congresistas Carolina del Norte

Carolina del Norte, Raleigh- Los congresistas republicanos de Carolina del Norte en la Cámara de Representantes votaron hoy en bloque, en contra de la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente Donald Trump.

La Cámara de Representantes aprobó este miércoles la apertura de un nuevo juicio político (impeachment) contra el mandatario saliente, en esta ocasión bajo la acusación de «incitación a la insurrección» por el asalto de la semana pasada al Capitolio.

Por su parte, los representantes demócratas de Carolina del Norte votaron a favor de la propuesta.

En detalle, los congresistas republicanos de Carolina del Norte: Greg Murphy, Virginia Foxx, David Rouzer, Richard Hudson, Dan Bishop, Patrick McHenry, Madison Cawthorn, y Tedd Butt se mostraron en contra del juicio político.

En contraste, los demócratas G.K. Butterfield, Deborah Ross, David Price, Kathy Manning, y Alma Adams votaron a favor de la iniciativa.

Por su parte, ninguno de los senadores del estado, Thom Tillis y Richard Burr -ambos republicanos-, brindaron comentarios al respecto.

Decisión histórica

En una semana de sucesión de jornadas históricas en Washington, la Cámara Baja vivió otra más en la que confirmó lo prometido y abrió formalmente el segundo proceso de enjuiciamiento político a Trump.

Con esto Trump se convirtió en el primer presidente en al menos 200 años de historia del país que es enjuiciado políticamente en dos ocasiones.

La votación salió adelante gracias a la mayoría demócrata, aunque se sumaron diez legisladores republicanos, quienes reconocieron que la actuación del mandatario respecto al asalto al Capitolio el pasado miércoles no estuvo a la altura de las exigencias del cargo de presidente.

El proceso iniciado en la Cámara Baja promete obligar al Senado a someter a Trump a un juicio político que se desarrollará cuando el presidente electo, el demócrata Joe Biden, ya esté en el poder, y que por tanto no tendrá como principal objetivo la destitución del mandatario, sino su posible inhabilitación para ejercer futuros cargos políticos.

Washington volvió este miércoles a mostrar imágenes impensables para la capital, como fueron las de los legisladores por los pasillos del Legislativo entre docenas de miembros de la Guardia Nacional tumbados descansando en los fríos suelos de mármol del Capitolio como parte del masivo dispositivo de seguridad que se ha desplegado para la toma de poseción de Biden el miércoles 20 de enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.