Ultraderecha-Asalto-Capitolio
Fotografía de archivo de seguidores del expresidente Donald Trump frente al Capitolio estadounidense, en Washington (Estados Unidos). EFE/ Michael Reynolds

Washington, (EFE) – El fiscal general del Distrito de Columbia, Karl Racine, anunció este martes una demanda contra los grupos ultraderechistas Proud Boys y Oath Keepers por el asalto, en enero pasado, al Capitolio en el que cinco personas murieron y cerca de 140 agentes fueron agredidos.

La acción busca que los responsables rindan cuentas por los daños «físicos y financieros» al Distrito de Columbia, donde está Washington.

Y como se recordará, el 6 de enero fue escenario de una movilización de seguidores del entonces presidente Donald Trump (2017-2021) que culminó con el violento asalto al edificio del Legislativo.

«Descarado, violento y mortal»

Racine calificó el ataque como «descarado, violento y mortal» en una conferencia de prensa. Estuvo acompañado, entre otros, por la única representante del Distrito de Columbia ante la Cámara de Representantes, la afroamericana Eleanor Holmes Norton.

La demanda fue presentada ante una tribunal federal del Distrito de Columbia.

Además, comparó lo ocurrido ese día con los ataques del 11 de septiembre de 2001.

«Pero esta vez -lamentó-, nuestros propios ciudadanos estaban empeñados en destruir las libertades y los ideales sobre los que se fundó nuestro país».

Responsabilizar a líderes de agrupaciones ultraderechistas

Los manifestantes irrumpieron en el Capitolio mientras se desarrollaba una sesión para confirmar los resultados de las elecciones de noviembre de 2020; elecciones en las que se impuso Joe Biden.

El fiscal señaló que la demanda busca responsabilizar además a más de 30 de líderes de esas agrupaciones ultraderechistas.

Esto, «por conspirar para aterrorizar» al Distrito de Columbia; interferir «ilegalmente» con la transición pacífica de poder en el país y, agredir a los oficiales que defendieron el Capitolio.

Demanda en base de diferentes leyes locales y federales

El fiscal, indicó que la demanda se basa en diferentes leyes locales y federales, en particular en la Ley de derechos civiles de Estados Unidos de 1871, conocida como la Ley Ku Klux Klan (KKK).

Esa ley se aprobó 15 años después del fin de la guerra civil de Estados Unidos (1861-1865) para proteger tanto a los afroamericanos liberados de la esclavitud como a los legisladores del Congreso de la violencia de grupos supremacistas blancos como el Ku Klux Klan (KKK).

Racine, que las personas demandadas han sido señalados por:

  • Conspirar contra el Distrito de Columbia y sus agentes al planear, promover y participar en el «ataque violento contra el Capitolio»,
  • Y de causar «daños sustanciales y demostrables» en la ciudad y a los oficiales que «arriesgaron la vida» e incluso murieron.

La demanda se conoció un día después de que el comité de la Cámara Baja de Estados Unidos que investiga el asalto al Capitolio acusara este lunes de desacato al que era jefe de gabinete de la Casa Blanca en el momento del ataque, Mark Meadows, por no cooperar con la indagación del ente legislativo.

EFE News

Noticias de agencia y servicios para medios informativos en español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.