aviso de nota de factchequeado

No tienes tiempo, lee estas líneas

📌Donald Trump y sus aliados han iniciado 64 causas judiciales reclamando fraude en las elecciones presidenciales de 2020. En 63 de ellas, perdieron.
📌El único proceso judicial en que una corte le dio la razón al equipo de Trump tampoco supone que haya habido fraude; se pidió apartar algunos votos por correo en Pennsylvania.
📌El Departamento de Justicia declaró las elecciones de 2020 como “las más transparentes de la historia”. El fiscal general, William Barr, nominado al puesto por el propio Trump, lo ha repetido en reiteradas ocasiones.

En las audiencias del comité formado para investigar y esclarecer responsabilidades en el ataque al Capitolio, el 6 de enero de 2021, más de una docena de testigos han dado cuenta de cómo advirtieron al republicano Donald Trump, entonces presidente de Estados Unidos, de que había perdido las elecciones frente al demócrata Joe Biden. 

Sin embargo, el magnate neoyorquino hizo lo que advirtió que haría de no ganar la elección el 3 de noviembre de 2020. Reclamó -pública y judicialmente- que no fue derrotado, sino que hubo un gran fraude electoral.

Casi dos semanas después, el 15 de noviembre, Donald Trump reclamaba en un tuit (aquí archivado) que fue una “elección amañada”, y que “ganarían”.

Dos años después, ninguna corte del país ha considerado que en el proceso electoral de 2020 haya habido fraude.

63 derrotas en 64 causas judiciales: los alegatos de Trump sobre presunto fraude electoral

En cuanto comenzaron a conocerse los resultados de las últimas elecciones presidenciales, Trump y su equipo iniciaron una serie de procesos judiciales con reclamos sobre presunto fraude electoral.

Estos se centraron en cinco estados que habían cambiado al Partido Republicano por el Demócrata respecto a los comicios presidenciales de 2016. Arizona, Georgia, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin; además de Nevada.

Las causas judiciales llegaron a ser 64, y Trump y sus allegados tan solo obtuvieron una victoria, hecho que no cambió ningún resultado.

Tampoco en esa causa que ganó el ex presidente se determinó que hubiese habido fraude electoral de ninguna clase.

Te puede interesar: Una mirada a los votantes latinos de Carolina del Norte

7 de noviembre de 2020 en Pennsylvania: la única “victoria” judicial de Trump, que no estableció que hubo fraude

Las elecciones de 2020 fueron el primer proceso en el que se permitía en Pennsylvania el voto a distancia, por correo convencional, sin necesidad de presentar una razón que excusara al votante de ir al centro electoral.

3 millones de solicitudes de voto por correo se presentaron hasta el 27 de octubre de 2020, última fecha habilitada para hacerlo. De ellos, 2.6 millones fueron emitidos.

Después del 3 de noviembre ingresaron 10,000 votos ante la Junta Electoral de Pennsylvania, según se reportó desde ese ente una semana después.

Ante el elevado número de solicitudes de voto a distancia, la Secretaría de Estado de Pennsylvania ya había resuelto, el 28 de octubre, que aquellos que se recibieran después del día de las elecciones serían apartados, sin entrar en el conteo final anunciado el 7 de noviembre.

Además, tras la denuncia de Trump, el juez conservador Samuel Alito, de la Corte Suprema, resolvió en una orden individual, que los votos que llegaron después de la jornada electoral se mantuvieran por separado, sin entrar en el conteo final anunciado el 7 de noviembre

Aún sin ninguno de los votos por correo, Joe Biden ganó el estado con una diferencia de 81,660 votos

En su cuenta de Twitter, el entonces presidente Trump denunciaba sin pruebas irregularidades en el proceso electoral de Pennsylvania .

Factchequeado accedió a la cuenta a través del  buscador de la organización sin ánimos de lucro Internet Archive, dado que la red social suspendió permanentemente el perfil del expresidente luego de que llamara “patriotas” a los participantes de la turba que atacó el Capitolio el 6 de enero de 2021. Twitter alegó que Trump violaba las reglas de la plataforma y que esos tuits representaban un riesgo de incitación a la violencia.

El Departamento de Justicia no encontró pruebas de fraude electoral

Casi un mes después de los comicios, el 1 de diciembre de 2020, el fiscal general de la Nación, William Barr, dijo en una entrevista con Associated Press que “las autoridades no han encontrado evidencia de fraude que hubiera cambiado el resultado de las elecciones”. 

Barr fue nominado en diciembre de 2018 por Donald Trump para fungir como fiscal general.

En qué consisten los casos reclamados por Trump

Así como en Pennsylvania Trump inició una batalla judicial relacionada con el voto por correo, el expresidente ha utilizado el mismo argumento en Arizona, Georgia, Michigan, Nevada y Wisconsin.

Otras causas, presentadas en Arizona, Georgia y Michigan denuncian la manipulación sobre las máquinas de conteo de la empresa Dominion, cuyos servicios fueron utilizados en 28 estados, aunque no en todos sus condados.

El 12 de noviembre de 2020, vía Twitter (aquí archivado), Trump reclamó que 2.7 millones de votos en su favor fueron borrados por las máquinas de Dominion y que, a cambio, se añadieron 435,000 al conteo de Biden. Eso se demostró que era falso. 

También inició procesos judiciales sobre el trabajo de los observadores electorales en Georgia, Nevada y Pennsylvania. 

Ningún tribunal dio la razón a Trump en esos 63 casos judiciales.

En las elecciones de 2020, condados de 28 estados utilizaron las máquinas de la empresa Dominion, con su software correspondiente, para llevar a cabo el conteo de votos.

Rudy Giuliani y Sidney Powell, abogados de Trump, acusaron sin pruebas a la empresa de haberse aliado con el desarrollador de software Smartmatic, el magnate George Soros y el gobierno de Venezuela para alterar los resultados recogidos por su máquinas y así evitar que Trump ganara las elecciones.

En total presentaron cuatro acusaciones ante cortes federales. En ningún caso se les dio la razón.

Dominion emprendió acciones legales por difamación en contra de Giuliani y Powell. Hasta el 21 de julio, según queda constancia en Court Listener, la base de datos de procedimientos jurídicos de la organización no gubernamental Free Law Project, ambas causas continúan abiertas, sin sentencia aún. 

Dentro de la documentación presentada aparece un memorándum, de noviembre de 2020, que revela que el equipo de Trump sabía que las acusaciones contra la empresa no tenían fundamento.

Dominion también emprendió acciones legales (aún en curso) contra el empresario Michael Lindell, director ejecutivo de la compañía de almohadas MyPillow, Inc. y uno de los principales defensores de Trump

En total, las demandas por difamación contra Powell, Giuliani y Lindell suman USD 1,300 millones.

El 22 de noviembre de 2020, Sidney Powell fue destituida del equipo de campaña de Trump. En 2022, el 8 de marzo, el Colegio de Abogados de Texas abrió un expediente disciplinario en su contra por “mala conducta profesional”, esto a raíz de su defensa al expresidente republicano.

En el caso de Giuliani, el 24 de junio de 2021, la Corte Suprema del estado de Nueva York lo suspendió de la práctica legal por “sus declaraciones sobre la derrota electoral de Donald Trump”. 

El 3 de junio de 2022, la Agencia de Ciberseguridad (CISA, del inglés Cybersecurity & Infrastructure Security Agency), dependencia del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, del inglés Department of Homeland Security) hizo público un boletín en el que declaran que “aunque existen vulnerabilidades que han de ser mitigadas lo antes posible, no se ha encontrado evidencia de que estas hayan sido explotadas en ningún proceso electoral”.

El abogado Giuliani aseguraba el 13 de noviembre de 2020 que “el software de Dominion fue desarrollado por ingenieros venezolanos”. De acuerdo con Giuliani, la empresa sería propiedad de otra corporación, Smartmatic, cuyos dueños, según su versión, serían oriundos de Venezuela y allegados a Hugo Chávez, en su momento, y a Nicolás Maduro después.

Smartmatic, en una información que continúa publicada en su página web, aclara que no tiene ningún nexo con Dominion; la única vez en que se dio algún tipo de colaboración fue en las elecciones generales de 2009 de Filipinas, en las que utilizaron máquinas desarrolladas por Dominion.

En las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020, Smartmatic prestó sus servicios en tan solo un condado del país: Los Ángeles, California. Dominion no estuvo presente ahí.

Finalmente, explican que, aunque sus fundadores son venezolanos -que continúan como altos directivos-, la compañía se formó en Boca Ratón, Florida, donde mantiene sus oficinas.

Niegan, además, cualquier vínculo con el gobierno de Venezuela “y de cualquier otro país”.

Smartmatic demandó ante la Corte Suprema del Condado de Nueva York, en febrero de 2021, a Giuliani, Powell, la cadena privada de televisión FOX News y a tres presentadores de esta: Lou Dobbs, Maria Bartiromo y Jeanine Pirro.

La demanda de parte de la compañía de software es por difamación, y piden USD 2,700 millones en compensación.

Giuliani presentó una contrademanda el 15 de junio de 2022, en la que exige que Smartmatic se haga cargo de sus gastos de representación legal.

El proceso sigue en curso.

Georgia: el estado que investiga a Trump por intentar manipular las elecciones de 2020

En su libro Integrity Counts, el secretario de estado de Georgia, Brad Raffensperger, dijo que durante la jornada electoral de 2020 recibió una llamada de Trump pidiéndole “encontrar 11,780 votos” que le habrían dado la victoria en dicho territorio. El medio The Washington Post hizo públicos tanto el audio de dicha conversación como una transcripción de la misma el 5 de enero de 2021.

A raíz de ello, la fiscal de distrito del Condado de Fulton (Atlanta, Georgia), Fani Willis, ordenó la conformación de un gran jurado (grand jury, en inglés) para investigar dichas acciones de Trump como un “hecho criminal” que habría intentado manipular el curso electoral en dicho estado.

El jurado quedó conformado el 2 de mayo de 2022, y el 1 de junio comenzó a operar.

El 20 de julio se notificó a Giuliani que deberá comparecer ante el gran jurado de Atlanta bajo la existencia de “indicios de haber cometido conspiración” a través de acciones, aún por hacerse públicas, que habrían buscado incidir en el resultado electoral para favorecer a Trump.

___________________________________

Este es un artículo en alianza con Factchequeado, un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos.

Factchequeado

Factchequeado es una iniciativa de Maldita.es y Chequeado para construir una comunidad de hispanos y latinos para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos, la cual hace parte Enlace...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.