• Búsqueda
Cómo el odio llega a un punto de inflexión: Mexicanos en el menú

7 agto., 2019


Puedes ver este fenómeno en una cárcel. Un tipo en la Unidad H sería agarrado a golpes con un cinturón de pesas y terminaría en un hospital con daño ocular y sin dientes.

Un par de semanas después, un tipo en la Unidad I sería atacado por tres prisioneros con cuchillos en el tercer piso, pero el novio de la víctima correría hasta allí con una silla plegable de metal y cambiaría el rumbo de la pelea. Un tipo sería golpeado en la cabeza con una silla, perdería su cuchillo y sería arrojado del tercer nivel. La víctima inicial tomaría el cuchillo caído y comenzaría a apuñalar a uno de sus atacantes. En el combate cuerpo a cuerpo, el segundo atacante sería estrangulado con la silla y también terminaría en el hospital. El tercer atacante que empuñaba un cuchillo eventualmente sería apuñalado y aprendería la dura lección de que no es bueno cuando son los conejos los que tienen la escopeta.

Una semana después, el Espíritu del Caos continuaría su rumbo y la violencia se mudaría al lado. Un prisionero en la Unidad J sería apuñalado 32 veces. Después de múltiples cirugías, sobreviviría, perdería un riñón, un dedo y 150 libras. Apenas esquivó ser asesinado.

Por supuesto, ya imaginas a dónde va esta historia. A la siguiente Unidad. Ese Espíritu Oscuro seguiría su camino.

Al igual que la maldad se inició en ese primer estallido de violencia improvisada con el cinturón de pesas y se hizo más grande, le crecieron las piernas y se movió al lado. Luego se tornó peor con el segundo choque de hombres y cuchillos, con ello creció el deseo de más sangre en la siguiente Unidad, y finalmente se hizo tan poderoso que aumentó la velocidad de esa violencia.

En la Unidad K. Dentro de una semana, un prisionero sería asesinado en su cama. “Dead Eye” me dijo que un guardia le contó que dejaron los ojos del muerto sobre sus mejillas.

Todos lo vimos venir. Hablamos sobre ello. Como si algo malévolo se moviera a través de las paredes y Unidades y todos esperáramos que no nos eligiera para aterrizar. Pero todos sentimos que era inevitable. Entrenados como estábamos para saber cómo la inseguridad acecha en cada corazón y puede convertir hasta a un niño en un misil letal si se dirige a alguien con la velocidad y odio adecuados. Sabíamos que el miedo aumentaba y que la temperatura subía para que la violencia se volviera más sangrienta. Y más rápida.

Muchas veces he sentido este tipo de punto de inflexión violento. Empecé a robar un banco a la vez. Seguí robando un banco a la vez, pero con mayor frecuencia. Entonces, un día robé dos bancos el mismo día. Finalmente robé un banco y luego el de al lado, antes de llegar a mi auto, con la policía en camino. Supongo que la vez en que robé cuatro bancos en un día era inevitable.

En algún momento temprano en cada Revolución o Guerra Civil en la historia, todos llegaron a un punto de inflexión donde las cosas simplemente tenían que suceder. Sin poder dar vuelta atrás. No hay tal cosa como un nacimiento inverso. El reloj había sido puesto en marcha, así que no había nada que hacer más que esperar para verlo avanzar. La Reforma estuvo a punto de darse durante un par de cientos de años antes de que finalmente estallara con Lutero. Las condiciones estaban establecidas. Entonces sonó la alarma.

La física de la ira, la propulsión del caos que desata, lleva mucho tiempo para que se consuma una vez desatada. Las sociedades se desmoronan de manera sangrienta y terrible y el caos se vuelve jodidamente gótico. Luego los vecinos que sobreviven regresan a casa y reparan lo que a quedado. Hasta la próxima gran caída. Piensa por ejemplo en Ruanda. O la guerra de Bosnia. Todo se desmorona. El centro no puede aguantar. Cenizas a las cenizas. Todos caemos.

Creo que hemos llegado a un punto de inflexión en este país. La fragilidad del ego masculino blanco ha llegado a un punto de inflexión, por lo que continuarán apuntándonos con la punta de su arma hasta que la nación termine en otra guerra civil y un grupo de nosotros esté muerto y los sobrevivientes simplemente se cansen de toda la matanza.

Como en la prisión, después del asesinato de la Unidad K, las tensiones disminuyeron en la prisión por un tiempo. Todos tomaron una larga respiración colectiva. Excepto el muerto. No más respiraciones para él. Afortunadamente, para él, solo los muertos conocen el fin de los conflictos y las guerras civiles.

Lamento decirlo, pero en este país el tinte ha sido lanzado. Es inútil que las ovejas aprueben resoluciones a favor del vegetarianismo si los lobos y los leones tienen otra opinión al respecto. Y los supremacistas blancos con trescientos millones de armas en este país tienen otra opinión. Entonces no habrá leones durmiendo con los corderos en el corto plazo. A menos que por cordero te refieras a los tacos de carnitas de cordero. Entonces sí, eso es lo que hay en el menú. Carne mexicana.

Translation by Oscar Arteta for Ethnic Media Service

Sobre el autor:

Joe Loya/EMS

Fue editor colaborador durante mucho tiempo del Pacific News Service a fines de la década de 1990 y principios de la década de 2000. Es el autor de las memorias aclamadas por la crítica: The Man Who Outgrew His Prison Cell: Confessions of a Bank Robber/El hombre que superó su celda de prisión: confesiones de un ladrón de bancos. Escribió esta pieza periodística a raíz del tiroteo masivo en El Paso

Comentar

ALGO SOBRE NOSOTROS

Enlace Latino NC es el primer medio digital en español sin fines de lucro, sobre política, Gobierno, inmigración, asuntos comunitarios y estatales para la comunidad inmigrante latina/hispana en Carolina del Norte

Estamos creando el primer espacio comprometido con nuestros lectores para animarlos a que estén más involucrados en los cambios sociales y económicos que beneficien a su comunidad

Conocer más

Síguenos

Estamos en distintas redes sociales.

Bienvenidos a nuestro newsletter
La Tortilla

Directo a su bandeja de entrada, cada semana recibirás la información más relevante sobre la inmigración y la política local y estatal en Carolina del Norte.