Gabriel García Márquez
Imagen: Factchequeado

Circula en redes sociales un supuesto texto de Gabriel García Márquez titulado «Cuando los padres nos quedamos huérfanos” y nos han preguntado si es auténtico.

Allí se relata qué le sucede a los padres cuando los hijos crecen y cómo cambia la percepción de la paternidad cuando los padres se convierten en abuelos.

“Los seres humanos sólo aprendemos a ser hijos después de ser padres; sólo aprendemos a ser padres después de ser abuelos. En fin, pareciera que sólo aprendemos a vivir después de que la vida se nos va pasando”, finaliza el texto que circula como cadena por WhatsApp. 

Sin embargo, esto es falso. El contenido viral fue desmentido a Factchequeado por la Fundación Gabo, creada en 1995 por el periodista y Premio Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez.

“Definitivamente falso. Otro texto inventado por alguien que se le atribuye”, señaló el presidente de la Fundación Gabo, Jaime Abello Banfi. 

La Fundación Gabo -que además de ofrecer talleres de periodismo y conceder premios gestiona el legado de García Márquez- creó el Centro Gabo, “un sitio donde puedes encontrar frases auténticas de Gabriel García Márquez”.

En el archivo aparecen más de 600 frases, reflexiones e ideas del escritor colombiano. 

Te puede interesar: Abuelos de Hidalgo se reunen con su familia en Carolina del norte gracias al programa abrazando destinos

Otros textos que no son de García Márquez

No es la primera vez que se le atribuye un texto falso al escritor y periodista colombiano. Por lo tanto, la Fundación Gabo recopiló 4 historias que equivocadamente se le atribuyen (“bulos literarios”).

1. El cuento “Las sandalias negras”

El relato de una madre que, antes de morir, le enseña a su hija una última lección: vivir la vida como si esta fuera a acabarse mañana.

Su autora es en realidad Marisel Hilerio Rivera, una escritora puertorriqueña que concibió esta historia a finales de 2018 y que se volvió viral cuando la publicó en sus redes sociales. 

2. Un manual para vivir la cuarentena en El amor en los tiempos del cólera

Se trata de un diálogo entre el capitán de un barco con un mesero sobre las formas para afrontar la cuarentena.

Sin embargo, en la novela de García Márquez no existe ningún diálogo parecido. Tampoco está presente en otros libros suyos.

En este caso, el verdadero autor es el italiano Alessandro Frezza.

3. “La marioneta”

Este fue uno de los primeros textos que equivocadamente le atribuyeron a García Márquez en la era del internet.

Se propagó por correos electrónicos y cadenas de Power Point bajo el título “La marioneta”.

Narraba el lamento en primera persona de un muñeco que va a morir y que le advierte a quienes siguen en el juego de la vida que disfruten al máximo.

García Márquez desmintió esta desinformación en una pequeña rueda de prensa. “Quiero decirles que estoy vivo y que lo único que me podría matar es que digan que yo escribí algo tan cursi”, dijo.

4. La carta de despedida más cursi del mundo

El linfoma que a García Márquez le detectaron en 1999 creó el rumor de que la vida del Premio Nobel de Literatura colombiano estaba llegando a su fin.

Rápidamente las bandejas de entrada de los correos electrónicos se llenaron con una carta de despedida atribuida al escritor.

“Con una cursilería más propia de las telenovelas que de un novelista, el documento habla de vivir sin remordimientos ni ataduras. A veces aparece en internet en forma de poema y muchas de sus líneas han sido segmentadas para producir decenas de frases falsas de Gabo”, señalan desde la Fundación. 

El texto que circula ahora en WhastApp y redes sociales y se atribuye falsamente al escritor y periodista colombiano dice:

“CUANDO LOS PADRES NOS QUEDAMOS HUERFANOS (Gabriel García Márquez) Hay un período cuando los padres quedamos huérfanos de nuestros hijos. Es que los niños crecen independientemente de nosotros, como árboles murmurantes y pájaros imprudentes. Crecen sin pedir permiso a la vida. Crecen con una estridencia alegre y, a veces, con alardeada arrogancia. Pero no crecen todos los días, crecen de repente. Un día se sientan cerca de ti y con una naturalidad increíble te dicen cualquier cosa que te indica que esa criatura de pañales, ¡ya creció! ¿Cuándo creció que no lo percibiste? ¿Dónde quedaron las fiestas infantiles, el juego en la arena, los cumpleaños con payasos? El niño crece en un ritual de obediencia orgánica y desobediencia civil. Ahora estas allí, en la puerta de la discoteca esperando no sólo que no crezca, sino que aparezca. Allí están muchos padres al volante esperando que salgan. Y allí están nuestros hijos, entre hamburguesas y gaseosas. Con el uniforme de su generación y sus incómodas y pesadas mochilas en los hombros. Allá estamos nosotros, con los cabellos canos. Y esos son nuestros hijos, los que amamos a pesar de los golpes de los vientos, de las escasas cosechas de paz, de las malas noticias y la dictadura de las horas. Ellos crecieron amaestrados, observando y aprendiendo con nuestros errores y nuestros aciertos. Principalmente con los errores que esperamos no se repitan. Hay un periodo en que los padres vamos quedando huérfanos de los hijos. Ya no los buscaremos más en las puertas de las discotecas y del cine. Pasó el tiempo del piano, el fútbol, el ballet, la natación. Salieron del asiento de atrás y pasaron al volante de sus propias vidas. Deberíamos haber ido más junto a su cama, al anochecer, para oír su alma respirando conversaciones y confidencias entre las sábanas de la infancia, y a los adolescentes, cubrecamas de aquellas piezas con calcomanías, afiches, agendas coloridas y discos ensordecedores. Pero crecieron sin que agotáramos con ellos todo nuestro afecto. Al principio fueron al campo, la playa, navidades, pascuas, piscinas y amigos. Sí, había peleas en el auto por la ventana, los pedidos de la música de moda. Después llegó el tiempo en que viajar con los padres comenzó a ser un esfuerzo, un sufrimiento, no podían dejar a sus amigos y primeros enamorados. Quedamos los padres exiliados de los hijos. Teníamos la soledad que siempre deseamos, y nos llegó el momento en que sólo miramos de lejos, oramos mucho (en ese momento se nos había olvidado) para que escojan bien en la búsqueda de la felicidad y conquisten el mundo del modo menos complejo posible. El secreto es esperar. En cualquier momento nos darán nietos. El nieto es la hora del cariño ocioso y la picardía no ejercida en los propios hijos. Por eso, los abuelos son tan desmesurados y distribuyen tan incontrolable cariño. Los nietos son la última oportunidad de reeditar nuestro afecto. Así es. Los seres humanos sólo aprendemos a ser hijos después de ser padres; sólo aprendemos a ser padres después de ser. abuelos. En fin, pareciera que sólo aprendemos a vivir después de que la vida se nos va pasando. Disfrutemos de nuestros hijos en cada una de sus etapas mientras duremos vivos!! Gabriel Garcia Márquez”

___________________________________

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos.

https://d.facebook.com/mariajacintocoach/photos/a.575449992822823/1415430355491445/?type=3&source=48 ttps://twitter.com/JeetKuneDo22/status/1559201802049859584 https://www.facebook.com/hilda.jaimespedraza/videos/872064560425616

Factchequeado

Factchequeado es una iniciativa de Maldita.es y Chequeado para construir una comunidad de hispanos y latinos para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos, la cual hace parte Enlace...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *