Fotografía de archivo de recuento de votos de la Junta de Elecciones del condado de Wake en noviembre 2020
Fotografía de archivo de recuento de votos de la Junta de Elecciones del condado de Wake en noviembre 2020/Enlace Latino NC

Carolina del Norte, Goldsboro (AP) – La situación con el observador electoral había llegado a tal punto que Anne Risku, la directora electoral del condado de Wayne, en Carolina del Norte, tuvo que intervenir a través del altavoz.

«¡Tienes que retroceder!» recordó Risku que gritó después de que la mujer se interpusiera entre un votante y la máquina en la que éste intentaba emitir su voto en un distrito electoral situado a unos 100 kilómetros al sureste de Raleigh.

El hombre pudo finalmente votar, pero el incidente fue uno de los varios que Risku citó de las primarias de mayo y que le hicieron preocuparse por la oleada de nuevos vigilantes electorales agresivos.

Muchos han pasado los últimos dos años impregnados de mentiras sobre la exactitud de las elecciones de 2020.

Legisladores republicanos bloquean nuevas normas

Esos temores llevaron a la Junta Electoral del Estado de Carolina del Norte a endurecer en agosto las normas que rigen a los observadores electorales.

Pero la junta de revisión de normas del estado, nombrada por la Legislatura controlada por los republicanos, bloqueó las nuevas regulaciones de los observadores electorales a finales de septiembre.

Esto dejó a los funcionarios electorales como Risku sin herramientas adicionales para controlar el comportamiento el día de las elecciones, el 8 de noviembre.

«Se convierte en una completa niñera», dijo Risku en una entrevista.

«Las idas y venidas de los funcionarios, tener a alguien constantemente encima de ti por cada pequeña cosa que haces, no porque lo estés haciendo mal, sino porque no están de acuerdo con lo que haces».

Observadores electorales

Los observadores electorales han sido tradicionalmente un elemento esencial de la transparencia electoral, los ojos y oídos de los dos principales partidos políticos que ayudan a garantizar que la mecánica real de la votación se administre de forma justa y precisa.

Pero los funcionarios electorales temen que una oleada de creyentes en la conspiración se inscriban en esos puestos este año.

Y, además, sean entrenados por otros que han propagado la mentira difundida por el ex presidente Donald Trump y sus aliados de que las elecciones presidenciales de 2020 estuvieron plagadas de fraude.

Difusores de falsedades

En Michigan, los grupos que han difundido falsedades sobre esa carrera están reclutando observadores de encuestas.

En Nevada, el candidato del Partido Republicano a secretario de Estado, Jim Marchant, niega la victoria del presidente Joe Biden en 2020 y fue uno de los oradores principales en una formación de observadores del partido.

Cleta Mitchell, una prominente abogada conservadora y residente en Carolina del Norte, dirige un grupo que recluta observadores y trabajadores electorales en ocho estados indecisos.

Mitchell estaba al teléfono con Trump cuando el entonces presidente llamó al secretario de Estado de Georgia en enero de 2021 y le pidió a ese funcionario que «encontrara» suficientes votos para que Trump fuera declarado ganador del estado.

Acoso a los funcionarios electorales

Chris Harvey, que fue director electoral de Georgia en 2020 cuando Trump afirmó que le habían robado las elecciones, recordó cómo enjambres de partidarios de Trump acudieron como observadores electorales autoproclamados para observar los recuentos manuales del estado, acosando a los trabajadores electorales y perturbando el proceso. Harvey teme que se repita este año.

«Toda la tensión que esperamos ver en los colegios electorales es algo de lo que estamos hablando con los funcionarios electorales, algo de lo que estamos hablando con las fuerzas del orden», dijo Harvey, que está asesorando a un grupo de funcionarios electorales y a las fuerzas del orden antes de noviembre.

Funciones y leyes que rigen a los observadores electorales

Las leyes que rigen a los observadores electorales varían de un estado a otro.

Su función es, por lo general, observar, cuestionar cualquier desviación del procedimiento requerido y, en algunos estados, presentar quejas formales o proporcionar testimonio para las objeciones presentadas en los tribunales.

Las preocupaciones de este año son similares a las de las elecciones de 2020, cuando Trump comenzó a despotricar contra el voto por correo y el Comité Nacional Republicano lanzó su primera operación nacional en décadas.

Recientemente se había liberado de un decreto de consentimiento que limitaba su operación de vigilancia electoral después de que se descubriera previamente que había apuntado a los votantes negros y latinos.

Pero las votaciones se desarrollaron sin problemas ese noviembre.

«No somos una amenaza»

Mitchell dijo que su organización, la Red de Integridad Electoral, sólo intenta garantizar que todo el mundo cumpla la ley.

