Huracán Ian
Univisión Twitter

San Petersburgo, Florida (AP) – El huracán Ian dejó un rastro de destrucción en el suroeste de Florida, atrapando a la gente en casas inundadas, cortando el único puente a una isla de barrera, dañando el techo de la unidad de cuidados intensivos de un hospital y dejando sin electricidad a 2,5 millones de personas mientras descargaba lluvias en toda la península el jueves.

Uno de los huracanes más potentes que ha azotado nunca a Estados Unidos amenazaba con provocar inundaciones catastróficas en todo el estado.

Los vientos con fuerza de tormenta tropical de Ian se extendieron hasta 665 km, empapando gran parte de Florida y la costa atlántica del sureste.

Huracán Ian, confirma al menos una muerte

Las autoridades confirmaron al menos una muerte por tormenta en Florida.

Un hombre de 72 años fue encontrado muerto a primera hora del jueves en el agua de un canal detrás de su casa en Deltona, cerca de Daytona Beach, dijo la Oficina del Sheriff del Condado de Volusia en un comunicado.

Dijo que parecía estar usando una manguera para drenar su piscina en el amplio canal y cayó por una pendiente que era «extremadamente suave y resbaladiza debido a la fuerte lluvia».

Le puede interesar:

Puede haber más fallecidos

Otro sheriff de Florida dijo que creía que el número de muertos sería «de cientos». El sheriff del condado de Lee, Carmine Marceno, dijo al programa «Good Morning America» de la cadena ABC que su oficina estaba recibiendo miles de llamadas al 911 de personas que necesitaban ser rescatadas en el condado que incluye Fort Myers, pero que las carreteras seguían siendo intransitables y los puentes están comprometidos.

«Nos aplastó», dijo Marceno. «Todavía no podemos acceder a muchas de las personas que lo necesitan».

El alcalde de Fort Myers, Kevin Anderson, dijo al programa «Today» de la NBC que no le habían informado de ninguna muerte en la ciudad.

Dijo que Ian fue, con mucho, la peor tormenta que ha presenciado desde que llegó a la zona en la década de 1970.

«Ver el agua desde mi condominio en el corazón del centro de la ciudad, ver cómo subía el agua e inundaba todas las tiendas del primer piso, fue desgarrador», dijo Anderson.

«Un día difícil»

Los equipos de emergencia serraron entre los árboles derribados para llegar a las personas que se encontraban en las casas inundadas, pero sin electricidad y prácticamente sin servicio de telefonía móvil, a muchas personas les resultó imposible pedir ayuda desde las zonas costeras más afectadas por la marejada.

«Las torres portátiles están en camino para el servicio celular. Lo más probable es que sus seres queridos no tengan capacidad para ponerse en contacto con usted», dijo la oficina del sheriff en el condado de Collier, que incluye a Naples.

«Podemos decirles que a medida que la luz del día revela las consecuencias, va a ser un día difícil».

Ian, tormenta tropical

El Centro Nacional de Huracanes dijo que Ian se convirtió en una tormenta tropical sobre tierra a primera hora del jueves.

Se espera que recuperara su fuerza de huracán después de emerger sobre las aguas del Atlántico cerca del Centro Espacial Kennedy más tarde en el día, con Carolina del Sur en su punto de mira para un segundo toque de tierra en Estados Unidos.

Una franja de la costa del Golfo seguía inundada por el agua del océano, empujada a tierra por la enorme tormenta.

«Inundaciones graves y potencialmente mortales por mareas de tempestad de entre 2,5 y 3 metros sobre el nivel del suelo, junto con olas destructivas, están en curso a lo largo de la costa del suroeste de Florida, desde Englewood hasta Bonita Beach, incluyendo Charlotte Harbor», dijo el centro de huracanes con sede en Miami.

Evacuan pacientes de hospital

Un trozo de la calzada de Sanibel cayó al mar, cortando el acceso a la isla de barrera donde viven normalmente 6.300 personas.

Es imposible saber cuántas personas cumplieron las órdenes de evacuación obligatoria tras el paso de la tormenta.

En Port Charlotte, la marejada inundó la sala de urgencias de un hospital incluso cuando los fuertes vientos arrancaron parte del techo de su unidad de cuidados intensivos, según un médico que trabaja allí.

El agua cayó a borbotones sobre la UCI, lo que obligó a evacuar a sus pacientes más enfermos -algunos con respiradores- a otras plantas, dijo la doctora Birgit Bodine, del HCA Florida Fawcett Hospital.

El personal utilizó toallas y cubos de plástico para intentar limpiar el desastre.

El hospital, de tamaño medio, tiene cuatro plantas, pero los pacientes se agolparon en dos debido a los daños, y se esperaba que hubiera más heridos por la tormenta que necesitaran ayuda.

«Mientras nuestros pacientes estén bien y nadie acabe muriendo o teniendo un mal resultado, eso es lo que importa», dijo Bodine.

Florida Turnpike cerrada hasta que baje el agua

La Patrulla de Carreteras de Florida cerró un tramo de la Florida Turnpike, principal arteria del centro del estado, en la zona de Orlando debido a las importantes inundaciones y dijo que permanecerá cerrada hasta que baje el agua.

Las fuerzas de seguridad de la cercana ciudad de Fort Myers recibieron llamadas de personas atrapadas en casas inundadas o de familiares preocupados.

También se publicaron súplicas en las redes sociales, algunas de ellas con vídeos que mostraban cómo el agua cubierta de escombros chapoteaba hacia los aleros de sus casas.

Brittany Hailer, una periodista de Pittsburgh, se puso en contacto con los equipos de rescate para hablar de su madre en North Fort Myers, cuya casa quedó anegada por 1,5 metros de agua.

«No sabemos cuándo va a bajar el agua. No sabemos cómo van a salir, sus coches están destrozados», dijo Hailer. «Su única forma de salir es en un barco».

Ian, fuerza de categoría 4 al tocar tierra

El huracán Ian convirtió las calles en ríos y derribó árboles al azotar el miércoles el suroeste de Florida con vientos de 241 kph (150 mph), empujando un muro de mareas de tempestad.

La fuerza de Ian al tocar tierra era de categoría 4, lo que lo convertía en el quinto huracán más fuerte, medido por la velocidad de los vientos, que ha azotado a Estados Unidos.

El centro de Ian tocó tierra a más de 160 kilómetros al sur de Tampa y San Petersburgo, evitando que la densamente poblada zona de la bahía de Tampa sufriera el primer impacto directo de un gran huracán desde 1921.

AP News

Agencia de noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *