y directora del Centro de Sistemas de Agricultura Ambiental de la Universidad N.C. A&T en Greensboro.

“Los agricultores son muy resistentes, creativos e innovadores y están adaptados a la pandemia”.

Pequeñas granjas, grandes oportunidades

Liang dijo que las granjas más pequeñas han tenido mejores resultados que las más grandes.cEs decir, Jessica Evans, de Evans Family Farms, ha luchado por alcanzar la demanda de carne de res alimentada con pasto, cerdo de pastoreo y pollos de corral que cría en su granja del pueblo de Mount Ulla, mientras que algunas granjas grandes han enfrentado pérdidas sin precedentes.

Mountaire Farms en Siler City, ante menos demanda de pollos a granel debido al cierre de escuelas y restaurantes, vendió pollo con descuento durante una venta en su planta; y Maxwell Foods, un importante productor de cerdos en Goldsboro, anunció que cerraría sus plantas debido a las pérdidas financieras sufridas durante la pandemia.

“COVID-19 afectó a las granjas comerciales grandes de una manera diferente”, dice Liang. “Sus cadenas de suministro son más complicadas y cada etapa es especializada, y hay más desafíos para depender de una variedad de mano de obra”.

Las grietas en la cadena de suministro impidieron que las grandes granjas llevaran carne y monocultivos al mercado, dejando a los supermercados con estantes vacíos y creando pánico entre los consumidores que se preocupaban por encontrar productos básicos.

Las plantas empacadoras de carne, que se agrupan alrededor del centro del estado, se encuentran entre las operaciones agrícolas más afectadas. Los funcionarios estatales emitieron pautas para las instalaciones de procesamiento de alimentos que incluían prácticas de saneamiento recomendadas y suministros suficientes de equipo de protección personal. Eso incluye guantes y mascarillas, pero los trabajadores reportaron precauciones insuficientes que llevaron a brotes masivos de COVID en las plantas.

Carolina del Norte ha informado grupos de cientos de casos confirmados en plantas procesadoras de carne en varios condados.

A medida que las noticias sobre los brotes aparecieron en los titulares de las noticias, y el cierre de las plantas provocó que los congeladores se vacieran en los supermercados, los consumidores comenzaron a buscar en Google dónde encontrar carne local y recurrieron a los pequeños agricultores locales.

“Hablé con los productores de carne de res en China Grove cuyos teléfonos sonaban sin parar”, dijo Liang sobre los productores de la comunidad entre Salisbury y Kannapolis.

Los agricultores más pequeños también se beneficiaron de la diversificación, según Aaron Moore, agente especializado del área de Extensión Cooperativa de Carolina del Norte para pequeñas granjas en los condados de Union, Stanly y Anson.

En lugar de vender cantidades significativas de una sola cosecha como fresas o melocotones a escuelas o restaurantes, y luego quedarse atascados en un mercado cuando sus clientes experimentaron cierres relacionados con COVID o las cadenas de suministro tuvieron problemas, los agricultores diversificados podrían establecer ventas en la finca y puestos en las carreteras o asistir a los mercados de agricultores para llevar sus productos a los consumidores.

“No ha cambiado mucho en el lado de la producción; todos los cambios se han realizado en el lado del marketing”, dice Moore.

“COVID obligó a los agricultores a cambiar de marcha y buscar nuevos mercados”.

Esos cambios requirieron algunos ajustes y gastos que afectaron a las pequeñas granjas con presupuestos limitados.

Ajustándose a una nueva normalidad

En Good Heart Farm en Pittsboro, Patricia Parker cultiva cosechas de vegetales diversificadas como rábanos, lechuga, brócoli, patatas, cebollas, calabazas, batatas y nabos y vende los productos recién cosechados en el mercado de agricultores de Pittsboro.

La demanda de acciones de agricultura apoyada por la comunidad de primavera llegó a su cima, y Parker se agotó en menos de una hora, aumentando el número de acciones de 65 en 2019 a 85 esta primavera.

Parker plantó más productos y contrató a dos trabajadores agrícolas a tiempo parcial para satisfacer la demanda mientras se ajustaba a los cambios de pedidos en línea y pagos sin contacto. Ella invirtió en nuevo software y absorbió las tarifas comerciales adicionales cobradas por las compañías de tarjetas de crédito. El costo del software supera los $1,800 al año, un gasto significativo para una pequeña granja.

“No era un costo que estábamos planeando, pero tuvimos que cambiar”, dice ella.

Parker, quien también es gerente en Pittsboro Farmers Market, implementó cambios en el mercado para acomodar pedidos anticipados, recolecciones sin contacto, distanciamiento social y mandatos de máscaras.

Los agricultores también se han visto obligados a invertir en equipos como máscaras, guantes y desinfectante de manos y, a menudo, dedican trabajo adicional a abordar los problemas de seguridad alimentaria, envasando productos en bolsas de plástico individuales pre-etiquetadas.

“Obliga a un agricultor que ya tiene poco tiempo a descubrir la logística de cómo hacer cosas como ventas en la granja e invertir en nuevos materiales”, dice Moore.

“Es una cantidad significativa de trabajo y gasto”.

A diferencia de los agricultores de las comunidades costeras y montañosas que a menudo dependen del turismo para generar una parte significativa de sus ventas de temporada a los restaurantes, Moore cree que la mayor densidad de población en el Piedmont facilitó a los agricultores de la región acceder a una base de clientes hambrientos de comida local.

De hecho, algunos de los proveedores que alguna vez viajaron distancias significativas para instalarse en el mercado de granjeros de Pittsboro decidieron no participar este año porque tenían mucha demanda cerca de casa, dice Parker.

“Nuestros proveedores están experimentando mucha más demanda que nunca”, agrega. “Hay más oportunidades para que se conecten con los consumidores de diferentes formas”.

Para todos los desafíos, Moore espera que COVID pueda tener un impacto positivo y duradero en los agricultores de Carolina del Norte.

La pandemia, explica, ha ayudado a los consumidores a conectarse con los agricultores y comprender mejor, y apreciar, el trabajo que hacen para llevar los alimentos de la granja a la mesa.

“Los pequeños agricultores que producen productos locales dependen de la comunidad local”, dice. “Cuando hubo una lucha en la cadena de suministro de alimentos comerciales (debido a COVID-19), nos apoyamos en las granjas locales y los agricultores locales cumplieron con sus objetivos.”

 

Comentar

ALGO SOBRE NOSOTROS

Enlace Latino NC es el primer medio digital de noticias en español sin fines de lucro, sobre política,inmigración y asuntos comunitarios para la comunidad inmigrante latina/hispana en Carolina del Norte

Estamos creando el primer espacio comprometido con nuestros lectores para animarlos a que estén más involucrados en los cambios sociales y económicos que beneficien a su comunidad

Conocer más

Síguenos

Estamos en distintas redes sociales.

Bienvenidos a nuestro newsletter
La Tortilla

Directo a su bandeja de entrada, cada semana recibirás la información más relevante sobre la inmigración y la política local y estatal en Carolina del Norte.