«No somos una amenaza», dijo a The Associated Press durante un intercambio de mensajes de texto.

«A no ser que pienses que las elecciones que se llevan a cabo de acuerdo con el estado de derecho son una amenaza. Formamos a la gente para que cumpla la ley».

Risku dijo que hubo problemas con observadores electorales de ambos partidos durante las primarias de mayo.

Pero de los 13 incidentes que comunicó a la junta de Carolina del Norte desde el condado de Wayne, todos fueron de republicanos.

Observador expulsado

Además del observador electoral que tuvo que ser expulsado, Risku dijo que otro observador electoral republicano en su distrito esperó después de horas en el estacionamiento del sitio de votación temprana del Depósito de Trenes de Mount Olive hasta que la Jueza Principal Susan Wiley comenzó a llevar cajas de boletas marcadas a su automóvil.

En dos ocasiones, el hombre intentó seguirla hasta la oficina electoral de Goldsboro, a unos 20 minutos en coche.

Reconociendo que el trabajo se ha convertido en «un calvario aterrador» en el último año, Risku dijo que ha reforzado la seguridad antes de noviembre y ofreció aumentos de sueldo para atraer a los funcionarios a quedarse.

Espera que muchos no vuelvan después de este año.

«No eran cosas que hemos estado enseñando»

El presidente del GOP de Carolina del Norte, Michael Whatley, dijo que eso no es lo que el partido está enseñando a sus observadores electorales.

«Lo que vimos en términos de algunas de las actividades que estaban en juego puede haber venido de los republicanos, pero no eran cosas que hemos estado enseñando a la gente en nuestras sesiones de formación», dijo Whatley.

«Lo que queremos hacer es asegurarnos de que hay personas en la sala que van a ser muy respetuosas con los funcionarios electorales en todo momento, ser muy respetuosos con los votantes en todo momento y, si ven problemas, entonces informar de ellos».

Se ha negado a permitir que los periodistas asistan a las sesiones de formación, en las que, según él, se ha formado a 7.000 posibles observadores electorales en lo que va de año.

¿Quién designa a los observadores electorales?

Como en muchos estados, en Carolina del Norte sólo se permite la presencia de observadores electorales si han sido designados por los principales partidos.

Pero en Michigan, las organizaciones que se registran en las oficinas electorales locales también pueden proporcionar observadores electorales.

Una coalición de grupos que han cuestionado las elecciones de 2020 se apresuran a conseguir el mayor número posible de sus miembros en el estado políticamente crítico.

«Lo mejor que puedo hacer es poner un montón de ojos en él para asegurarme de que cualquier cosa que no se vea bien reciba una mirada adicional», dijo Sandy Kiesel, director ejecutivo del Fondo y Fuerza de Integridad Electoral de Michigan.

Este grupo es parte de una coalición que reclutó 5.000 observadores electorales para las primarias del estado en agosto.

Preparados para enfrentamientos

Kiesel dijo que a varios de los observadores electorales de su coalición y a los impugnadores de votos -la ley de Michigan permite que una persona observe y otra presente formalmente impugnaciones en los recintos electorales- se les impidió observar o se les escoltó fuera de los centros de votación en agosto.

Los funcionarios electorales de Michigan se preparan para más enfrentamientos en noviembre.

Patrick Colbeck, ex senador estatal republicano y prominente teórico de la conspiración electoral que forma parte de la coalición de Kiesel, anunció la semana pasada que una amplia campaña de otoño para escudriñar todos los aspectos del voto se llamaría «Operación Overwatch».

«Están hablando de intimidar a la gente que tiene derecho a votar», dijo Barb Byrum, secretaria del condado de Ingham de Michigan, que incluye Lansing, la capital del estado.

Autorización para el proceso de papeletas de voto

En una señal de la importancia que los republicanos del estado otorgan a los observadores electorales, la Legislatura, controlada por el Partido Republicano, acordó la semana pasada permitir que las oficinas electorales de todo Michigan comiencen a procesar las papeletas de voto enviadas por correo dos días antes del día de las elecciones.

Algo que la mayoría de los estados con voto por correo permiten mucho antes-, pero sólo si permiten que los observadores electorales observen.

Las papeletas no se cuentan hasta el día de las elecciones.

Nueva ley en Texas

En Texas, una nueva ley permite a cada candidato asignar hasta dos observadores electorales.

Esto, aumenta la posibilidad de que los observadores abarroten los colegios electorales, especialmente en las grandes ciudades como Dallas y Houston, donde las votaciones son más largas.

Según los registros de la oficina del secretario de estado, más de 900 personas en Texas ya habían recibido la certificación de observador electoral en las tres semanas posteriores a que el estado abriera la formación obligatoria el 1 de septiembre.

AP News

Agencia de noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *