Condado de New Hanover Flickr. Elecciones 2020

Carolina del Norte, Raleigh. –  Los legisladores demócratas de Carolina del Norte anticipan que los nuevos distritos electorales presentados por los republicanos terminarán en un nuevo ciclo de demandas en los tribunales del estado.

Lamentablemente, advirtió el senador demócrata Dan Blue (Wake), líder del bloque demócrata en el Senado estatal, el proceso le costará tiempo y recursos al estado, en detrimento de la democracia y la voluntad de los electores.

“Existe la posibilidad, una gran probabilidad, de hecho, diría absoluta, de demandar si los mapas que hemos visto hasta ahora son los que se aplican, muy a pesar de los contribuyentes”, declaró Blue en una conferencia de prensa virtual.  

Blue recordó que, durante los últimos años, los litigios contra los mapas manipulados por los legisladores republicanos le costaron al estado $11 millones.

“En el último ciclo se pagaron $11 millones de fondos fiscales para defender mapas indefendibles, todos fueron derribados (en los tribunales). Y, al final de la década, terminamos con 5 o 6 demandas, todas perdidas por los republicanos”, señaló.

Poder y control electoral

Sin embardo, Blue y sus compañeros saben que el partido Republicano impondrá su mayoría en la legislatura para aprobar nuevos distritos que les garanticen poder y control electoral durante la próxima década.

Los mapas dibujados por el bloque republicano, fuertemente criticados en las audiencias públicas de los comités de redistribución electoral, ignoran criterios básicos como equidad, competitividad y representatividad de las minorías.

El análisis realizado por entidades independientes como el proyecto Princeton Gerrymandering advierten que la distribución hecha por los republicanos diluye el voto de los electores demócratas y grupos étnicos minoritarios.

Los tribunales de justicia serían la única alternativa a la que pueden echar mano las organizaciones que trabajan por la defensa de los derechos civiles y electorales.

“Realmente queremos que este ciclo no les cueste a los contribuyentes otros 10, 15 o 20 millones de dólares. Eso sería un desperdicio de dinero, solo por tener la idea (partido Republicano) de preservar el poder absoluto en el tiempo”, agregó Blue.

Con los mapas propuestos, los republicanos no solo mantendrán el control de la legislatura y reducirán la representación de los grupos minoritarios, sino que se garantizarán una aplastante mayoría de representantes en el Congreso Nacional.

Sin margen de acción

Durante el intercambio con periodistas locales, Blue reconoció que las posibilidades de aprobar mapas justos, que reflejen la voluntad de los electores de Carolina del Norte son, prácticamente, inexistentes. 

“Lo que podemos hacer es ofrecer nuestro consejo y nuestra participación como senadores electos en el proceso”, manifestó el líder del bloque demócrata.

Blue reiteró la disposición de los legisladores demócratas a participar, señalar donde “los mapas propuestos son injustos” y presentar propuestas de enmienda.

En Carolina del Norte, puntualizó Blue, es fácil diseñar más justos, en tanto las últimas elecciones nacionales cerraron con una diferencia mínima entre republicanos y demócratas, es decir, el electorado en el estado es 50/50.

“Usted no tiene que hacerlos (mapas) absolutamente iguales, pero, al menos, puede hacer un esfuerzo para asegurarse de que las reglas por las que vamos a participar y legislar en el estado sean justas y se aplicarán también a la redistribución”, concluyó el líder demócrata.

Mario A. Rodríguez

Periodista Político en Enlace Latino NC. Productor ejecutivo y asesor en comunicación política, con más de quince años de trayectoria profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *