Mujer embarazada en el borde de una cuna
Imagen cortesía de Factchequeado

No tienes tiempo, lee estas líneas

📌La inducción del parto es un procedimiento destinado a desencadenar contracciones uterinas y en gestaciones de bajo riesgo, no hay ningún motivo para hacerlo, explicó el ginecólogo Vicent Carmona.
📌Algunas webs señalan que los pimientos de cayena, el curry en polvo o el ajo pueden ayudar a inducir el parto, pero no hay evidencias científicas de que este método funcione.
📌Un metaanálisis difundido en The Journal of Sexual Medicine indica que en mujeres con embarazos de feto único, en posición cefálica (cuando el bebé se encuentra con la cabeza hacia abajo) y de bajo riesgo, las relaciones sexuales no aumentan significativamente la incidencia del inicio espontáneo del parto.

Algunas mujeres intentan acelerar el parto para aliviar las molestias del embarazo, según una investigación publicada en la revista Birth: Issues in Perinatal Care.

En Internet, circulan múltiples métodos que supuestamente sirven para eso: desde mantener relaciones sexuales a comer alimentos picantes, la acupuntura o la hipnosis.

Pero no hay evidencias de que funcionen. Además, nunca se debería intentar inducir el parto sin la supervisión de un especialista.

La inducción del parto se plantea cuando la salud de la madre o el feto están en riesgo

La inducción del parto es un procedimiento destinado a desencadenar contracciones uterinas.

El ginecólogo Vicent Carmona explica a Maldita.es, uno de los medios cofundadores de Factchequeado, que en gestaciones de bajo riesgo, no hay ningún motivo para llevarlo a cabo. 

En las de alto riesgo, “son los propios profesionales los que han de determinar el momento en el que es recomendable adelantar el parto (inducirlo de forma artificial) para intentar minimizar posibles problemas para la madre o para el feto”.

“Sin duda, es preferible el inicio espontáneo del parto, con la presencia de contracciones que cada vez van siendo más regulares e intensas y que conducen a la dilatación del cuello del útero”, señalan desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Pero cuando esta situación no se produce, bien porque el embarazo se prolonga más allá de lo recomendable o porque surgen complicaciones por las que es aconsejable finalizar la gestación, se suele inducir el parto.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) señala que el parto se puede inducir cuando el embarazo ha durado más de 42 semanas, si hay problemas con la placenta, ante una infección del útero o si la madre ha tenido diabetes gestacional.

Quizás te interese: ¿Cuáles son los programas públicos de seguro médico en NC?

No hay evidencias de que las relaciones sexuales puedan adelantar el parto

Varias páginas de Internet indican que mantener relaciones sexuales sirve para inducir el parto.

Pero, en realidad, no hay evidencias de que sea así, según cuenta a Maldita.es el ginecólogo Pablo Tobías.

Las prostaglandinas son unas sustancias similares a las hormonas que elabora el cuerpo y que intervienen en el parto.

La idea de que las relaciones sexuales pueden adelantar este proceso podría provenir de que, según una revisión publicada en la biblioteca Cochrane, el semen es la fuente biológica que en teoría contiene una mayor concentración de prostaglandinas.

Pero los autores concluyen que el papel de las relaciones sexuales como método de inducción del trabajo de parto es incierto.

Un metaanálisis difundido en The Journal of Sexual Medicine indica que en mujeres con embarazos de feto único, en posición cefálica (cuando el bebé se encuentra con la cabeza hacia abajo) y de bajo riesgo, las relaciones sexuales no aumentan significativamente la incidencia del inicio espontáneo del parto.

De la hipnosis a la acupuntura o la comida picante: otros métodos sin evidencias

Tampoco hay evidencias de que la hipnosis adelante el parto, según subraya Tobías. Una revisión publicada en la biblioteca Crochane señala que no hay ensayos controlados aleatorios que evalúen la efectividad y la seguridad de esta herramienta para inducir este proceso.

Lo mismo ocurre con la comida picante. Pese a que algunas webs señalan que los pimientos de cayena, el curry en polvo o el ajo pueden ayudar a inducir el parto, no hay evidencias científicas de que este método funcione. En Maldita.es informan qué alimentos mantener y cuáles excluir durante el embarazo.

Otro método que no está demostrado que funcione es la acupuntura. Un artículo publicado en Obstetrics & Gynecology indica que dos sesiones de esta pseudoterapia administradas dos días antes de una inducción programada del parto no redujeron la necesidad de otros métodos en las mujeres con un embarazo postérmino (de más de 42 semanas).

Carmona subraya que los ejercicios de relajación tampoco se relacionan con un adelanto del parto.

Aun así, hay que tener en cuenta que el estrés es un factor que puede interferir durante la dilatación y en dicho proceso.

Por ello, el experto aconseja realizar este tipo de ejercicios como parte de la preparación para el parto.

_____________________________

Este es un artículo en alianza con Factchequeado, un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos.

Factchequeado

Factchequeado es una iniciativa de Maldita.es y Chequeado para construir una comunidad de hispanos y latinos para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos, la cual hace parte Enlace...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.