Reforma migratoria
Fotografía de archivo en donde aparece el senador demócrata Dick Durbin. EFE/EPA/TASOS KATOPODIS / POOL

Washington, (EFE News) – Los demócratas en el Senado volverán a reunirse esta semana con Elizabeth MacDonough, la funcionaria de la Cámara Alta que tiene en su mano la inclusión en el debate presupuestario de una reforma migratoria que daría la residencia legal permanente a unos ocho millones de inmigrantes.

La “parlamentaria” ha pedido “información adicional y habrá una reunión esta semana, aunque no sabemos la fecha”, dijo este martes a Efe una fuente legislativa.

Argumentos para inclusión de la reforma migratoria

Por su parte, el senador Dick Durbin, demócrata de Illinois, dijo que los demócratas proveerán más información a MacDonough esta semana.

Esto, después de una reunión el viernes pasado en la cual tanto ellos como los republicanos presentaron sus argumentos para la inclusión de la reforma migratoria.

“Todavía tiene que tomar una decisión”, señaló Durbin, miembro del Comité Judicial del Senado. “La información adicional estará relacionada con teorías legales”.

“Estamos muy firmes en nuestra posición y tenemos la esperanza de ser convincentes pero, en última instancia, es su decisión”, añadió.

Procedimiento de reconciliación: el camino para la reforma migratoria

Después de meses de negociaciones con los republicanos en torno al presupuesto y otros asuntos, los demócratas decidieron recurrir al procedimiento de “reconciliación” bajo el cual no se requieren 60 votos para la aprobación de un presupuesto.

Los demócratas tienen 50 curules en el Senado, y los republicanos tienen otros 50; por lo cual el desempate queda en manos de la vicepresidenta, Kamala Harris.

En el proyecto de presupuesto por 3,5 billones de dólares los demócratas buscan la asignación de fondos para leyes que permitirían la obtención de residencia legal permanente a unos ocho millones de inmigrantes.

¿Quiénes se beneficiarían?

Entre ellos se cuentan los beneficiarios del programa Acción Diferida (DACA), los que tienen Estatus de Protección Temporal (TPS); también los trabajadores agrícolas y los trabajadores que fueron designados como esenciales durante la pandemia de la covid-19.

Para que MacDonough se posicione a su favor, los demócratas tuvieron que probar que los cambios migratorios tendrán un impacto en el presupuesto federal.

Y que ese impacto será sustancial y no “meramente incidental”. Tal y como está definido en la llamada Regla Byrd, llamada así por el fallecido senador Robert Byrd, quien se encargó de establecer las normas del proceso.

Posición de los republicanos

Los demócratas argumentan que regularizar a 8 millones de personas tendrá un coste para las arcas del Estado de 139.000 millones de dólares durante un periodo de 10 años, según estimaciones de la Oficina de Presupuestos del Congreso (CBO).

Por contra, los republicanos argumentaron ante MacDonough que la reforma migratoria no es un asunto que deba incluirse en el debate del presupuesto.

El senador Chuck Grassley, de Iowa y el republicano de mayor jerarquía en el Comité Judicial, dijo el lunes que sus asistentes “están muy involucrados en este asunto y continúan las discusiones”.

EFE News

Noticias de agencia y servicios para medios informativos en español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *