Roe vs Wade mitos sobre el aborto

El medio Politico filtró este 2 de mayo que la mayoría de jueces de la Corte Suprema piensa votar a favor de revocar la sentencia ‘Roe contra Wade’ que permite el aborto legal en todo el país desde 1973.

Se ha reabierto así el debate sobre el aborto en Estados Unidos, que es legal entre la semana 13 y la 25, dependiendo del Estado y con algunas limitaciones.

Aquí presentamos algunas afirmaciones y mitos sobre la interrupción voluntaria del embarazo que se desmienten con datos. 

MITO 1:  La mayoría de los estadounidenses quieren revocar la sentencia ‘Rode contra Wade’ e ilegalizar el aborto

REALIDAD: Aproximadamente 6 de cada 10 estadounidenses está a favor del aborto en todos o en la mayoría de los casos

Según  los datos publicados en 2021 por el Pew Research Center, el 59% de los adultos estadounidenses encuestados afirma que el aborto debería ser legal en todos o en la mayoría de los casos; mientras que el 39% piensa que las interrupciones voluntarias del embarazo deberían ser ilegales en todos o en la mayoría de los casos.

Una nueva encuesta concluyó en sus resultados que la distancia entre posiciones se ha incrementado.  Esta encuesta fue realizada entre el 7 y el 13 de marzo de 2022, también por el Centro Pew.

Aproximadamente 6 de cada 10 estadounidenses, el 61%, está a favor del aborto en todos o en la mayoría de los supuestos. El 37% se posiciona en contra en todos o en la mayoría de los casos.

MITO 2: Abortar es peligroso para la madre en cualquier contexto 

REALIDAD: Según la OMS, abortar es seguro cuando se usa un método recomendado y adecuado practicado por una persona con los conocimientos necesarios 

La posición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto a la interrupción del embarazo es clara: “El aborto es un procedimiento médico habitual.

Es seguro cuando se utiliza un método recomendado por la OMS, que resulta también adecuado teniendo en cuenta el tiempo de embarazo; y lo practica una persona que posee los conocimientos necesarios”.

En relación a la supuesta peligrosidad del aborto en términos generales, también se asegura que la mortalidad materna aumenta en los países que legalizan las interrupciones voluntarias del embarazo. Eso no es cierto.

Según un estudio publicado en 2021 en 2018 sólo se identificaron dos muertes relacionadas con el aborto legal. El estudio fue con datos de los Centros para el  Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos; los CDC son los encargados de vigilar los abortos inducidos legales y la cantidad de muertes relacionadas con estos procedimientos.

Para el periodo entre 2013 y 2018 -último año para el que se revisaron los datos de dicho estudio-, la tasa nacional de letalidad por aborto inducido legal en Estados Unidos fue de 0,41 muertes por cada 100.000 abortos legales informados.

En todo caso, la OMS remarca que abortar no es peligroso siempre que se realice en las condiciones óptimas. Advierte de que hacerlo en circunstancias inseguras afecta al bienestar físico y psíquico de las mujeres. Datos de este organismo afirman que cada año, entre el 4,7% y el 13,2% de las muertes maternas se deben a un aborto peligroso.

MITO 3: La mayoría de las mujeres abortan cuando el embarazo ya está avanzado 

REALIDAD: El 92% de los abortos realizados en 2019 fueron con menos de 13 semanas de gestación 

Otra de las premisas utilizadas en contra del aborto es que “la mayoría de las mujeres interrumpen sus embarazos cuando ya están avanzados”. Esto es falso. 

Según las últimas cifras disponibles sobre la vigilancia del aborto de los CDC, correspondientes a 2019, el 92% de los abortos en Estados Unidos se realizaron con menos de 13 semanas de gestación; es decir, durante el primer trimestre. De este 92%, casi el 40% se interrumpió con anterioridad a la semana número 13, concretamente entre la séptima y la novena semana.

MITO 4: Legalizar el aborto provoca que las mujeres aborten más 

REALIDAD: Aunque en los 80 tras la aprobación de Roe contra Wade los abortos aumentaron significativamente, desde los años 90 hasta ahora el número de abortos ha disminuido a niveles por debajo de los de 1973

Si nos fijamos en Estados Unidos, las cifras oficiales de interrupciones voluntarias de embarazdos recogidas por el Instituto Guttmacher (organización que defiende los derechos reproductivos incluyendo el acceso al aborto seguro y legal), muestran que, aunque desde 1973 -cuando se aprobó la sentencia ‘Roe contra Wade’– y durante la década de los 80 aumentaron las interrupciones del embarazo, desde 1990 el número de abortos ha disminuido en el país a niveles por debajo de antes de su legalización.

La misma tendencia se registra en otros países que han legalizado la práctica.

A nivel mundial, actualmente existen 73 países (tras la incorporación de San Marino) que permiten abortar de manera libre, según las cifras del Center for Reproductive Rights.

A nivel global, entre 1990 y 1994 hubo 79 embarazos no deseados y 40 abortos por cada 1.000 mujeres, mientras que entre 2015 y 2019, con el aborto despenalizado en 14 países más, los datos de Statista muestran que hubo 64 embarazos no deseados y 39 abortos por cada 1.000 mujeres en edad reproductiva. 

Investigadores del Instituto Guttmacher de Nueva York y de la OMS concluyeron asimismo en un estudio publicado en The Lancet en 2016 que las tasas de aborto “han disminuido significativamente” desde 1990 en el mundo desarrollado, en donde se han legalizado mayoritariamente las interrupciones voluntarias del embarazo, pero no en países en desarrollo en los que continúa prohibido.

Estimaciones del número de abortos por regiones entre 1990 y 2014. Fuente: The Lancet

Esto muestra que la aprobación de leyes que legalizan el aborto no aumenta el número de mujeres que deciden abortar a nivel global. 

MITO 5: Las personas religiosas no abortan

REALIDAD: En 2014, el 37% de las mujeres que abortaron se declararon católicas y evangélicas

Las cifras del antes mencionado Instituto Guttmacher analizan también las afiliaciones religiosas de las personas que abortan.

En 2020 esta organización pro-choice publicó un análisis desglosado sobre las religiones con las que se identificaban las personas que han usado alguna vez métodos anticonceptivos o han abortado.

Según las últimas cifras disponibles, correspondientes al año 2014, las mujeres que interrumpieron su embarazo se declaraban como protestantes (17%), evangélicas (13%) y católicas (24%).

Sólo el 38% de las personas que habían interrumpido su gestación aseguraban no tener ninguna afiliación religiosa. 

El Instituto Guttmacher también analizó las identidades de género de las mujeres que abortaron.

En 2017, año en el que según los CDC se produjeron 612.719 abortos, entre 462 y 530 de las interrupciones correspondieron a personas transgénero o no binarias; esto es, entre el 0,08% y el 0,09% del total.

Factchequeado

Factchequeado es una iniciativa de Maldita.es y Chequeado para construir una comunidad de hispanos y latinos para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos, la cual hace parte Enlace...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.