• Búsqueda
El trabajo agrícola no es una excepción. Tal como quedó evidenciado durante la conferencia de prensa, los trabajadores esenciales de toda la cadena de producción de alimentos de Carolina del Norte se encuentran sumamente desprotegidos y expuestos frente al Covid-19/Enlace Latino NC
Dramática situación de trabajadores esenciales en Carolina del Norte: “Tenemos mucho miedo, nuestros compañeros se están muriendo y nadie nos da información”

21 sept., 2020


    Trabajadores agrícolas y de plantas procesadoras de carne participaron de una conferencia de prensa junto a líderes religiosos y organizaciones defensoras de derechos laborales. Relataron el drama que viven día a día debido a la pandemia de Covid-19 y reclamaron a los líderes del estado medidas urgentes de protección.

Tiempo de lectura 5 min

Carolina del Norte, Raleigh- En las fábricas, en los campos y en los locales de comida rápida la situación se repite una y otra vez: los trabajadores esenciales de Carolina del Norte exponen su vida mientras sus empleadores no les brindan los elementos mínimos para protegerse frente al Covid-19 y el gobierno les da la espalda.

Ese es el panorama desolador que describieron, con la identidad reservada por miedo a sufrir represalias, trabajadores esenciales de todo el estado durante una conferencia de prensa a la que accedió Enlace Latino NC.

Durante la conferencia, celebrada el viernes 18 de septiembre y organizada por Farmworker Advocacy Network, NC State AFL-CIO, NC Raise Up/Fight for $15 and a Union, y la Rural Advancement Foundation International (RAFI-USA), trabajadores esenciales denunciaron que se ven obligados a realizar sus tareas hacinados, sin mascarillas, sin posibilidad de mantener el distanciamiento social y sin información disponible en español.

“Tenemos mucho miedo, nuestros compañeros se están muriendo y no nos dan información”, denunció un trabajador agrícola H2-A que pidió no ser identificado por temor a perder su empleo. 

Se trata de un hombre mexicano, que llegó a los Estados Unidos con una visa temporal de trabajo y la ilusión de obtener una mejor calidad de vida para su familia, pero nunca imaginó la dramática situación que le tocaría atravesar: infectado de Covid-19 y hacinado en una casa móvil con otras 12 personas, tuvo que continuar desarrollando sus tareas agrícolas a pesar de los síntomas.

“Nadie nos hizo pruebas ni el empleador vino a ver cómo nos sentíamos. Se olvidaron de nosotros”, relató con la voz a punto de quebrarse. 

Trabajadores esenciales desprotegidos

De todas formas, el trabajo agrícola no es una excepción. Tal como quedó evidenciado durante la conferencia de prensa, los trabajadores esenciales de toda la cadena de producción de alimentos de Carolina del Norte se encuentran sumamente desprotegidos y expuestos frente al Covid-19. 

El hijo de una trabajadora de una planta procesadora de carne, quien también pidió que se reservara su identidad, describió cómo su madre se contagió de Covid-19 debido al incumplimiento de los protocolos sanitarios por parte de la empresa y la falta de control por parte del gobierno: “Mi mamá se contagió en una planta procesadora de carne porque no cumplían con las medidas de protección necesarias, no les exigían las mascarillas y trabajaban hombro con hombro”.

El virus se expandió rápidamente entre todos los miembros de la familia. Su madre contagió a su padre y finalmente a él mismo, sin que la familia recibiera ningún tipo de asistencia por parte del Departamento de Salud. Incluso les negaron la posibilidad de hacerse una prueba: “Me empecé a sentir muy mal, con mucha fiebre, dolor de cuerpo, y cuando fui al hospital me dijeron que no me iban a hacer la prueba porque les quedaban muy pocas”.

Como el hombre no contaba con seguro médico ni con recursos para pagar el análisis, no tuvo acceso a una prueba para detectar el virus.

Por otra parte, según su relato, en el hospital tampoco se le brindó ningún tipo de información en español. Sólo le dieron un folleto en inglés, que no pudo comprender, y le pidieron su nombre y su número de teléfono para poder contactarse. Nunca lo llamaron. 

Cuando su madre se recuperó y volvió a la planta procesadora de carne, todo seguía igual: los trabajadores continuaban realizando sus tareas hombro con hombro, sin distancia social ni protección de ningún tipo.

Responsabilidad de los líderes del estado

Tanto los trabajadores como los líderes religiosos y el resto de los organizadores de la conferencia de prensa, señalaron al gobernador Cooper; a la secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Mandy Cohen; a la comisionada de Trabajo, Cherie Berry, y al comisionado de Agricultura, Steve Troxler, como los principales responsables de la vulnerabilidad de los trabajadores esenciales frente al Covid-19.

“En momentos de crisis necesitamos líderes, y el liderazgo necesita un componente moral: cuidar las vidas. Si las vidas de las personas no les importan, se tienen que dedicar a otra cosa”, dijo con dureza el reverendo Fred Clarkson, uno de los oradores del evento.

“Los muertos no impulsan la economía”, agregó el reverendo Clarkson el alusión la dicotomía entre la salud y la economía que ciertos sectores empresarios buscan instalar en el debate público.

En la misma línea que el reverendo Clarkson y el resto de los oradores, Víctor Canales Mariño, uno de los organizadores del evento, elevó un pedido desesperado a las autoridades: “Demandamos que los líderes del estado se ocupen. Específicamente, necesitamos que el gobernador Cooper firme una orden ejecutiva para proteger a los trabajadores esenciales y que la comisionada de Trabajo, Cherie Berry, haga cumplir las normas existentes”.

“Exigimos que el Departamento de Trabajo de Carolina del Norte use su poder para promulgar y hacer cumplir una norma de emergencia sobre enfermedades infecciosas, mejorar las condiciones laborales y salvar las vidas de los trabajadores, sus familias y sus comunidades. Negarse a hacerlo es un acto de negligencia grave que pone en riesgo la vida de los trabajadores y sus familias”. 

Falta de transparencia en las cifras

Consultados por Enlace Latino NC, ninguno de los oradores del evento pudo contestar cuántos trabajadores esenciales se han contagiado de Covid-19 en Carolina del Norte desde que comenzó la pandemia, ni cuántos han fallecido.

“No hay cifras, ese es uno de los motivos por los cuales le estamos pidiendo al gobernador que haya más transparencia”, respondió a Enlace Latino NC Víctor Canales Mariño. Y agregó: “hasta donde sabemos, el gobernador no ha difundido el número de trabajadores esenciales infectados o fallecidos”.

Mientras tanto, precarizados por las empresas y olvidados por el gobierno, los trabajadores esenciales de Carolina del Norte continúan exponiendo sus vidas para garantizar la provisión de alimentos al resto de la población. 

 

Sobre el autor:

Nicolás Baintrub

Nicolás Baintrub es periodista argentino y hace parte del equipo de Enlace Latino NC. Cree en el periodismo como vehículo para contar buenas historias con compromiso social, rigor en la investigación y pasión por la escritura.

Comentar

ALGO SOBRE NOSOTROS

Enlace Latino NC es el primer medio digital de noticias en español sin fines de lucro, sobre política,inmigración y asuntos comunitarios para la comunidad inmigrante latina/hispana en Carolina del Norte

Estamos creando el primer espacio comprometido con nuestros lectores para animarlos a que estén más involucrados en los cambios sociales y económicos que beneficien a su comunidad

Conocer más

Síguenos

Estamos en distintas redes sociales.

Bienvenidos a nuestro newsletter
La Tortilla

Directo a su bandeja de entrada, cada semana recibirás la información más relevante sobre la inmigración y la política local y estatal en Carolina del Norte.

Follow Me

Síguenos

Estamos en distintas redes sociales.

Donate Now/Done ahora