Trabajadores del Gobierno

Washington, (EFE) – El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que obligará a todos los trabajadores de su Gobierno a demostrar que están vacunados.

Esto, si no quieren someterse a pruebas de Covid-19 regularmente. No descartó que pueda imponer en el futuro un mandato de vacunación a nivel nacional.

El anuncio de Biden, que también pidió al Pentágono obligar a vacunarse a todos los militares del país, coincide con un preocupante aumento de casos de covid-19 vinculado al avance de la variante delta en Estados Unidos.

El resurgimiento de casos, está obligando a dar marcha atrás a algunas medidas de reapertura.

“Vamos a pedir a todos los empleados del Gobierno federal que demuestren su estatus de vacunación”, dijo Biden durante un discurso en la Casa Blanca.

Vacunas o tests

Quienes no proporcionen esa prueba deberán llevar una mascarilla al trabajo y someterse a tests de forma semanal o incluso dos veces por semana

Además de mantener distancias físicas y tener prohibido, en general, participar en viajes oficiales, explicó el presidente.

La medida se aplicará a los más de 4 millones de trabajadores federales en suelo de Estados Unidos.

Y también en el resto del mundo, y se implementarán estándares similares para todos los contratistas de la Administración,

“Si usted quiere hacer negocios con el Gobierno federal, vacune a sus trabajadores”, subrayó Biden.

Impulsar campaña de vacunación

El anuncio supone un intento de Biden de aprovechar al máximo su autoridad para impulsar la campaña de vacunación en Estados Unidos.

Esta, se ha ralentizado notablemente en los últimos dos meses, con apenas 49 % de la población inoculada con la pauta completa.

Como presidente, Biden puede imponer unilateralmente un mandato a los trabajadores de su Gobierno.

Pero hasta ahora la Casa Blanca había asegurado que no tenía legalmente el poder de hacer lo mismo para obligar a todos los estadounidenses a vacunarse.

¿Un mandato nacional?

Sin embargo, el propio Biden contradijo a sus asesores y dejó la puerta abierta a la posibilidad de encontrar una vía para imponer ese mandato a nivel nacional.

“La cuestión es si el Gobierno federal puede ordenarlo a todo el país. Aún no lo sé”, afirmó el presidente en respuesta a la pregunta de una periodista.

Por ahora, el presidente indicó que los estados, localidades y empresas sí tienen el poder, según el Departamento de Justicia, de imponer mandatos de vacunación en sus jurisdicciones, y dijo que le “gustaría” ver que eso ocurra cada vez más.

Idea polémica

Aunque la idea de obligar a la vacunación es muy polémica en un país como Estados Unidos, donde la libertad individual se valora enormemente, cada vez más empresas se están planteando la idea.

Esta semana, compañías como Google, Facebook o Lyft exigieron que todos los trabajadores que vuelvan a sus oficinas estén vacunados.

La Casa Blanca confía en que el mandato a los empleados federales anunciado por Biden inspire a más empresas a seguir ese ejemplo.

No está claro cuántos trabajadores del Gobierno están ya vacunados, pero el anuncio de Biden generó críticas en algunos sectores del personal federal.

Entre ellos el sindicato de empleados del servicio postal y una asociación de agentes de seguridad y aplicación de la ley.

“Una tragedia estadounidense”

Biden insistió sin embargo en la necesidad de tomar medidas como esta, dada la expansión de la variante delta, que representa ya al menos el 83 % de los casos secuenciados en EE.UU.

Lo que ha generado un aumento notable de los contagios y hospitalizaciones en las últimas semanas.

“Esta es una tragedia estadounidense. Está muriendo gente que no tendría por qué morir, y seguirán muriendo”, lamentó.

El mandatario también pidió al Pentágono que examine “cómo y cuándo añadirán la vacuna contra la covid-19 a la lista de las requeridas” para los miembros de las Fuerzas Armadas, explicó la Casa Blanca en un comunicado.

Más del 70 % de los militares estadounidenses están ya completamente vacunados, según datos del Pentágono, una proporción muy superior al 49 % de la población general de Estados Unidos que ha recibido la pauta completa.

 100 dólares por vacunarse

Además, Biden propuso que los estados, territorios y localidades ofrezcan una recompensa de 100 dólares a quienes se vacunen, aprovechándose de los fondos contenidos en el paquete de rescate aprobado por el Gobierno.

Es una iniciativa que por ejemplo ya adoptó el miércoles la ciudad de Nueva York, que dará los 100 dólares en efectivo a cualquier residente que vaya a un centro municipal a ponerse la primera dosis de la vacuna.

“Si los incentivos nos ayudan a vencer a este virus, creo que deberíamos usarlos”, afirmó el presidente, al asegurar que ese tipo de programas que han lanzado estados y empresas “están funcionando”.

Cambio de directrices

Las medidas se anunciaron dos días después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) cambiaran sus directrices y recomendaran a quienes estén vacunados que vuelvan a llevar mascarilla en espacios interiores y públicos en la mayor parte del país.

El cambio se debió a la aparición de nuevos estudios “preocupantes”, que indican que “en casos excepcionales, algunas de las personas vacunadas e infectadas con la variante delta pueden ser contagiosas”, explicaron los CDC.

Emprendedor y cofundador de Enlace Latino NC. Periodista argentino con más de 20 premios nacionales de periodismo por la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas de los Estados Unidos (NAHP).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *